Beatriz Valcarce Gross

Estudiante de derecho y ADE, participante de numerosos torneos, entre los que se encuentran varios CMUDE. Debatiente y formadora en Cánovas Fundación. Refutadora por naturaleza, Beatriz Picardo es una de las muchas mujeres que componen el mundo del debate (y de las que además hacen que este sea cada vez más grande). Tras un año en el extranjero vuelve al mundo del debate pisando fuerte
WhatsApp+Image+2018-10-30+at+10.04.37-960w (1)

Buenas Bea, se que siempre pregunto estas cosas, pero es que me interesa para ver la evolución de la gente a la que entrevisto.  ¿Cuando y dónde empezaste en el mundo del debate?

Yo empecé en debate hace 6 años. Como siempre digo, yo estoy en debate de casualidad, porque yo empecé en 2º de Bachillerato en San Estanislao con Proyecto Integrado. En ese momento la asignatura se configuró como Oratoria y la daba Miguel Angel (Ruiz Ortiz). Cada uno tenía que llevar un discurso preparado a clase, y al exponerlo Miguel Angel me propuso apuntarme a un torneo de debate en Antequera que se iba a celebrar un mes después. Yo le dije que no, que ni hablar, que eso era muy friki (ten en cuenta que en aquel momento debate no estaba tan extendido como ahora). Al final me acabaron convenciendo y me fui con Miguel Angel y Rosa como mis formadores.

Todos los que hemos debatido alguna vez sabemos que de este mundo nos aporta cosas como persona y como orador, pero a cada persona suele darle algo diferente. ¿Que te ha aportado a ti el mundo del debate?

No sabría decirte todo lo que me ha aportado el mundo del debate. Sin embargo, a nivel personal creo que lo que más me ha afectado ha sido la gente que he conocido. Yo empecé con Ale Pena, al que no conocía mucho y ahora es de mis mejores amigos, igual que Almu de la escuela, y muchos otros amigos que he conocido fuera como Fabregat, Javi de la Puerta, Marta Pou, Yolanda… Lo más importante que me ha dado a nivel personal es la gente, porque es lo que te ayuda a crecer y a llegar a ser lo que eres. 

A nivel profesional, si tuviese que resumirlo, yo creo que me ha dado dos cosas: una es la capacidad de superación, porque me ha enseñado que en cualquier ámbito siempre puedo se mejor o hacer más de lo que estoy haciendo; y otra cosa que me ha enseñado es que no puedo conformarme, porque igual que no puedes conformarte con ir a un torneo a pasar el rato, no puedes conformarte con quedarte en una vida estándar, normal, sino que tienes que luchar para que tu vida sea lo mejor posible

Y, ya que no podemos recibir sin dar, ¿qué crees que es lo que has aportado tu a este mundillo?

Pues mira: estilo a la hora de vestir, clase, saber estar… No hombre, es broma. En realidad, es complicado porque teniendo en cuenta lo grande que se ha vuelto el mundo del debate y lo pequeña que soy yo… Yo creo que dos cosas, en una mayor o menor esfera: primero que cuando yo empecé las mujeres no teníamos mucho peso y nos hemos tenido que ir abriendo camino, a lo que yo he contribuido con mi carácter, sobre todo en el campo de la refutación (aunque muchas otras chicas hayan conseguido logros más importantes que yo); y segundo creo que yo, (y en general la gente de Cánovas), he aportado nuestra forma de trabajar. Somos un club que trabaja mucho las preguntas para que al debatir realmente sepas del tema. Creo que esa forma de trabajar es importante y que es algo que en parte he contribuido a acercar yo al mundo del debate.

Ahora vamos a criticar un poquito el mundo del debate, que no todo pueden ser rosas en esta entrevista. ¿Qué crees que le falta y le sobra al mundo del debate?

Te puedo responder en dos planos. En un plano un poco más logístico creo que falta unificación de criterios dentro del mundo del debate. Creo que es algo nuevo aún en España y que está todavía en una constante evolución. Por una parte es buena, pero por otra, pues por ejemplo yo que he estado un año fuera he llegado y, al ir al BP Summer, de repente vi que a la hora de debatir se estaban tomando cosas en cuenta que cuando yo debatía un año atrás no se tenían en cuenta. Lo malo aquí es que llegues a un torneo y no sepas que es lo que te va a pedir un juez o no te va a pedir, que no hay un criterio de puntuaciones unificado… 

En un plano más general, creo que hace falta que se extienda más el concepto de que debate no es un fin. Es un medio que luego te servirá para tu vida profesional, tu vida personal, y a veces puede confundirse con un fin al que aspirar. Creo que le hace falta algo de orientación hacia el futuro, usándolo como medio. 

