Las respuestas de Rocío Pomares, cómo lidiar con la desconfianza, la desmotivación y el inconformismo con uno mismo.

Las principales preocupaciones que rondan las cabezas de los jóvenes han sido respondidas por Rocío Pomares, Psicóloga con especialidad general sanitaria y en alto rendimiento deportivo. Lleva más de 15 años trabajando con deportistas, artistas, y empresarios. Ha sido directora de Psicología en uno de los mejores clubes deportivos del mundo, dirigido Másters y creado una metodología única que enseña en formaciones y conferencias.
BLOG-LABORAL-Salud-Mental

CONFIANZA EN UNO MISMO.

Hay que tener en cuenta que la confianza y autoestima, es decir, la valoración que uno tiene sobre sí mismo y sus posibilidades, en muchas ocasiones no se basa en su propio autoconcepto, sino que se nutre, en gran parte, de la valoración que hacen los demás sobre uno mismo. Es por ello importante hacer un trabajo profundo de AUTONOCIMIENTO, saber quién eres por encima de lo que haces. Conocer cómo piensas, cómo reacciona tu mente ante determinadas situaciones, cómo funciona la estructura mas profunda de mi personalidad…si no saberscómo funciona tu mente, ¿Cómo vas a saber gestionarla?. Cuando no te conoces bien a ti mismo quieres controlar todo lo externo para tener la sensación de controlarte a ti. 

La confianza es muy importante, no te garantiza el éxito, pero si que aumenta la probabilidad de que consigas tus metas. 

Para empezar a entrenar la confianza siempre recomiendo el trabajo de autonocimiento con un psicólogo, pero, mientras tanto, pueden hacerse algunos ejercicios como estos 5 que :

  1. CREA EXPECTATIVAS REALISTAS. Conoce tus capacidades y limitaciones y asegúrate de trabajar aquello que peor se te da (y que suele ser lo que menos nos motiva) hasta que llegues a adorarlo! motivación y trabajo son una buena base para crear confianza. 
  1. COGE EL CONTROL DE LA SITUACIÓN: Eres responsable de lo que le ocurre, tanto de lo bueno como de lo malo, por ello es importante analizar qué cosas no has hecho bien y cuales estaban bajo su control para mejorarlas en la próxima oportunidad. Centrarse en todo aquello que está bajo tu control es importante, pero más importante aún es aceptar lo que no dependa de ti. Esto te ayudará a disminuir frustraciones y crear una confianza más estable.
  1.  VALORA TUS ÉXITOS: Piensa en cosas que hayas conseguido y qué dicen de ti esos logros. Invierte atención en las pequeñas metas diarias que consigues, celébralas, ¡gesticula! ya que esto ayudará a que queden asentados en tu mente con mayor facilidad. Actúar fríamente ante los fallos ya que dificultará que tu cerebro lo retenga y  te sea más fácil olvidarlos. 
  1. PIENSA EN LO QUE QUIERES, NO EN LO QUE NO QUIERES: No te desgastes criticando tus debilidades y lo que no puedes controlar y empieza a invertir tu tiempo en desarrollar tus fortalezas. Trae a la mente las sensaciones de confianza. Es fundamental crear un autodiálogo positivo y cambiar frases del tipo “esto es difícil, yo nunca lo conseguiré” por “Puedo hacerlo, paso a paso”. No olvides que las personas acaban convirtiéndose en lo que piensan la mayor parte del tiempo, por ello, asegúrate que lo que piensas se parezca bastante a lo que quieres conseguir. 
  1. ACTÚA COMO SI: Es cierto que es difícil sentir la confianza cuando no consigues los resultados que esperabas, pero la confianza debe crearse desde dentro, nunca puede depender únicamente de los resultados que obtienes. Sé perseverante, sigue intentándolo, confía en tu talento, en tus entrenos. Siéntete ya ganador.  Imagina que realmente eres una persona confiada, siéntelo en tu imaginación, visualiza cómo actuarías si lo fueras, y actúa como tal. 

