¿Es la ganadería tan negativa para el medio ambiente como nos la pintan?

Con la polémica medioambiental ha surgido el cuestionamiento de todo aquello que en ella influye, y la ganadería, tan tradicional e implantada en la economía española, no ha quedado limpia…Bernabé Ramírez Sánchez, Graduado en Biología por la Universidad de Córdoba (UCO), nos la trae hoy a debate.
pexels-spencer-selover-775418

En los últimos años hemos visto como el debate sobre el cambio climático y cómo mitigarlo ha tomado más importancia. En parte, ha sido debido a la inminente urgencia medioambiental y la necesidad de tomar medidas y acciones.

Esto ha repercutido para bien o para mal a ciertos sectores. Algunos como la producción de bienes ecológicos o la producción de insectos (desde 2018 avalada por la Unión Europea) se han beneficiado del cambio de tendencia. Por el contrario, ha habido varios sectores señalados por la sociedad como el automóvil, la energía nuclear (incomprensible, a título personal) o la ganadería.

Centrándonos en el mundo de la trashumancia y la eterna paciencia, sería de ciegos admitir que los que critican no les faltan razones para desconfiar en el sector pecuario. Gran parte de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) se producen en los sistemas pecuarios, principalmente en los rumiantes, la gestión de los estiércoles no es siempre la más sostenible, produce más CO2 y metano y los precios son más caros en comparación con los vegetales.

Pero el punto que se les escapa a muchos es que, al menos en España, buena parte de los alimentos se producen en régimen extensivo, es decir, no sobreexplotando el ecosistema con más animales que los que la capacidad de carga limita o no abusando de maquinaría pesada o mano de obra. También, los nutrientes los genera el propio medio, y solo se añaden en situaciones meteorológicas desfavorables como una sequía. Esto significa que la huella ecológica, es decir la cantidad de CO2 que genera una actividad humana, es prácticamente mínima o compensable por el propio ecosistema. En definitiva, la ganadería extensiva la podemos calificar como el pastoreo de los libros.

Otro punto que cae a favor del sistema extensivo sobre el intensivo es la gestión de los estiércoles. Al ser explotaciones con pocas vacas (en intensivo es todo lo contrario), la cantidad de heces se acumulan se degradan en presencia de oxígeno y sin generar excesiva cantidad de GEIs como el CH4 o el NO2.

¿Son comunes este tipo de sistemas? Lo cierto es que sí, aunque la explotación debe de mostrarlo en su etiquetado. En Andalucía dos tercios de los ganaderos se decantan por estos sistemas mientras que en el resto del país son bastante comunes (más de la mitad de las explotaciones ganaderas son extensivas), debido a la gran tradición ganadera. 

Pero este sistema no es la panacea. Depende en gran medida de la estacionalidad de los recursos y de las condiciones climatológicas del ecosistema. A esto hay que sumarle que es un sistema complejo de manejar y que no tan rentable económicamente como un sistema intensivo (en kilogramos por hectárea y en kilogramos por año). Por último, ciertos estudios reportan falta de una estrategia concreta a nivel sanitario, algo que sí está presente en los sistemas intensivos, en los que se llevan a cabo controles sanitarios periódicamente.

Y ahora es turno para el debate: ¿creéis que este tipo sistemas son una solución a los problemas de emisión de GEIs actuales o, por el contrario, se debería evolucionar hacia sistemas intensivos más eficientes desde el punto de vista medio ambiental?

Así pues, el debate está servido.

Artículos relacionados

pexels-amine-msiouri-2246258
A todos nos impresiona las tornas que ha tomado la situación política y sus efectos en nuestra sociedad. Pablo Catalina, estudiante de 1° de bachillerato y debatiente del Club de Debate Montpellier, trae esta cuestión a ElDebatiente.
mujer_conferencia
El debate de la igualdad, tan necesario como frecuente en estos últimos tiempos, llega a ElDebatiente de la mano de Marta Álvarez Núñez, estudiante de 4 de Derecho y diploma in business law en ICADE.
pexels-jonas-kakaroto-2220699
Raquel Meco Menéndez, estudiante de 2º de Bachillerato, sirve a debate lo comúnmente conocido como «vientre de alquiler», sus formas y su conveniencia.
X