Y qué es lo que le sobra, pues… Creo que un poco de competitividad. Quiero decir, la competitividad no es mala. Yo siempre he sido una fiel defensora de que hay que ir a los torneos con un poco de competitividad y queriendo ganar porque eso hace que te esfuerces más. Pero creo que ha llegado un momento en el que esta competitividad hace que la gente nueva tenga un poco de miedo de adentrarse porque hay muchos veteranos (y a todos nos gusta quedar en buena posición). Creo que le sobra competitividad porque hace falta que los nuevos tengan opción y no les de miedo entrar.

Ya que hablamos de competitividad, este mundo es a veces excesivamente competitivo para vosotras, porque tenéis que lidiar con el plus. Por esto me surge la duda, ¿crees que las mujeres estáis bien representadas en el mundo del debate?

Creo que sí. Creo que cada vez estamos más y mejor representadas, y que en el circuito de debate español no hay ningún tipo de discriminación hacia la mujer o al menos yo no la he vivido desde unos años a aquí. Si te fijas en el circuito de BP, hay mujeres que consiguen puestos altos en el ranking y hay mujeres que están en muy buena estima como Natalia Gascón, Andrea Luque, Marta Álvarez, Ángela Portocarrero…

Creo que hay igualdad entre hombres y mujeres en el mundo del debate, desde mi experiencia, repito. Independientemente de esto, puede que algún juez me haya evaluado diferente por ser mujer, pero yo no lo he visto. 

En resumen, creo que nos vemos representadas en el mundo del debate por hay grandes mujeres que hay en él.

Todos conocemos a la Bea Picardo refutadora pero, ¿cuando empezó esto realmente? ¿Cuándo decidiste interiorizar el rol de refu?

En realidad, mi primer torneo, cuando nos propusieron ir, hice primera refutación porque me asignaron ese rol, y lo hice fatal. No respondí a un solo argumento. Una vez que ya lo entendí, fuimos a un segundo torneo y aprendí más o menos lo que era una refutación. Creo que mi carácter y mi forma de ser están hechos para hacer refutación. No soy una persona tranquila, ni una persona que parezca simpática a primera vista (no tengo ningún problema en decirlo). Me sería difícil hacer una introducción, que necesita ese carácter persuasivo, y he probado a hacer conclusiones, pero creo que se me sigue dando mejor la refutación. Me gusta más porque te exige estar siempre atento, pensar rápido, saber muy bien del tema, adoptar una postura más dinámica (respetando a los intros y conclus) e improvisar, ya que no puedes llevar nada preparado porque cada debate es un mundo.

La refutación es pura discusión, y quién me conozca sabe que me encanta discutir (en todos los ámbitos de mi vida).

Ya que hablamos de refutación, y de tu carácter agresivo cuando la haces, quería preguntarte dos cosas fundamentalmente. Existe la noción (machista) de que la agresividad es una característica propia de los hombres. Sabiendo esto, ¿crees que una mujer puede ser agresiva debatiendo? ¿Es importante mantener tu estilo aunque te critiquen por él?

Rotundamente sí a las dos preguntas.

Esta pregunta me hace gracia porque antes te he dicho que no había sufrido una discriminación en el mundo del debate, pero sí que me han dicho que no queda bien ser agresiva para una mujer. Obviamente sí que se puede ser mujer en el mundo del debate porque yo soy mujer, y soy agresiva, y cada vez consigo mejores resultados. Es cierto que no es tan fácil como si tienes otra forma de ser o si eres un poco mas tranquila, porque hay gente que se toma tus refutaciones como ataques personales, y muchas veces lo tienes que explicar, pero eso no te impide ser agresiva (siempre desde el respeto). Creo que además un punto de agresividad es incluso bueno en muchas situaciones.

Respecto a la segunda, creo que es importantísimo mantener tu forma de ser y tu espíritu, aunque te critiquen o te digan que lo cambies, porque es como tú te vas a sentir más cómoda y es tú forma de ser. Si al debatir eres un poco agresiva y cuando te critican lo cambias, no te sirve para nada. De debate te llevas lecciones que luego puedes aplicar en tu vida, y si tienes que cambiar como eres para poder debatir, entonces estás perdiendo tiempo. 

