Entrevista Salma Infante

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México. Activa en el circuito de debate como debatiente, como juez, como parte de equipos académicos y de organización de torneos, como entrenadora, etc. reconocida como mejor jueza de México en 2019.
entrevista-salma-infante

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México. Activa en el circuito de debate como debatiente, como juez, como parte de equipos académicos y de organización de torneos, como entrenadora, etc. reconocida como mejor jueza de México en 2019. Campeona del Torneo Metropolitano de Debate TMD 2017, Campeona del Torneo Mexicano de Masters en Español 2020 y Campeona Nacional de México en 2018. Cuarto finalista en CMUDE 2018 y Octo finalista en CMUDE 2019. Actualmente entrenadora del Club de Debate de la Universidad de Panamá, Debate ITAM, Sociedad de Debate Aura y actual Presidenta del Consejo Mundial de Debate. Ella es Salma Infante.

Bueno Salma, en primer lugar, ¿cómo entraste en el mundo del debate? ¿Qué fue lo que te hizo implicarte más?

Desde pequeña siempre fui una persona a la que le daba mucho temor hablar en público. Me costaba mucho aterrizar mis ideas y expresarlas. Mi miedo era tan grande que me congelaba por completo, incluso me ponía a llorar. Conforme fui creciendo disminuyó la intensidad de mi temor, pero siguió existiendo.

En mi primer semestre vi un debate muestra de la sociedad de debate de mi universidad. Me impresionó muchísimo la capacidad de expresión que tenían las personas en el debate, su capacidad de análisis y argumentación. Desde ese momento se convirtió en una meta para mi adquirir esas habilidades.

Honestamente me costó mucho trabajo ir mejorando y, sobre todo, vencer mis miedos. Pero ir viendo poco a poco como iba superándome, me motivo muchísimo. Sin duda fue algo que me enganchó al mundo del debate. Fue muy bonito haber encontrado una actividad que me ayudara a aprender, volverme más crítica, analítica y a tener más consciencia social. Sin duda, esto fue lo que me incentivó a implicarme más. Porque más allá de que me hacía conocer a mucha gente maravillosa y me hacía conocer muchos lugares nuevos, me estaba haciendo mejor persona y eso fue la motivación más grande.

Tu respuesta demuestra que debatiente no se nace, se hace.

¿Cuál crees que es tu mayor logro en debate?

Definitivamente, lo que les comentaba anteriormente sobre cómo superé mis miedos y crecí holísticamente como persona, ha sido mi mayor logro. Sobre todo porque fue la base que me llevó a cumplir mis metas competitivas como debatiente, mis logros como jueza, y que me llevó también a poder esparcir mi conocimiento adquirido y mi experiencia siendo entrenadora.

¿Y quiénes dirías que son tus ejemplos a seguir? 

Hay muchas personas que me han inspirado admiración y que se convirtieron en mis ejemplos a seguir. Una de esas personas es Juanita Hincapié. Creo que es una persona que holísticamente ha hecho un trabajo increíble en el circuito de debate hispanohablante, desde ser excelente debatiente, jueza, entrenadora y miembro distinguido de equipos de adjudicación, hasta abrirse espacios en otros circuitos como el circuito de debate en inglés. Eso se me hace extremadamente valioso porque no solo ha traspasado fronteras para representar a nuestro circuito, sino que ha generado precedentes importantísimos. Como mujer latinoamericana, me siento muy feliz de ver a mujeres como Juanita rompiendo barreras, representándonos y haciendo historia. Definitivamente ha sido uno de los ejemplos a seguir que tengo en el mundo del debate que más me han inspirado.

Tu historia de éxito está basada en la evolución pero, ante todo, como nos has dicho, en el aprendizaje. ¿Cómo de importante crees que es el debate en la enseñanza?

Creo que es extremadamente importante. Debate profundiza en elementos que no tienden a explotarse en la educación académica tradicional y que son fundamentales para el desarrollo holístico de una persona. Ayuda a desarrollar habilidades cognitivas, contribuye a formarnos un criterio más amplio, ayuda a ampliar nuestra cultura, a salirnos de nuestra burbuja, a ver más allá de nuestra realidad y a fomentar valores como la tolerancia y la empatía.

