CDC, un hogar en la esquina del mundo

Debate, para muchos, es vida, familia, casa. Así nos lo hacen saber orgullosos desde Compostela cuando les preguntamos qué es CDC:
1-9

El móvil sobre la mesa. Se ilumina la pantalla. Suena una campanita. Ha llegado un mensaje. Lee atentamente. Es del grupo de debate. No del “grupo grupo”. Pero no falta nadie. “¿Quién se apunta a venir al cine?, ¿Alguien ha leído este libro?, ¿Alguno quiere salir a dar un paseo?”. Resulta que nunca un club había reunido tantos clubes en uno. Club de lectura, de senderismo, quedadas gastronómicas (quedar para cenar, pero así suena mejor) y hasta acudir a una charla de un físico del CERN. Digamos que más allá del estereotipo: No, no son un club de debate al uso.

A Alba, presidenta del club, se le ilumina la voz cuando habla del Club de Debate de Compostela. ¿Cómo no va a estar orgullosa? Ella misma lo dice, es su casa. Una casa que lleva construida poco menos de una década y que comenzó como todos empiezan con la ilusión de unos jóvenes por crear un espacio de diálogo y aprendizaje que los ha llevado a ser el club que son ahora.

Porque desde los primeros fundadores que ahora siguen vinculados como exsocios, hasta Paula Pérez, que asciende ahora como cadete, han pasado muchas cosas, y personas. “Puede intentar describirse, pero es necesario formar parte para descubrirlo por uno mismo”, asegura Sergio Garrido, secretario de CDC. Porque al final del día cuando sales de una clase de formación, es posible que no te enteres de los tecnicismos, pero seguro que te cala ese ambiente que se respira y que te hace más llevadero tu día a día. Y, sobre todo, que hace que tengas ganas de llegar a la Facultad de Derecho para las clases de debate. Bueno, aunque ya no. Muchos veteranos siguen confundiéndose. Este año toca en las aulas de la Facultad de Periodismo.

CDC sigue siendo un club pequeño, pero ambicioso. Una joven promesa. De esos donde la constancia y la entrega son el motor del proyecto. De esos que por muchos que les digan que no pueden, saben que podrán hacerlo. Y así llegó. Llegó un Torneo, el BP de Compostela. Y no solo llegó, también se quedó. Ya van por la tercera edición. Eso sí, lo dejan muy claro “queda mucho CDC por descubrir y mucha guerra por dar”.

Uno de sus puntos fuertes es la autogestión. Un proceso donde el trabajo pasa de manera voluntaria. Desde las formaciones hasta la organización. Un proceso tan trasversal que CDC es sinónimo de “la fiesta de la democracia”. Que quieres elegir candidatos para la Asamblea, una votación. Que se necesita tomar alguna decisión logística, una votación. A ellos les gusta someter a votación todo aquello que afecte al club para, a la hora de tomar una decisión desde la directiva, saber que se cuenta con el apoyo de los socios. Es más, en las votaciones, de forma general, participan todos. Y cuando dicen todos, son todos con negrita.

Eso sí, no solo cuentan con el apoyo de sus socios. Aunque son un club que no dependen de nadie, ni siquiera de la universidad que los acoge, la financiación es un gran reto. El cerdito de CDC está lleno de oportunidades. Una ayuda por aquí, una colaboración por allá, te ceden un espacio, se hacen acuerdos, … Todo lo que sea necesario para calmar la sed de ambición de un proyecto que va más allá de ese cerdito.

Este club no niega nada. Todo a lo que salga. Juzgan en la competición de debate Parlamento Xove -que también tiene fase de ESO y bachillerato-, han dado formaciones en colegios, instituto y un sinfín de proyectos “por aquí y por allá”. Entre risas confiesan: “Realmente, estamos allí donde se nos necesite y se nos quiera”. Y cuando les preguntas por otros clubs, lo tienen claro. En Compostela son los únicos y Galicia no es una comunidad con mucha competencia, pero: “A cualquier club que pueda necesitarnos, pus aquí estamos”.

“Diferente. No es un lugar a donde van un par de frikis a discutir de cuestiones técnicas de las que solo cuatro más como ellos conocen, sino que deja atrás todos los prejuicios y descubres algo diferente con el debate”, dice Adrián Pérez, actual vicepresidente, con un brillo en sus palabras que ni las vías telemáticas frenan.

Cuando le preguntas a Paula Rodríguez (aunque para todos es Poles) por cuál es su mejor recuerdo, un silencio invade el altavoz del teléfono. Es verdad eso que dicen. Ese silencio habla más que cualquier recuerdo que cuente en voz alta. Ella ahora es esa persona a la que acudes por WhatsApp, y no necesitas verla en línea para saber que puedes contar con ella.

Después de unos minutos, se decide. Estamos en el acto de clausura del primer torneo que organizaba CDC, I BP Compostela. Los más veteranos sienten que han puesto el lazo un regalo como compensación a todo lo que les ha aportado el club. Poles da el discurso de clausura con una felicidad y un orgullo que no cabía en aquella sala. Llega a casa, pero no sola. Hay una cena organizada con todos los amigos de debate. Y el tiempo se para. Ella rompe a llorar. Está contenta. Por eso llora y sigue comiendo chorizo. Una anécdota graciosa que esconde el mejor de los sentimientos: el orgullo por formar parte de algo. Algo como CDC.

