¿Debería el Paso del Noroeste ser considerado aguas internacionales?

Juan-Lobo Hispano es estudiante de Estudios Globales en la Universidad Pompeu Fabra y miembro fundador del club de debate Rhetorica. Debatiente de renombre en académico, BP y, su fuerte, el Modelo de las Naciones Unidas, nos sirve este interesante debate.
e8228dfa-c77a-45d4-963b-20013fb0a69d

En 1845 los barcos The Terror y Erebus partieron en busca de lo que los británicos llamaban The Passage, un hipotético paso al océano Pacífico desde el Atlántico, a través del Ártico. Eran las embarcaciones más modernas de su tiempo, y jamás se supo de ellas. En 1851 Robert McClure consiguió cruzar hasta el Pacífico, pero su ruta no fue una realizable en poco tiempo ni disponible durante todo el año. Este legendario paso hubiera sido una vía más rápida que el canal de Panamá para conectar Asia y Europa.

Debido al deshielo de los Polos (consecuencia del cambio climático) hoy ese paso existe, o está naciendo. Entonces, las aguas donde se encuentra hoy pertenecían al imperio británico. Hoy son aguas territoriales de Canadá. Canadá ha declarado que esas aguas están sometidas a su soberanía nacional, y que en ninguna circunstancia cederá su control a otros países u organizaciones.

Los dos grandes canales, Panamá y Suez, tienen el estatus de territorios internacionales (respectivamente desde 1901 y 1888), donde el paso a barcos comerciales no puede ser restringido ni en tiempos de guerra o de paz. Varias naciones, como Estados Unidos o China (más discretamente), exigen que se aplique el mismo régimen al Paso del Noroeste. Una ruta así entre ambos océanos no sólo reduce el gasto de combustible y tiempo, si no que también garantiza estabilidad en los mercados, ya que Canadá no podría sancionar a ciertos países que deseen cruzarlo.

Por otro lado, es importante recordar que ambos canales son fruto de una era de imperios, y que la soberanía nacional es un derecho que todos los Estados poseen. Además, la simple idea de incrementar el comercio internacional no es vista con buenos ojos por todos los países, y puede beneficiar a unos más que otros en el proceso (por ejemplo, Rusia, quien tiene prácticamente un monopolio de barcos rompehielos necesarios para navegar esas aguas).

La controversia del paso nos fuerza a hablar de la globalización, neocolonialismo y geopolítica entre otros temas. Además, este no es el único paso, pues tenemos el Noreste, que recorre la frontera rusa.

Así pues, el debate está servido.

Artículos relacionados

pexels-anna-shvets-4226140-2
Todos echamos de menos el debate presencial pero no podemos olvidar que, sin lo online, no tendríamos ni debate. ¿Hemos infravalorado el debate online? Sergio Vega e Iker Coya, estudiantes de Derecho en la Universidad de Oviedo y miembro de Junta Directiva del Club de Debate de Asturias, el primero, y del club, el segundo, sirven este debate.
PHOTO-2024-04-29-22-27-48
Beatriz Macías Fernández, estudiante de Derecho y del Máster en Bolsa y Análisis de Mercados Financieros; y Ruth M. López-Torrijos Moya, estudiante de ADE y del mismo máster, miembros del club de debate IEB y debatientes como pareja en más de una docena de torneos, nos tren a debate una pregunta cuya respuesta podría cambiar la situación de más personas de las que nos imaginamos… ¿Cuál es tu respuesta?
handshake-4229703_1280
Irene Vega, estudiante de tercero de Derecho en la Universidad Francisco de Vitoria y debatiente en la Sociedad de Debates de la UFV, nos trae a debate esta interesante pregunta. Y tú, querido debatiente ¿qué opinas?
X