Creo que es mucho más importante mantener tu esencia, que adaptarte a un modelo para obtener mejores o peores resultados. Si queremos eliminar el concepto de que una mujer no puede ser agresiva, tenemos que mantenernos igual las que lo somos.

Algo que sí que es cierto es que tu has vivido más de un mundial, y tengo que preguntártelo: ¿cómo se vive la presión interna de un CMUDE?

Si te digo la verdad, no recuerdo haber sentido mucha presión por un CMUDE. Al primero al que fui, fue en Colombia. Yo había debatido una vez BP en mi vida y prácticamente ni sabía lo que era. Fui allí a probar, aprender, y a poder transmitir luego lo que había aprendido.

A los dos siguientes a los que fui, ya sabía más y había debatido (un poco) más. Evidentemente quería ganar, y sacar buenos resultados, y claro que agobia ver que los resultados no están saliendo como esperabas. Sin embargo, la presión no era tanta por el ambiente que tenía alrededor. Tanto gente de la escuela, como compañeros, como mi familia crearon siempre un ambiente de apoyo en el que lo que importaba no eran tanto las clasificaciones, sino que yo disfrutase de poder participar en un torneo así.

Nos ha contado un pajarito que estás trabajando este año como formadora. Si tuvieses que dar un consejo (y solo uno) a la gente que está empezando en debate ¿cuál sería?

Yo el consejo que les daría sería que disfrutasen no se agobiasen ni se preocupasen por los resultados. Lo dice alguien que siempre ha querido superarse a sí misma y sacar mejores resultados. Lo que hay que hacer es esforzarse, trabajar muchísimo, disfrutar del debate, y los resultados llegan solos después.

Hablando sobre la gente que empieza… Una de las cosas más comunes es que se tomen como referentes o metas a alcanzar a grandes oradores o a personas que nos gustan mucho debatiendo. ¿Cuáles son los referentes de Bea Picardo?

Referentes en el mundo del debate tengo muchísimos. 

En el mundo del debate Antonio Fabregat y Javi de la Puerta porque nunca se rinden y trabajan muchísimo para mejorar (aunque ya sean muy buenos). Como ya te he dicho, como mujeres Yolanda y Marta, porque me encantan como refutadoras y como personas.

Y, obviamente, Antonio de la Cruz. Antonio empezó debatiendo conmigo y desde que empezó ya era mejor que yo. Es una persona a la que nunca he visto hacer un debate mal.

Si tengo que hablarte de académico, creo que mis referentes serían Ale Pena y Almudena Cordero porque creo que son personas que trabajan muchísimo, y de los mejores que he visto debatiendo. 

De las personas que ya se han retirado te diría dos:

Nunca se me olvidará la primera final de BP a la que fui, en el torneo de Murcia, y vi a Gonzalo Herrero, que lo hizo genial, igual que después en la final de Guatemala.

Y luego, Cristina Guerrero que me parece una refutadora increíble, y en cierto modo un tanto agresiva como yo, por lo que para mí ha sido un referente.

Para cerrar la entrevista, y como guindilla final, me gustaría que me dijeses cual sería la frase que resume tu trayectoria en el mundo del debate (aunque no esté tan cerca de acabar aún)

Ya te lo dije antes, yo siempre me he presionado para hacerlo mejor y muchas veces he pensado que cuando mis resultados no salían como yo quería era mala suerte, pero me di cuenta de que si trabajas duro y no te rindes los resultados que quieres acaban llegando.

Teniendo esto en cuenta creo que mi frase sería: «Lo único que vence a la mala suerte, es el trabajo duro»

Artículos relacionados

EQUIPOS
Campamento PreCmude surge como una actividad innovadora que combina debate, aprendizaje y convivencia. Bajo el lema «mucho más que un torneo», su Equipo se ha afanado en sacar adelante la iniciativa y hoy nos acompaña aquí, en ElDebatiente.
entrevista-salma-infante
Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México. Activa en el circuito de debate como debatiente, como juez, como parte de equipos académicos y de organización de torneos, como entrenadora, etc. reconocida como mejor jueza de México en 2019.
WhatsApp Image 2022-04-04 at 20.57.31
Carlota es graduada en Biotecnología y estudiante de Farmacia en la Universidad Francisco de Vitoria. Tiene una gran experiencia como debatiente, llegando a ser Cuartofinalista de CMUDE 2021, y como jueza, habiendo breakeado en varios torneos y formado parte del equipo de adjudicación de muchos otros.
X