En esa línea, y para tratar de ser didácticos, cuéntanos 3 claves para ser un buen orador u oradora

Lo primero que recomendaría es el evitar a toda costa ser duros con nosotros mismos. Es decir, asumir que somos seres humanos y que por más que practiquemos nuestra oratoria y busquemos perfeccionar el contenido de nuestros discursos, es posible que cometamos errores y que no siempre salga como esperamos. Si nos frustramos por hasta el más mínimo error, generamos sesgos que probablemente se vean reflejados en el futuro. Por ejemplo, es probable que lleguemos más nerviosos al siguiente discurso si arrastramos la frustración y el miedo a errar. Entonces lo mejor es perderle el miedo a equivocarnos, asumir que un error no nos define, y, por lo tanto, no nos tenemos que culpabilizar. Hay que ir un discurso a la vez

Mi segunda recomendación es que pidan mucha retroalimentación. Soy fiel creyente de que nunca se deja de aprender y siempre podemos seguir mejorando. Hay que ver siempre todo con mucha humildad, podemos aprender mucho de otras personas y mejorar si nos damos la oportunidad de hacerlo.

Por último, genuinamente creo que la clave del éxito es divertirse. De nada sirve ser un excelente orador sino estamos aprendiendo del discurso que estamos dando y si no lo estamos sintiendo y disfrutando. Claro que podemos ganar aunque no lo hagamos, pero definitivamente el sentimiento no es el mismo. Tiene mucho más impacto y trasciende más en tu desarrollo y aprendizaje si lo disfrutas.

Lectores, tomen nota!

Tras la crisis de la pandemia que hemos vivido, ¿crees que el debate se ha sabido reinventar?

Totalmente. Me impresiona como el circuito de debate se transformó por completo. Las nuevas generaciones ya no ven debate como mi generación lo veía. Y esto es a partir de la adaptación que logró el circuito a la virtualidad. Y, considero que esta reinvención ha logrado cosas muy valiosas. Particularmente se me vienen a la mente dos, pero sin duda han sido muchas más. Una de estas es la accesibilidad. Antes era impensable poder acudir a tantos torneos internacionales que claramente son una ventaja significativa para poder mejorar como debatiente. Ahora se puede hacer gratis prácticamente cada fin de semana. Me ha tocado ser testigos de varios proyectos de debate que gracias a la virtualidad han generado espacios importantísimos de aprendizaje.

Y, la segunda, es la competitividad. Justo el punto anterior ha hecho que el circuito crezca en términos competitivos porque ahora no nos tenemos que esperar a CMUDE para conocer las nuevas prácticas de los circuitos de debates de otros países. Ahora se ha esparcido más rápido el conocimiento.

Obvio hay algunos beneficios exclusivos del debate presencial, pero creo que gracias a la adaptación a la que tuvo que enfrentarse el circuito, pudimos detectar áreas de oportunidad que no hubieran sido tan fáciles de detectar en la virtualidad.

Hoy ocupas un cargo fundamental para el circuito hispanoamericano, ¿Qué pensaste y cómo te sentiste cuando te nombraron presidenta del Consejo Mundial de Debate?

Cuando me nombraron presidenta sentí mucha responsabilidad porque durante mi vida en debate he detectado varios problemas muy arraigados en el circuito y sé que debido a esto hay muchos retos que se tienen que enfrentar. Pero me sentí feliz porque voy a poder transmitir desde el Consejo Mundial todo el conocimiento que he adquirido en mi carrera en el circuito de debate y espero que este granito de arena pueda ayudar a acercarnos más a la solución de estas problemáticas. También, me sentí muy honrada. Genuinamente creo que es un espacio en donde voy a poder materializar con acciones el agradecimiento que le tengo el al circuito de debate. Finalmente, fue algo muy especial para mi porque nunca creí llegar a una posición así. Durante toda mi trayectoria en el mundo del debate tuve que luchar no solamente con mis inseguridades, si no también con mucha presión, puesto que hubo gente que me invisibilizó cuando tuvo la oportunidad. Esa misma gente me recordaba constantemente que no creían ni en mi ni en mis capacidades, y luchar contra narrativas que buscan minimizarte es muy difícil porque es complicado no llegar a creerte todo lo negativo que dicen de ti. Poder demostrarme a mi misma que soy capaz de grandes cosas, aunque haya personas que crean lo contrario, fue muy especial. 

