Entrevista Chándani Montañez

Estudiante de 4º del doble grado de Economía y ADE (formación bilingüe), Coordinadora General Adjunta de Cánovas Fundación, Campeona Nacional de Debate Académico Universitario y formadora de debate escolar y universitario.
entrevista-chandani-montanez

Estudiante de 4º del doble grado de Economía y ADE (formación bilingüe), Coordinadora General Adjunta de Cánovas Fundación, Campeona Nacional de Debate Académico Universitario y formadora de debate escolar y universitario.

Como bien sabes, la primera pregunta es ineludible: ¿Cómo empezaste en el mundo del debate?

En mi colegio se ofertaba la actividad aunque tiene su historia, no es tan simple como eso. Recuerdo que entré a 4º ESO y llegaron a mi clase dos niñas promocionando la actividad; varias amigas mías se apuntaron, pero yo pensé: “esto suena demasiado friki, paso” y no lo hice. Un mes después, como ellas iban de staff a nuestro Torneo Universitario y a mí me daba clase Miguel Ángel Ruiz (el entonces Director General de la Fundación), me dijeron que fuese a echar un vistazo y cuando presencié lo que fue mi primer debate como espectadora supe que yo quería aprender a hacer eso y más. El curso siguiente me apunté y, 6 años después, aquí sigo. 

Y en estos seis años en este mundillo que creías “friki”, si tuvieses que recordar un torneo especial, cuál sería y por qué

Considero que todos los torneos en los que he participado han tenido algo especial siempre. Si me lo permitís voy a quedarme con dos:

Diría que el Nacional Universitario de CDU de mi primer año en universitario. Aquel torneo nos supuso un reto enorme, pero conseguimos, ronda tras ronda, y sin ningún tipo de expectativa, pasar la fase. Ahí se disputó un derbi Cánovas entre nuestro equipo y el de Ana Messa, Andrea Alonso, Cristi Negro y Adriana Vázquez. Adriana había sido mi primera formadora y todas de alguna manera me habían formado tanto académica como personalmente. Además, aquel año, la expedición de Cánovas al torneo fue muy grande, por tanto, todos estaban viéndonos en el público (la presión era triple). Recuerdo ese cruce como el más familiar que he tenido y fue muy satisfactorio porque “los aprendices” estábamos intentando alcanzar a nuestros “maestros” mientras muchos compañeros y referentes nos veían. Aunque perdimos, creo que conseguimos dar la talla y que estuviesen orgullosos de nosotros y con eso nos quedamos.

Tras este, fuimos al Nacional de Dilema “Tres Culturas”, también sin ningún tipo de expectativas, pero habiéndonos preparado con muchas ganas. Recuerdo que lo ganamos y eso fue muy gratificante pero de ese torneo yo me llevé 4 trofeos: ese y mis 3 compañeros, que pasaron a ser mis mejores amigos.

Desde luego no hay mejor trofeo que los amigos de verdad.

Precisamente en esa línea, siempre hay alguien especial que te inicia en el mundo del debate, pero, ¿y alguien que te mantenga estar en él? ¿Existe? Si es así, dinos quién y por qué.

Considero que no puedo mencionar a una sola persona ni un solo motivo. Lo que sí sé es que lo puedo centralizar en Cánovas: Siempre he visto debatir a la generación que me precede y su ejemplo avivaba mis ganas de aprender de ellos y crecer en este mundo. Otro motivo es que actualmente doy clase a muchos alumnos muy heterogéneos entre sí y quiero poder ofrecerles la mejor formación y lo mejor de mí. Por tanto, intento mantenerme activa para ‘’aprender con el fin de enseñar’’. 

