Álvaro Martínez Sánchez

El entrevistado de esta semana no es ni más ni menos que el actual presidente de la Asociación de Debate Dilema. Su currículum es cuanto menos interesante: estudiante de 4º de Cine y Cultura en la UCO, alumno colaborador del departamento de Historia del Arte, Arqueología y Música en el área de Cinematografía y un apasionado del cine español. Su trayectoria en el mundo del debate incluye tantos torneos que sería más fácil nombrar los que no ha participado que en los que sí.
WhatsAppImage2021-03-22at17.57.421-960w

¡Buenas Álvaro! Para romper el hielo, ¿cómo entraste en el mundo del debate?

Entré en el debate de casualidad en 2015. Estaba yo en 1º de Bachiller y una profesora nos sacó a mis dos mejores amigas y a mí al pasillo para comentarnos que había un torneo de debate en Madrid sobre el cambio climático. Sinceramente nos apuntamos por el viaje a Madrid porque no teníamos ni idea de cómo era el formato académico. Recuerdo que siendo R1, mi primera intervención no tenía argumentos, fue más bien un discurso político, así que imaginaos aquel feedback. Al año siguiente volvimos y conseguimos pasar el break y ya cuando entré en la universidad, tenía más ganas de apuntarme a Dilema que de empezar las clases de la carrera. 

¡¡Ojalá todo el mundo que debatiera lo hiciera con tan poco miedo y con tanta decisión como lo hicisteis vosotros 3!! Y después de unos añitos en este mundo, ¿cómo lo definirías hoy día?

¡Virtual cuanto menos! Creo que hoy el debate está conformado por una comunidad inmensa de debatientes de todo el mundo y, por lo tanto, al menos en lo que al BP se refiere, existe un circuito de personas que lo dan todo para llevar a cabo formaciones y torneos. Por otro lado, me he topado con gente muy competitiva que se lleva el debate al terreno más personal y no termina de disfrutar la experiencia. Sin embargo, el balance es positivo puesto que cada vez los debatientes son más jóvenes y preparados e incluso se tiene en cuenta la labor de los debatientes en el mercado laboral, aunque aún queda mucho camino por recorrer.

Hablando desde la experiencia que tienes ya, ¿en qué punto de tu carrera como debatiente crees que te encuentras?

Por un lado, estoy en el mismo punto que cuando empecé: con las mismas ganas de debatir, de preparar torneos y de seguir formándome. Llevo ya 4 años y creo que aun me queda mucho camino por recorrer y de aprender a juzgar, a formar y a debatir también, claro. Sin embargo, sí es cierto que después de estos años, creo que tengo que devolver un poco lo que el debate me ha aportado a mí y esa fue una de las razones por las que me aventuré a coger el relevo de la presidencia de Dilema.

Qué importante es poder escuchar a personas con tu trayectoria y evolución que deciden volcarse para permitir que otros se sumen a este mundo. 

Cambiando un poco de tema, ¿qué características cree que debe tener un buen debatiente?

Inquietud por descubrir el mundo con una mente abierta, paciencia porque no se consiguen los resultados que uno espera a la primera y constancia, porque al final quien la sigue la consigue. Sin olvidar que lo más importante es que deben ser ellos mismos, porque con naturalidad es como mejor se ganan los debates.

¿Y qué características crees que tienes tú como debatiente? Venga va, señálanos una virtud y un defecto que tengas como orador.

Una virtud es la resiliencia, puesto que ante los diferentes retos a los que me he ido enfrentando como debatiente y como presidente, he ido solventándolos y adaptándome a ellos para tratar de buscar las mejores soluciones. Cuando he formado a algún equipo siempre me ha gustado transmitir que no importa el resultado, sino que lo importante es perseverar, ser constante y levantarte de las caídas que tengas y también, apuntar siempre las refutaciones con rotulador rosa, eso siempre ayuda. 

Un defecto es la exigencia y la rapidez. Soy una persona muy exigente en todos los ámbitos de la vida y no iba a ser menos en el debate. Siempre intento dar lo mejor de mi y cuando no sale lo que espero me suelo frustrar, aunque también durante estos años he ido aprendiendo a conocerme y a ir tomándome las cosas con más calma. Y bueno, también hablo muy rápido y a veces pienso: si ni yo mismo estoy procesando la información que estoy diciendo, cómo lo va a hacer el juez. 