GESTIÓN DE EMOCIONES.

Generalmente no tenemos “épocas” de malos resultados sino que nos metemos en un bucle de frustración por un primer mal resultado, del que nos resulta difícil salir. 

Mucha gente cree que la fortaleza mental o esa capacidad para gestionar las emociones es algo con lo que se nace ¡Nada más lejos de la realidad!. Se puede entrenar, el problema está en que somos “animales de hábitos”. A medida que crecemos, vamos creando hábitos de pensamiento que a veces no ayudan a sacar nuestro potencial. Es importante aprender a detectar cuáles son esos pensamientos automáticos que generas y cómo te hablas a ti mismo, ya que van a influir en como te vas a sentir y en tu rendimiento. Si te hablas mal, generarás inseguridad y esto hará que tus músculos se tensen y sin duda esto repercutirá en la naturalidad en el movimiento de tu deporte y no fluirás. Empieza ya a analizar cómo te estás hablando a ti mismo y cuida enfocar la atención, no tanto en el resultado final, sino en lo que tienes que hacer en cada momento para poder conseguir tu objetivo.  

DESMOTIVACIÓN.

En estos casos es importante analizar mis motivaciones, y volver a preguntarme ¿qué me motiva realmente?  Parece una pregunta muy obvia, pero si lo piensas bien, probablemente sea diferente a lo que te llevó a desarrollar tu carrera. También puede que no estés siendo coherente entre tu motivación y tus acciones sus acciones

Propongo un ejercicio:

Cuando respondas la pregunta de qué te motiva, es importante que clasifiques tus motivos en Extrínsecos o Intrínsecos. Dibuja dos columnas y ve metiendo en cada una de ellas los motivos que te llevan a desarrollar tu actividad. 

En la columna de Motivación Extrínseca, vas a escribir todos los  motivos externos a ti,  que te motivan a trabajar. Entre ellos pueden estar por ejemplo el salario, hacer negocios, obtener reconocimiento. O, en el caso del deporte, mantenerse bien físicamente, pasar un rato con amigos o ganar un premio de la competición.

En la columna de Motivación Intrínseca, vas a escribir motivos relacionados con la sensación de disfrute y realización personal. Motivos internos, como pueden ser: las ganas de competir, de reto, de auto-superación, la adrenalina, la satisfacción de hacer un buen trabajo, etc. 

Es interesante que compares cuál de los dos tipos de motivación tiene más peso en tu caso. Busca que la motivación intrínseca temgs más peso que la extrínseca. Es mas duradera y te ayudará a evitar la procrastinación.

Conocer y encontrar tu propósito y verdaderos motivos te ayudará a sacar tu máximo potencial y una energía que ahora ni siquiera sabes que existe. 

INCONFORMISMO Y AUTOEXIGENCIA.

Todo esa autoexigencia e inconformismo tiene un origen y un por qué. No en todos los casos es lo mismo, pero igualmente dejo por aquí un decálogo para gestionar fracasos y también éxitos que utilizamos con deportistas pero que es válido para todos los ámbitos:

