¿Es el utilitarismo una buena ética?

Abel Recio, estudiante de Derecho y Filosofía, Campeón y Mejor Orador de múltiples torneos, sienta un debate que aparece en el circuito mucho más de lo que nos damos cuenta.
18eeca_863b0179c74342db8594b0c0b11d40dc_mv2

El utilitarismo es una teoría ética que sostiene que la corrección de nuestras acciones depende de la cantidad de felicidad o bienestar que maximizan. Aunque esta tesis ha recibido múltiples reformulaciones, lo cierto es que en el circuito de debates tendemos a evaluar la importancia de nuestros argumentos a través del utilitarismo clásico, es decir, el de John Stuart Mill o Jeremy Bentham. Lo peculiar de esta situación es que el utilitarismo clásico ha recibido una gran cantidad de críticas, hasta el punto de convertirlo en una posición filosófica no sostenible actualmente. En este artículo, me gustaría repasar dos de las críticas lanzadas contra el utilitarismo clásico.

La primera crítica se relaciona con la neutralidad del agente. Intuitivamente pensamos que nuestras obligaciones morales son relativas al agente, en otras palabras, que no todos tenemos las mismas obligaciones y que en función de nuestra posición tendremos unas obligaciones u otras. Por esta razón, ser padre de familia nos confiere una responsabilidad especial para con nuestros hijos, pero solo con ellos, no tenemos el deber de cuidar a otros niños. No es legítimo exigirnos ser responsables de sucesos que no hemos causado. Sin embargo, el utilitarismo presupone la neutralidad del agente, es decir, que al margen de quienes seamos y de nuestra posición tenemos el deber de maximizar el bienestar general. Autores utilitaristas como Derek Parfit sostienen que la neutralidad del agente es una virtud del utilitarismo. Consideremos esto: durante la Guerra Fría Estados Unidos y la URRS, solo tenían dos opciones: aumentar su armamento o firmar un acuerdo para reducirlo. De acuerdo al utilitarismo, tendríamos el deber de firmar el acuerdo, porque debemos buscar el bienestar de ambos bandos; en cambio, si las obligaciones morales son relativas al agente, no es nuestra responsabilidad lo que le suceda a otra nación, ya que únicamente tenemos el deber de proteger a nuestra nación, razón por la cual debemos aumentar nuestro armamento para protegernos de que los otros lo hagan. Esta situación es problemática ya que incrementaría el poder de ambos bandos, y por tanto la posibilidad de tener las peores pérdidas en caso de conflicto.

La segunda crítica se refiere al agregacionismo. El utilitarismo considera que es posible agregar los daños y beneficios derivados de una acción para calificarla moralmente, esto es, que un mayor número de afectados implica una mayor relevancia moral. El inconveniente surge cuando nuestra intuición nos dice que en muchas ocasiones el ser humano no es cuantificable, que todos somos únicos e irrepetibles. Consideremos esto: asumamos que dos personas necesitan un trasplante urgente, ya que de no recibirlo morirán. Incluso en ese caso, cualquiera diría que sería ilegítimo secuestrar a un inocente y obligarle a donar sus órganos, porque las vidas no son intercambiables, por más personas afectadas que haya. Por esta misma razón rechazamos la esclavitud o la experimentación con seres humanos. Algunos utilitaristas han respondido a esto señalando que en ciertas ocasiones es necesario violar derechos para evitar mayores vulneraciones de otros derechos. Por ello aceptamos que es legítimo hacer la guerra para frenar las violaciones de derechos humanos, o que es legítimo castigar a un inocente para disuadir a diez mil culpables de cometer delitos.

Así pues, el debate está servido.

Artículos relacionados

income-tax-4097292_1280
Querido debatiente, hoy te traemos este interesante debate de la mano de Helena Bremermann, estudiante de tercer curso del Doble Grado en Derecho y Economía en la Universidad Pompeu Fabra, tesorera y co-fundadora del club de debate y oratoria Rhetorica. Y a ti, ¿qué opinión te merece?
09658f6a-0722-417c-8d81-2fb9d398278a
Fe, redes sociales y actualidad de la mano de Eugenio Arévalo de Hoces, estudiante de comunicación en la Universidad Loyola Andalucía, Secretario General de CDU y ganador del premio al Mejor Conclusión del X Torneo de Debate Universitario Cánovas Fundación.
manipulacion-genetica-concepto
Después de la controversia sobre la edición de genes en humanos, Sergio Cuéllar Sanz, estudiante de Bioquímica y ganador del IX Tres Culturas, pone este tópico bajo microscopio.
X