¿Ciencias o letras?

El eterno debate estudiantil llega a ElDebatiente de la mano de María Rivera Rodríguez, estudiante de primero de bachillerato en el Colegio El Encinar.
pexels-todoran-bogdan-783737

¿Para qué sirve estudiar latín? ¿Es útil conocer la organización social romana? Son preguntas que muchas veces hemos escuchado los estudiantes de humanidades, ¿verdad? Pero, ¿alguna vez habíais pensado que los sistemas políticos actuales derivaron de los romanos? ¿Que el sistema judicial español tiene muchas herencias de aquel de nuestros anteriormente nombrados colonizadores? ¿Que, si entendemos el funcionamiento de la lengua latina, comprenderemos de manera mucho más sencilla la sintaxis y morfología de las lenguas románicas? Las letras son mucho más importantes de lo que la mayoría piensa, puesto que, sin ellas, la vida sería un auténtico desorden y la cultura de nuestros antepasados desaparecería.

¿Por qué estudiar humanidades o ciencias sociales? El saber cómo funcionaba el pensamiento de nuestros predecesores permite conocer cómo y por qué ahora las cosas funcionan como funcionan. Todas ellas han recibido influencias, desde la política hasta la construcción de edificaciones. También puede permitirnos ser capaces de predecir hacia dónde se encaminarán estos funcionamientos en un futuro.

Otro punto del que tratará el texto es uno que, lamentablemente, escasea. Es la pura pasión por conocer nuestra propia historia. Puede ser que nunca hayáis pensado si era necesario para los griegos elaborar mitos como el de Hades convirtiéndose en pájaro para conquistar a su sobrina. ¿Por qué el afán de tener un dios distinto para todo? Pues, para dar respuesta a cuestiones de la vida que aún no podían tenerlas. Con sus recursos y ciencia no podían saber por qué la mar se embravecía, para ellos era fruto del enfado de Poseidón, por algún motivo. Gracias a que ellos creyeran eso, muchos grandes pensadores pudieron rebelarse y sacar sus propias conclusiones, hasta dar con la correcta. ¿Se habría resuelto ya el misterio de las tormentas si antes no se hubiera pensado que era el mismo Zeus quien las causaba?

Cierto es que no todos los argumentos deben ir a favor. Al fin y al cabo, las ciencias son esenciales. Es objetivamente verdadero el hecho de que saber dirigir una intervención quirúrgica es más importante que conocer las leyes del capitalismo. Salvar vidas. Eso son palabras mayores. Fabricar todo lo que es necesario para la sociedad por medio de la tecnología, o avances médicos por medio de investigaciones científicas. Eso no lo va a explicar la procedencia morfológica de las palabras. Siempre se van a necesitar personas en esos campos. Pero lo que este texto recalca es la falta de admiración que se da ahora de dónde viene todo lo que ahora consideramos como corriente.

Podría decirse que las letras indican y ordenan, y las ciencias producen o ejecutan. Debe ser una cooperación. Mas crear una obra de arte, literaria, una composición musical… no dejemos que caiga en el olvido. Recordemos que lo que hace a la persona no son los conocimientos que posee, ni el puesto de trabajo que consigue, ni el salario que recibe al mes. Lo que diferencia a unas personas de otras: nuestras pasiones, el afán de contribuir. Puede que sea tu libro, aquel que escribiste con tanto fervor, el que salve la vida de una persona. ¿Y de dónde vienen estas pasiones? De las letras. Es algo que siempre ha estado presente, desde las civilizaciones más antiguas, porque es indispensable para la naturaleza humana: ese amor por crear. No dejemos que caiga en el olvido.

Y, con esto, el debate está servido.

Artículos relacionados

pexels-markus-spiske-11622798
Alicia Valverde Becerra, estudiante de 4º de la ESO, se cuestiona la controvertida figura de Greta Thunberg, referente en la lucha contra el cambio climático.
51-telebasura-sociedades-democraticas
Existe cierta programación televisiva, calificada de baja calidad, llamada telebasura y que toma un papel cada vez más importante en casa de muchos. ¿Es beneficiosa? Antonio Vico López, estudiante de 4ª de Derecho y Tesorero de Babel Debate Granada, sirve este debate.
46-competitividad-academica-jovenes
Javier Domínguez Cabello, alumno del Colegio Cerrado de Calderón de 2º bachillerato, nos habla de una realidad palpable en cualquier aula de tal curso escolar: la competitividad.
X