Una virtud maravillosa y un defecto corregible, y nada mejor para ello que saber por dónde empezar…

¿Qué podrías contarnos sobre tu club o sobre la importancia del sentimiento de pertenencia a uno?

Personalmente me parece lo más importante, porque la gente que conforma la asociación se acaba convirtiendo en tu familia, donde no solo tienes apoyo moral, sino apoyo de verdad en todos los sentidos. En mi caso, de Dilema me llevo una larga lista de personas a las que adoro y con las que he compartido muchos momentos y no solo de debate. Al final, estar en una asociación te permite alegrarte por las victorias, animar si algún torneo no ha ido bien y encontrar tu otro hogar. 

Qué palabras más bonitas, aprovechamos y os mandamos un saludo a todos!!

Pasamos a un clásico: ¿BP o académico? ¿Postura favorita?

¿Es la pregunta más difícil de toda la entrevista? Evidentemente jajaja.

Ambos formatos aportan cosas diferentes, aunque me quedo con el académico. El equipo, el ir mejorando las líneas conforme pasa el torneo y la investigación previa es lo que ha hecho enamorarme del formato. Además, después de un torneo académico sí que puedes tener una opinión crítica sobre el tema que has debatido, por todo lo que has escuchado. Aunque desde la cuarentena con la Pachanga, le he cogido mucho cariño al BP y poder competir en pijama y con gente de todo el mundo con esto de los torneos online es algo que me encanta.

Sobre la postura favorita, en académico es sin duda la R2. Mi amiga María Ortiz me enganchó a esa postura y de ahí ya apenas he salido. La adrenalina de pensar que no sabes qué puede traer el equipo contrario es de lo que más me gusta de la postura y bueno, también el ir desmotando las líneas de los otros equipos. En cambio, en BP, soy más de primeros oradores, tanto en cámaras altas como en bajas, por lo que me quedaría con la figura del extensionista.

¿Alguna moción/pregunta favorita o sobre la que te gustaría debatir alguna vez?

Me lo paso genial en las mociones de comunicación y cine. Hay pocas, pero cada vez se ven más mociones sobre el impacto del cine, la función social de este y siempre que sale en un torneo las disfruto mucho, sobre todo a la hora de caracterizar cómo realmente funciona una película, cómo funciona la mente de los espectadores o qué incentivos tiene la industria. 

Muy interesante… Como se nota que cada uno tira para su terreno

¿Y algún tema de actualidad que estimes que deba ser debatido actualmente?

Pues mira, no sé si te suena por casualidad un torneo que hacemos en Dilema a finales de abril con una pregunta sobre el cambio climático y su posible freno manteniendo el sistema productivo actual. Me parece un tema interesantísimo, porque es reflexionar e investigar sobre un tema que desafortunadamente nos afecta a todos. 

Jajajaja aprovechando la publicidad eh…Mucha suerte a todos los debatientes y no se pierdan el evento!!

Pasando un poco a la parte más emocional, ¿alguna anécdota o momento de “tierra trágame”?

Soy un poco desastre y en cada torneo, siempre suele pasar algo en las rondas o en el social. Recuerdo mi primer torneo Intercórdoba de BP, donde yo tenía entendido que había mociones de actor donde tenía que convertirme en ese personaje. Entonces salió la siguiente moción ‘’EC, siendo la sirenita, no hubiera dejado su vida por amor’’, yo como primer ministro salí y muy convencido de que eso era lo correcto, dije algo así como ‘’Buenos días, a partir de ahora seré mitad humano y mitad sireno’’, con sus respectivos gestos en las piernas imitando una cola de pez. Evidentemente, quedamos 4º. 

Jajajaja absolutamente memorable, de lo mejor que nos han contado.

Por compensar un poquito la vergüenza, ¿algún recuerdo que guardes con mucho cariño?

Dos de ellos pasaron en la cuarentena. El primero fue cuando mi amiga Irene Priego, me llama y me comenta que si me gustaría ser presidente en una junta con ella como vicepresidenta. Sin pensarlo dije que sí y desde esa misma noche ya nos pusimos a trabajar en proyectos y en la creación de la nueva junta. Fue algo realmente emocionante. 

Luego recuerdo que en la Pachanga pude participar con mi mejor amiga de la carrera, Candela, en un equipo que se llamaba ‘’Almódovar y Coixet’’ (porque así de frikis del cine somos). Era de sus primeros debates y fue muy bonito poder ver cómo iba creciendo y queriendo mejorar. 