Y el último y el más importante, son las personas que confían en mí y en mis capacidades. Puedo mencionar a muchísimas personas, desde el equipo directivo de la Fundación y mis formadores durante estos 6 años hasta mis compañeros más usuales (Jesús Fúnez, Álvaro Aleñá, Gloria Rubio…) cuyos puntos fuertes son muy diferentes a los míos, pero eso nos permite complementarnos con una compatibilidad casi plena. Cuando uno trabaja cómodo, en equipo, disfruta, aprende y ve su esfuerzo recompensado solo espera repetir la experiencia. Por eso yo mantengo mi historial de torneos relativamente constante y pretendo que así siga. 

Tu carrera en Cánovas Fundación ha sido meteórica y llena de éxitos, ¿qué crees que te ha llevado a donde estás?

Inquietud, ganas de aprender, proactividad, sentimiento de pertenencia… creo que son algunos de los sustantivos que se me vienen a la cabeza cuando analizo mi propia aportación. Pero creo que intentar buscar la respuesta a esta pregunta dentro de mi forma de ser o mis capacidades es como buscar el océano Atlántico en América: lo vas a encontrar, pero no es el único sitio donde se halla.  

Siempre he tenido muy claro que un mérito o progreso personal nunca es individual. No tengo dudas de que ha sido gracias a todo lo que cada persona me ha ido aportando en cada ámbito y cada momento. El capital humano que te encuentras en Cánovas (al igual que en todo el circuito de debate) es indescriptible. Pero tiene ciertas características que sirven como patrón: vocación de servicio, ganas de aprender y trabajo en equipo. Si aúnas esos tres factores, obtienes como resultado una continua retroalimentación multidireccional de capacidades y aptitudes. Por tanto, cuanto más tiempo estás dentro, más das y sobre todo, más recibes. 

Podría concluir con que sería por una mezcla de los años recorridos, las personas de Cánovas y mi forma de ser.

Hablando de aptitudes, ¿Cuáles consideras que debe tener un buen debatiente?

Oratoria, formas, capacidad de análisis, cultura, ambición sana, orden, seguridad… Podría seguir con la enumeración ya que opino que son muchas las cualidades que caracterizan a un buen debatiente, pero procedo a destacar las dos que más valoro yo.

En primer lugar, plena capacidad de persuasión. Ser capaz de inducir a tus oyentes a tu idea, tu punto, tu razonamiento o el sentido de su impacto. No es cuestión de que te escuchen y consideren que tienes razón; es cuestión de que ellos mismos te acompañen en el proceso del razonamiento. No hay idea más defendida por una persona que la que emana de sí mismo. 

En segundo lugar, capacidad de autocrítica. Ganes o pierdas siempre hay matices que mejorar pero generalmente cuando perdemos tendemos a justificarlo con múltiples excusas que van construyendo una venda en tus ojos que no te deja ver todo el campo de mejora que tienes. Un buen debatiente no es el que debate bien en noviembre. Es el que se mantiene creciente a lo largo del curso y eso solo se consigue analizando internamente los fallos, aceptándolos y corrigiéndolos  

Ahora vamos a intentar saber algo más deti a título personal, no te asustes por la pregunta…

Si te tuvieses que definir con un personaje ficticio, ¿quién sería?

La verdad que esta pregunta me ha pillado bastante desprevenida. Realmente me resulta muy difícil responder puesto que todos los referentes de personajes que tengo me sacan una gran ventaja en experiencia, logros, conocimientos, etc. Así de primeras te diría que Jessica Pearson de la serie Suits por el claro parecido en el tono de piel jajaja, es broma. Pero si diría a Jessica (al margen del chiste) en sus momentos más constructivos. No creo que sea igual y tampoco me gusta compararme con nadie, prefiero recalcar actitudes más que personas y me gustaría parecerme a ella en ciertos aspectos, tampoco en todos. Es una mujer luchadora, segura de sí misma, una buena líder que saca lo mejor de su equipo, con gran capacidad de argumentación, oratoria y convicción y muy inteligente. Creo que comparto ciertas pinceladas con ella y me esfuerzo día a día para alcanzar todas esas cualidades. 