Desde luego tienes que estar orgullosa de todo lo que has conseguido!

¿Cómo crees que se está desarrollando el circuito de debate en Latinoamérica?

Vamos por buen camino, pero aún hay muchos retos que enfrentar y muchas áreas de oportunidad. Aún tenemos un circuito que puede mejorar significativamente en términos de inclusión, accesibilidad, equidad y representación. Afortunadamente he visto que están surgiendo varios proyectos que buscan poner su granito de arena para aportar a la mejora de estos aspectos. He visto que cada vez se busca visibilizar más los problemas estructurales del circuito y creo que esto es valiosísimo. Cada vez somos más los que desde nuestra trinchera, buscamos generar impactos positivos. Y eso ya es un gran avance. Sin embargo, si creo que es necesario que las personas que tenemos el privilegio de ocupar espacios importantes y plataformas en el circuito, ocupemos este privilegio para poner más esfuerzo en promover la visibilidad de las problemáticas, cuestionemos las malas prácticas y generemos mecanismos que fomenten los aspectos que mencione anteriormente: inclusión, accesibilidad, equidad y representación.

Y para terminar, y retomando el ámbito personal…Si tuvieras que resumir tu vida en el debate, ¿Cómo lo harías?

Fue una constante lucha conmigo misma. Una lucha por vencer mis miedos e inseguridades. Fue una constante lucha contra todas las criticas, la invisibilización y las injusticias. Pero a pesar de todo esto, a pesar de las altas y las bajas, ha sido una de las experiencias más bonitas de mi vida. He aprendido muchísimo, he ampliado mi conocimiento, he tenido experiencias inolvidables, he conocido personas maravillosas, me he vuelto una persona más consciente y empática. En resumen, me he convertido en la mejor versión de mi misma. 

Nosotros siempre apostamos por que las personas logren ser la mejor versión de ellos mismos, por lo que sólo podemos darte la enhorabuena por ello, y por toda tu carrera, que se resume en la palabra éxito. Hoy no tenemos tiempo para más, muchísimas gracias Salma por todo, y te deseamos la mayor de las suertes!

A todos los demás, nos vemos pronto aquí, en ElDebatiente, la casa común del debate en español.

Artículos relacionados

ENTREVISTA-960w (1)
Amparo Perucho Ibáñez, vicepresidenta de Debate UPV, estudiante de Bellas Artes, y encargada, de forma prácticamente vitalicia, del diseño de la imagen corporativa del club. Ha sido semifinalista en varios torneos nacionales en formato académico y está dando sus primeros pasos en el formato de debate parlamentario, con bastante éxito al formar parte del equipo ganador del II BP Santiago de Compostela en su categoría de novata.
0geLdLic_400x400-396w (1)
Consultor político, licenciado en ADE, con dos másteres; uno en Auditoría y Finanzas y otro en Comunicación Política, todo eso unido con una experiencia de 7 años como formador de debate en diferentes universidades, al mismo tiempo que participaba (y ganaba) numerosos torneos. Incluso a los más hábiles debatientes les faltaría el aire si tuviesen que enunciar toda la carrera de Alejandro Ibáñez Gómez de golpe. Ahora que cambia de etapa hablamos con el sobre su futuro y el del mundo del debate
WhatsApp Image 2022-04-29 at 11.26.44 PM
Lucía Pernas, estudiante de segundo de Economía en la USC, reside actualmente en Santiago de Compostela y perteneciente a CDC de donde es miembro desde hace dos años.
X