Y luego, no puedo pasar por alto el componer los himnos musicales de UCOMUN con Ana Fernández, de las mejores cosas del debate.

Para ir terminando Álvaro: En una palabra, ¿qué es el debate para ti?

El debate para mi es un modo de desconexión y de encontrarme a mí mismo. 

Implica ponerme retos constantes, donde me voy conociendo y así saber dónde fallo y qué puedo mejorar para hacer mejores discursos. Además, implica ir conociendo a personas increíbles con las que haces nexos causales un jueves antes del torneo y el sábado acabas perreando ‘’con altura’’ en Karma. Por lo tanto, para mi ha significado un punto de inflexión muy importante donde he intentado siempre dar mejor versión de mí mismo y donde reconozco que hay ocasiones que he estudiado más para hacer una R2 que para algún parcial de la carrera.

¿Qué te ha aportado el debate?

Muchísimas experiencias inolvidables, crecimiento personal y personas increíbles como ya comentaba. También, no solo a nivel de oratoria me ha dado herramientas para hablar en público sin problemas, agilidad mental o el uso de exordios en cada presentación de universidad que hago, sino que también me ha hecho comprender que de cada tema no hay una verdad total, sino que habrá siempre dos partes enfrentadas, que conviene escuchar y no cerrarte únicamente a tu opinión o visión. 

¿Qué aconsejarías a quiénes se acaban de iniciar en el mundo del debate?

Le diría que, si aprovecha la oportunidad y la exprime al máximo, va a salir de ahí con un gran número de habilidades que le pueden servir en el futuro. Aunque lo más importante es que disfrute y no deje de hacer cosas realmente importantes por debate, porque al final es un hobby que engancha. Siempre hay que mirar las cosas con perspectiva y tener las cosas claras.

Esperamos que nuestros lectores más principiantes hayan tomado apuntes!!

Y la última respuesta no va acompañada de pregunta, te pedimos una última reflexión.

Me gustaría terminar con una frase Almodóvar, uno de mis directores favoritos. Una vez dijo algo así como que »Por suerte, la naturaleza me ha dotado de una curiosidad irracional hasta para las cosas más nimias. Eso me salva. ¡Ah! Y la vocación. No sé si sería capaz de vivir sin ella». Esta cita, que es fácilmente extrapolable a muchos ámbitos, creo que casa muy bien con el espíritu del buen debatiente. Hay que tener inquietud por el mundo que nos rodea y vocación por la oratoria, para no convertir la competición en algo tóxico, como en cualquier deporte. Dentro de muchos años, creo que lo más importante es que cuando miremos atrás y recordemos nuestra experiencia como debatientes, debemos pensar en ella como nuestros mejores años y donde más hemos disfrutado. 

Qué bonito todo lo que nos cuentas Álvaro, te agradecemos mucho la colaboración y te mandamos un saludo enorme. 

Mucho ánimo con esa dirección y muchísima suerte para todo lo que te propongas. Un placer!!

Artículos relacionados

MiguelRecio-960w
Estudiante de 4º curso del grado en ADE + DERECHO en la Universidad del País Vasco, forma parte de la Asociación de Debate de la UPV/EHU (ADUEEE) desde 2018, siendo actualmente su presidente. Este debatiente además de participar en torneos locales y nacionales, tanto académicos como BP, continuó activo hasta durante su estancia en Erasmus+ en Suecia, en la cual formó parte de Utrikerspolitiskaföreningen Göteborg, sociedad de asuntos internacionales. ¿Sabes ya de quién hablamos? Lee esta entrevista para conocer el lado más cercano y personal de Miguel Recio Arcauz.
WhatsApp+Image+2020-04-21+at+11.11.32-960w (1)
Apasionado formador y miembro del Aula de debate de la UCO. Debatiente nacional, lleva en sus espaldas numerosos torneos y organizaciones. Mejor orador, que se defiende tanto en académico como en BP. Así es Javier Ruíz Riquelme, más conocido como ‘Riquelme’ a secas.
WhatsAppImage2021-10-25at11.36.58-1920w
Estudiante del Máster de Acceso a la Abogacía, apasionado de las ciencias sociales, el derecho, y la oratoria. Debatiente desde hace 3 años y actual presidente de la Asociación de Debate de la Universidad de Barcelona. Él es, Francisco Cano.
X