  1. Convierte el fracaso en Resistencia: Es fundamental aceptar que el juego de la vida se aprende a través de los errores. Esperar que no tener problemas o no sentirnos sobrepasados es falta de realismo. Los fracasos ayudan a crear balance en tu vida y son una oportunidad de crecimiento, aunque sea para afianzar lo que no debes hacer. Aceptar la parte injusta de la vida también es fundamental. no siempre saldrá todo como quieres o hará justicia de tu nivel, pero irás aprendiendo en el camino de los errores. 
  2. Los Perdedores Se Quejan, Los Ganadores Aprenden:  Cuando no salgan las cosas como quieres, evita la queja y plantéate que puedes aprender de lo ocurrido. Pregúntate si hiciste todo lo que estaba en tu mano para hacerlo bien, podemos tropezarnos con la piedra, pero debemos evitar encariñarnos con ella. Si tu error estaba bajo tu control, aprende y asegúrate de que no se vuelva a repetir en la siguiente oportunidad. 
  3. Controla tu Actitud: Sabemos que no puedes controlar tus resultados, pero si que puedes controlar tu actitud; cuanto más tiempo permanezcas frustrado, actúes como una persona enfadada y lo verbalices, más daño te haces y más tardarás en recuperarte, por ello es fundamental hacer un esfuerzo y empezar por reaccionar con una actitud controlada ante los errores, gestionando los pensamientos y tratando de enfocarte, no en lo positivo, ya que sería difícil, pero si en pensamientos útiles, que te ayuden a salir adelante. 
  4. Gestiona Tus Expectativas: Cuidado porque puede ser un arma de doble filo. Sueña en grande siempre, pero sin fantasear. Hay que ser realista y contar con que aparecerán dificultades por el camino. Busca un equilibrio sentir motivación de alacanzar una meta grande pero asegúrate de elaborar pasos que puedas controlar y conseguir poco a poco sin presionarte.. 
  5. Sé Humilde en la Derrota: Tener muchos éxitos a veces puede extraviar y hacer que tengamos un sentido injustificado de no poder fallar. El fracaso puede ser una buena lección para recordarte la realidad y mantener tu humildad a raya. 
  6. Céntrate en Lo Importante: En el deporte y en la vida,  hay muchísimos factores que influyen y que no dependen de uno. Prestarle atención a lo que no depende de ti no ayuda, asegúrate de centrarte en lo controlable.
  7. Que Un Resultado No Te Defina: La confianza es clave a la hora de afrontar los fracasos, pero no hay que dejar que esté determinada únicamente por el resultado, ya que esto no dependen 100% ti. Recuérdate que vales para esto, confía en tu trabajo y todo lo que has entrendo y estudiado para ello. Date permiso para equivocarte, aprender, seguir intentándolo y mejorar. 
  8. Esto, Aquí y Ahora: En ocasiones es el miedo al fracaso el que impide desarrollarte con naturalidad. Esto sólo hace que tengas la atención en el futuro o aferrarte demasiado al pasado y depender de lo que sucedió. Centrarte en el presente y en lo que tienes que hacer en cada momento, te ayudará a generar una mayor sensación de control y disfrute. 
  9. Visualiza Lo Que Quieres Sentir: Sabemos que el cerebro no distingue bien lo real de lo imaginado, por ello, en lugar de centrar la atención en el miedo o las malas sensaciones, dedica unos minutos al día a imaginar, vívidamente y con detalle aquello que quieres sentir y con lo que sueñas. Es un ejercicio agradable y te ayudará a recordarle a tu cerebro aquello que quieres experimentar.
  10. ¡Mejora!: Es cierto que Ganar es una victoria y da satisfacción momentánea, pero el verdadero éxito de una persona reside en la mejora constante. 

Artículos relacionados

no
La pandemia nos ha afectado a todos y ha puesto de relieve la necesidad de hablar de salud mental y bienestar psicológico. Por ello, Consolación Pineda Galán, Dra. Psicología en Inteligencia Emocional y Profesora Titular de Fisioterapia en la Universidad de Málaga, nos invita a pararnos un momento y reflexionar acerca de las consecuencias que la ya normalizada pandemia ha tenido en la salud de la población joven.
637795e81f00002f0071a5bd
La Dra. Noelia Corral Maraver, profesora Ayudante Doctora de Derecho penal en la UNED, analiza la controvertida Ley Orgánica 10/2022
pexels-suzy-hazelwood-2855628
El 73% de los jóvenes no cumple los criterios para acceder a una vivienda. “A más preparación, más oportunidades”, nos cuenta Jorge García de Herrera Fernández, Jefe de Servicio de Régimen interior y asesoría jurídica del Instituto Municipal de la Vivienda del Ayuntamiento de Málaga, profesor colaborador de la Cátedra de Derecho Público de la UMA y del Master de Ordenación del Territorio y Urbanismo.
X