¿Deberían los jueces de debate académico pasar algún tipo de prueba para poder juzgar en Torneos Nacionales?

Lucía Ruiz Huertas estudiante de Derecho en la Universidad de Córdoba, vocal de novatos en la Asociación de Debate Dilema y mejor oradora del XIII Torneo III Culturas, nos sirve este interesante debate. ¿Cuál es tu postura querido debatiente?
microphone-6616552_1280

Hace un poco más de un año, inicié mi trayecto en el apasionante mundo del debate universitario.  Aunque mi experiencia en el circuito aún es limitada, he desarrollado un profundo respeto por la figura  del juez en esta disciplina. 

En los torneos de debate académico, los jueces desempeñan un rol de suma importancia, ya que son  quienes evalúan minuciosamente las intervenciones de los participantes y determinan qué equipo se  alza finalmente como vencedor. Sin embargo, la labor de un juez va más allá de esa función  aparentemente sencilla. 

Los jueces representan un eslabón crucial en el proceso de aprendizaje de los debatientes, y, en  consecuencia, considero que una de las cualidades esenciales que deben poseer es la capacidad de  proporcionar un feedback constructivo y detallado. 

En ocasiones, los debatientes se han encontrado con jueces que no toman notas durante el debate y,  a la hora de dar retroalimentación, se limitan a enunciados generales como » no has refutado bien» o  «la línea no estaba bien desarrollada». Aunque estas observaciones puedan ser ciertas, no resultan  particularmente útiles para los debatientes, ya que no ofrecen una comprensión clara de las razones  detrás de la decisión del juez ni brindan pautas concretas para mejorar en futuros torneos. 

Además, a veces, jueces que son elegidos únicamente por su conocimiento en el tema del que se  debate pueden centrarse en aspectos que no son necesariamente cruciales en el contexto del circuito,  o pasar por alto elementos fundamentales. Esta disparidad puede ser desconcertante y frustrante para  los debatientes, quienes han invertido semanas en la preparación de sus argumentos. 

En este punto, es importante destacar que la presencia de un juez poco idóneo puede generar una  sensación de impotencia en los debatientes, quienes sienten que su esfuerzo y dedicación no se ven  reflejados de manera justa en la evaluación. 

Una posible solución a esta problemática podría ser la implementación de un mecanismo efectivo para  seleccionar a los jueces que participarán en Torneos Nacionales académicos. Sin embargo, es  importante considerar que la imposición de pruebas o requisitos demasiado rigurosos podría  desalentar a muchas personas a participar como jueces en estos torneos, lo que, a su vez, tendría un  impacto negativo en la viabilidad y el éxito de dichos eventos. 

Por todo ello cabe preguntarnos ¿deberían los jueces pasar algún tipo de prueba para poder juzgar en  Torneos Nacionales?

Artículos relacionados

IMG_8390-1
Judith Bonet, debatiente y formadora en el Grup d’Argumentació i Debat (GAD) y estudiante de tercero de Derecho en la UAB, nos habla de algo que todos los debatientes nos hemos planteado alguna vez… ¿es el debate un arma de doble filo?
pexels-emily-768125-2
¿Hasta qué punto es positivo obligar a leer clásicos? ¿Es esto una forma de cultivar el amor por la lectura o, por el contrario, genera aversión a la misma? Pepa Leiva Florido, estudiante de 3º de Derecho y ADE en la UMA, zanja la cuestión.
prostitucion
¿Sigue teniendo lugar la profesión más antigua del mundo o en pleno siglo XXI o es un reducto del pasado? Patricia Liébana Gálvez, Estudiante de 1º de Bach, nos sirve el eterno debate.
X