ElDebatiente, como fan de la serie, da fe de lo que dices.

¿Cuál dirías que es tu mejor técnica para debatir?

Hay una frase de Peter Drucker que siempre tengo presente cuando estoy debatiendo: “Lo más importante en la comunicación es escuchar lo que no se dice”. 

Considero que el entretenimiento de la escucha activa es algo que ningún debatiente debe dejar de lado. Si escuchas atentamente lo que el otro equipo dice y, sobre todo, lo que no dice; se puede conseguir una intervención prácticamente completa. Entras a cuestionar lo que han ido mencionando como toda refutación. Te adelantas a lo que van a decir y aún no han dicho. Te posicionas en el mejor de sus supuestos para demostrar que incluso ahí tu punto prevalece. Y por último, encuentras lo que no han ofrecido durante el debate y lo demandas para dejar entrever los huecos con los que cuenta. Esto es lo que normalmente me lleva a demandar con cargas probatorias, correlaciones maquilladas como causalidades e impactos discutiblemente significativos. Todo ello, además, es aplicable también a mi propio equipo. Analizando muy bien qué no han dicho puedo completar desde mi rol habitual (r2) nuestra propia argumentación. 

Es tan sencillo como eso: escuchar lo que se dice y escuchar atentamente lo que no se dice.

Tomen nota!

¿En qué punto de tu carrera como debatiente crees que te encuentras?

Este es mi sexto año como debatiente y mi cuarto en universitario. Pero mis ganas de debatir están más a flor de pie que nunca. La situación COVID ha provocado que todos los debatientes tengamos que pisar el embrague para reducir una marcha del ritmo que llevábamos y eso al final se nota. Es por ello por lo que ahora, a pesar de sentirme un poco desentrenada, me siento con más ganas que nunca. 

Un debatiente nunca alcanza un vértice óptimo el cual no puede sobrepasar. Y quien piense así permíteme decir que se equivoca. A mí me queda mucho por aprender, por perfeccionar y por descubrir. Y pretendo lanzarme de lleno a la piscina en estos dos años que me quedan de carrera.

Y la última respuesta no va a acompañada de pregunta, te pedimos una última reflexión

Para despedirme de vosotros me gustaría hacerlo con una frase de San Agustín que aplico para todo:
“Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor.”

Si debates, debatirás con amor; si formas, formarás con amor; si juzgas, juzgarás con amor; y eso hará que nunca quieras dejar de hacerlo. Estoy muy orgullosa de debatir porque quiero hacerlo de la mejor forma que pueda. 
Un saludo a todos los apasionados como yo y muchas gracias.

Hoy por desgracia no tenemos tiempo para más…Muchísimas gracias a ti Chan por tu tiempo, te deseamos la mayor de las suertes y seguiremos aquí para contar todos tus éxitos!!

A todos los demás, nos vemos la semana que viene aquí, en ElDebatiente, la casa común del debate en español. 

Artículos relacionados

javidelapu+vbc-544w (1)
Javier de la Puerta es graduado en Derecho y Administración de Empresas por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid (2012-2017) y estudiante del Master de Acceso a la abogacía por la UDIMA. Actualmente trabaja como abogado de litigación y arbitraje en Garrigues.
Just+Sold-960w (1)
Estudiantes de Derecho y ADE, co-directores del Club de Debate de la Universidad de Alicante, debatientes y formadores. Amantes del formato MUN. Forman parte de la dirección de proyectos para extender y desarrollar la oratoria. La palabra «rendirse» no está en su diccionario
IMG_0319-704w (1)
Graduado en Derecho y en Ciencias Políticas y de la Administración Pública (E5), Diploma en Estudios Internacionales y Máster en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pontificia Comillas-ICADE. Entró en debate con 17 años y desde entonces no ha dejado de debatir. Así que no es de extrañar que afirme tener una pared entera empapelada con acreditaciones de torneos de debate
X