¿Afectan negativamente los micropagos a la industria del videojuego?

Jose Manuel Martín Vega, estudiante de Derecho, nos habla del negocio consistente en ofrecer elementos virtuales dentro de un videojuego: los micropagos.
pexels-lalesh-aldarwish-194511

Nos encontramos en pleno 2019, donde en anteriores años hemos podido observar como juegos como Fortnite, Clash Royale y Counter Strike: Globlal Offensive, han triunfado entre los jóvenes de nuestra sociedad, y, ¿qué tienen en común todos estos juegos? Los micropagos. Pero, antes de nada, vamos a definir que entendemos por micropagos, dentro del mundo del Gaming, podemos entender estos como una manera mediante la cual podemos conseguir objetos exclusivos o bien ahorrarnos gran cantidad de tiempo que deberíamos invertir jugando para conseguir ese mismo objeto o ventaja. 

Una vez que tenemos una idea de que son estos micropagos, pasaremos a examinar como afectan estos a la industria del videojuego. Podemos ver distintas vertientes de como estos afectan de manera negativa a esta industria tan joven y es que, en primer lugar, estas mini transacciones afectan a los jugadores directamente y de dos formas diferentes. Por un lado, se reduce la experiencia de juego, ¿y esto por qué? Pues bien, cuando te dan la oportunidad de obtener una ventaja, la cual para conseguir tienes que dedicar gran cantidad de horas, y tienes la opción de acortar esa misma experiencia de juego, estás atentando contra la misma esencia del videojuego. Por ejemplo, en el juego Clash of Clans, tienes la opción de gastar dinero real para mejorar tu fortaleza en vez de progresar orgánicamente en el juego. Así, los mejores jugadores son aquellos que pueden gastarse dinero para mejorar completamente sus fortalezas cada vez que salen novedades. De otra forma deberías esperar incluso días para que estas mejoras apareciesen en la aldea. 

Otro gran impacto serían las famosas “lootboxes”, las cuales se podrían definir como un método de progresión en el cual los objetos que se obtienen se hacen de forma aleatoria y de calidad variable, conduciendo a la acumulación de objetos de menor calidad y conduciendo a gastar grandes cantidades de dinero los cuales pueden llevar a generar ludopatía entre los más jóvenes y es que no podemos olvidar que estos videojuegos están destinados a estos. Todo esto ya lo comentó José “DayoScript” Altozano junto a otros usuarios de la red en este vídeo.

Además, debemos tener en cuenta el factor del desarrollador de videojuegos, que condiciona mucho a los trabajadores ya que, en muchas ocasiones, estas “lootboxes” se implementan durante la creación de estos juegos. Se genera una presión desde las grandes compañías para que la construcción del producto esté más enfocada en generar el máximo beneficio posible y no tanto en la experiencia de los jugadores. 

Y mucha gente dirá que toda empresa debe buscar el máximo beneficio, y esto es cierto, pero hay que tener en cuenta que el mundo del videojuego no es como cualquier otro mundo, ya que se ha demostrado que la comunidad del “Gaming” es muy exigente y se puede observar como se ha logrado que empresas del tamaño de EA tengan que incluso retirar estos micropagos de algunos de sus productos por que la gente amenazó con devolver los juegos.

Pero no todo lo que conllevan las “lootboxes” es malo, tiene una parte positiva. Esta es que los jugadores que disponen de menos tiempo, pueden avanzar en el juego y de esta manera disfrutar de la experiencia, además que existen micropagos como los pases de temporada los cuales hacen que dicha experiencia de juego pueda ser más longeva ya que aportan más contenido a los jugadores.

Así pues, el debate está servido.

Artículos relacionados

IMG_0452
Es Manuela Piera, estudiante de trabajo social y coordinadora de actividades de Cánovas Fundación, quien pone sobre la mesa el mundo que hay detrás de los atriles, las acreditaciones y el cuidado de los detalles que es imprescindible y, de vez en cuando, invisible.
iStock-1000887536
Jaime de la Virgen Fernández, estudiante de Derecho y ADE, Analiza una de las opciones de cambio de nuestro sistema educativo más debatidas a lo largo de estos años.
pexels-emily-768125-2
¿Hasta qué punto es positivo obligar a leer clásicos? ¿Es esto una forma de cultivar el amor por la lectura o, por el contrario, genera aversión a la misma? Pepa Leiva Florido, estudiante de 3º de Derecho y ADE en la UMA, zanja la cuestión.
X