Todo esto forma parte del acento especial. Y no me refiero al gallego. Respeto, relevo generacional, cooperación, amistad. Todo forma parte del acento CDC. Un acento especial donde entran todos. “Siempre he sentido que podía ser completamente yo misma mientras debatía y esa sensación me impulsa a querer aprender cada día y superarme”, cuenta Lucía Castiñeiras, vocal de la Directiva. Un aprendizaje y superación que está muy presente. Se podría decir que hasta más que el propio debate. “Nos gusta que haya un equilibrio y no buscamos el lado competitivo”. Obviamente ganar gusta a todos. ¿Pero quién dice que no se gana siempre? Conseguir crear una Liga Interna donde todos participen, tener amigos, sentirte arropado por tu club, … Eso es también parte de la victoria.

Gran parte de la victoria es gracias al sistema de relevo generacional. No es intencionado, es más sale de manera orgánica. Debate está estructurado por: novatos, cadetes y veteranos. Hasta tercero no eres veterano, y solo estos pueden empezar a capitanear un equipo. Es más Sergio Garrido, que empezó siendo el último interesado en entrar entre sus amigos, pero qué más ilusión y ganas puso al final, este año es veterano y con orgullo se presenta “este año será mi tercero en CDC, por lo que seré considerado veterano y me convertiré en capitán de uno de los equipos de liga interna, algo que me produce gran ilusión. Además, formo parte de la Directiva 2020/2021 (…)”. Parece que pasa desapercibido, pero primero veterano y después el cargo.

Este tipo de detalles se valoran especialmente en un club donde se debate por amor al arte, ya que hasta hace relativamente poco no daban créditos a cambio de la actividad. Es más, las formaciones, los jueces y todos aquellos que participan de la actividad del club a nivel organizativo suele hacerse por llamada de teléfono. ¿Esto qué es? Se cuenta con personas con experiencia que decidan participar de ello. ¿Llega lejos? Pues claro, con este altruismo se llegó a organizar el BP Compostela.

Mientras teclean, las palabras delatan sonrisas. Esas sonrisas que vienen acompañadas de un recuerdo lleno de carcajadas.

– En la Gala Cuarto Argumento nos …

– Perdón, ¿Qué es la Gala 4º Argumento?

Nos trasladamos a la época de los árboles, adornos, luces, polvorones y turrón. En Galicia hace un poco, solo un poco de frío, pero en aquel salón de actos se está calentito. Está todo CDC. ¿Qué sucede? ¿Un torneo? ¿Una competición de discursos? No. Nada más lejos de la realidad. A modo de director de cine que rompe la cuarta pared, ellos han creado el Cuarto Argumento. Se trata de unos premios donde todos los asistentes van de etiqueta y se disputan distintas categorías. Unas más serias y otras más… dejémoslo en menos serias. Los entregan aquellos que ganaron la categoría en el año anterior. En este reportaje han aparecido nominados y ganadores: “Comentario más desafortunado”, “La mejor cagada”, “Mejor feedback”, “Mejor comentario de derechas”, “Mejor refutador”, … Eso sí, no creáis que algunos son formales, todo es a nivel irónico lo que lo hace aún mejor. Entre los recuerdos de Paula, que solo lleva un año, ya está la Gala Cuarto Argumento, y las “CDC ceas” las cenas del club.

-¿Qué le pedirías al mundo del debate siendo de CDC?

– Creo que todavía se piensa en los debatientes como “buenos debatientes” o “malos debatientes” (…). Y eso es especialmente negativo para los clubs periféricos como el nuestro, ya que una persona que estudia en Santiago siempre tendrá menos oportunidades de participar en torneos que, lógicamente, una persona que viva en Madrid. Estas etiquetas no ayudan al desarrollo de aquellas asociaciones con menos opción de acudir a torneos, que necesitan aprovechar al máximo aquellos torneos a los que vayan.

Es difícil crecer dentro del mundo del debate, pero no solo se crece por los torneos a los que asiste. Todos los socios del club tienen la oportunidad de vivir ese gusanillo de participar en torneos nacionales y conocer gente de todos lados, pero no por estar más lejos se sienten menos cerca de los que cruzan ronda o conversación.

Al final no es cuestión de distancia porque el Club de Debate de Compostela no es solo el punto más alejado del mapa dentro del mundo del debate. Es ese hogar donde todos pueden entrar y donde no todos están dispuestos a ir porque está en la esquina del mundo. Pero qué bonita se hace la esquina del mundo con un hogar como este. 

Ver vídeo de CDC.

Artículos relacionados

WhatsAppImage2021-04-20at09.10.29-960w
La noble Zaragoza ha visto orgullosa cómo crecía ADUZ, la asociación que cuatro amigos crean para poder ir juntos al MUN y terminó convirtiéndose en todo un pilar del mundo del debate.
1-2
CDU es sinónimo de esfuerzo, trabajo, diálogo, cariño y, sobre todo, familia. Hoy sus socios se paran a charlar con ElDebatiente para contarnos qué hace tan especial a su club.
1-IMG-20180123-WA0030-713w
La Simulación Parlamentaria Escolar es la actividad idónea para que jóvenes de ESO y Bachillerato aprendan el funcionamiento de las instituciones democráticas metiéndose en el papel de la figura política que les toque a suerte. Este año, no han faltado discursos, llamadas al orden y risas, muchas risas.
X