Erik Romero

Charlamos un ratito con Erik Romero, estudiante de Física y Presidente del Club de Debate ADUEEE. ¿A qué esperas para descubrir todos los consejos que ha compartido con nosotros y que El Debatiente comparte ahora contigo?
Erik Romero ADUEEE

Vamos a empezar un poco por lo más básico. ¿Qué te parece si empiezas contándonos quién es Erik?

Soy un estudiante de física que tiene 22 años y que se define como una persona bastante curiosa a la que le gusta mucho aprender y es por eso por lo que estoy en el mundo del debate. Desde que entré en la carrera, ya conocía un poco de qué iba el tema, porque lo había visto en las redes sociales y demás, pero cuando empecé la universidad fue cuando me enteré de que había una asociación y es por esto por lo que me apunté: porque tenía ganas de aprender y ver de qué iba este mundo.

Los perfiles de ciencias en el mundo del debate no son demasiado frecuentes, y seguro que eso influye en la perspectiva desde la que ves todo. Entonces, ¿qué crees que le sobra al mundo del debate hoy en día?

Siendo honesto, creo que a veces le sobran ciertas personas que a veces no son conscientes de que la finalidad de estas actividades es que todo el mundo pueda aprender de ellas y nutrirse unas personas de otras. Creo que hay circunstancias que he vivido en varias ocasiones en las que hay jueces que lo que intentan, más allá de que las personas a las que estás dando feedback aprendan, es quedar por encima. Cada vez es menos. Creo que se está transicionando hacia un punto en el que todo el mundo es consciente de que aquí estamos para aprender, pero en ciertos momentos sigue habiendo esas actitudes que a mí personalmente me sobran.

Y, por el lado opuesto, ¿qué crees que le falta?

Pues le falta, en algunos momentos, cierta visibilidad. Hay muchas personas a las que yo, en mi círculo personal, cuando les digo que hago debate, no saben lo que es, o simplemente lo interpretan como una actividad de estudiantes que no tienen nada que hacer con su tiempo y simplemente se juntan para hablar de cosas que nadie sabe. Creo que si algo le falta es cierta visibilidad. Repito que es algo que cada vez tiene más, mediante las redes sociales, sobre todo, cada vez hay más gente que conoce el mundo del debate, pero sí que hay algunos aspectos que la gente no conoce y sí que estaría bien darles un poco más de visibilidad con el tiempo.

Bueno, Erik. Este año estamos conociendo tu nueva faceta como presidente de ADUEEE. ¿Qué crees que es imprescindible para presidir un club como el vuestro?

Creo que una de las cosas más importantes que hay que tener y que tengo porque he tenido la suerte de ser amigo muy cercano de quienes han sido presidentes en los últimos años es que hay que ser muy consciente de las diferentes perspectivas que hay dentro de un club de debate.  Siempre habrá gente que su prioridad sea competir o ir a torneos para mejorar como orador; habrá otras personas que quieran echar la tarde con sus amigos e ir a una clase de debate para aprender un poco… En mi opinión, lo más importante es ser consciente de esa pluralidad, de esas diferentes perspectivas dentro de la asociación, y saber cómo orientar todas las actividades que haces para acoger un poco todas esas perspectivas

Además, estrenasteis el curso con vuestro primer torneo nacional y ElDebatiente estuvo allí para contarlo. ¿Cómo vivisteis un evento como este? ¿Qué es lo que más y lo que menos te gustó de organizar un torneo de esa magnitud?

Para mí, sinceramente, fue prácticamente un sueño. Yo llevo bastante tiempo en el mundo del debate, y era bastantemente impensable que en cuestión de un año pasáramos de ir a nuestro primer torneo nacional a tener nuestro propio torneo en Bilbao. Fue el fruto de bastante trabajo y de bastante tiempo comiéndonos la cabeza para ver cómo lo podíamos hacer bien. No nos conocía tanta gente, ya que habíamos ido a pocos torneos, entonces el mayor reto era conseguir que viniera la gente, aun sin ser una asociación de renombre. Eso fue un poco lo más difícil. Intentamos esforzarnos mucho en la promoción, en poner una pregunta atractiva, y eso fue lo que más costó de sacar adelante. 

Lo mejor fue la acogida que tuvo. Yo tenía claro desde el primer momento que para hacer un torneo de nivel lo primero que quería era tener buenos jueces. Intenté contactar con muchísima gente a la que yo admiro del mundo del debate, gente a la que considero referentes, y desde el primer momento me dijeron que la idea les parecía increíble, que tenían muchas ganas de venir a Bilbao a juzgar el torneo. Para mí fue un orgullo y una satisfacción increíble. Fue lo mejor: que la gente lo acogiera de esa manera y nos dieran esta oportunidad

Ya hemos hablado un poco de retos cumplidos. Desde otro punto de vista, ¿cuáles son las aspiraciones o los futuros retos que se plantea ADUEEE durante lo que queda de curso y ya de cara al año que viene?

La verdad es que este año hemos cumplido dos de los más importantes, que fueron organizar nuestro propio torneo nacional, y ganar la primera vez por primera vez en nuestra historia la plaza LEDU, en el torneo de Aduma. 

A nivel de la asociación te diría que lo más importante es seguir manteniéndola a la gente. Este año hay una generación bastante importante que va a dejar de estar en debate, porque el tiempo pasa y hay gente que se va desconectando, así que lo más importante va a ser inculcar todos estos valores, toda esta ambición e ilusión a la gente que va viniendo para que la asociación se mantenga y poder seguir creciendo.

Y ahora, dejando un poco aparte tu rol de presidente y centrándonos un poco más en ti como orador, ¿qué es lo que crees que aporta el debate académico que no tiene el BP?

Creo que es un formato en el que se priva mucho más las formas, es decir, prima más el cómo intentas persuadir, y no tanto lo que dices. Creo que la persuasión es algo clave del debate académico y que quizá no la tiene tanto el BP, entonces tienes que esforzarte un poco más en aquellas cuestiones que puedes hacer a la hora de hablar, ya sea con tu voz, con tu cuerpo, con la mirada, etc., para convencer a la otra persona. Creo que es un aspecto clave en el día a día, sobre todo cuando tienes una conversación con otra persona: no solo importa lo que dices, sino cómo lo transmites. Creo que es un aspecto muy clave que da el debate académico

Concuerdo contigo al completo. También nos has contado que no tuviste muchas dudas a la hora de introducirte en todo este mundillo. ¿Qué le dirías a tu yo del pasado si hubiese dudado en entrar al mundo del debate

Realmente no tuve muchas dudas en apuntarme en primera instancia, porque me apunté rápido. Sin embargo, de la primera clase de debate que yo di salí de allí con mucha vergüenza, porque me forzaron; la primera vez siempre es un horror. Salí diciendo: “Yo aquí no vuelvo, no quiero seguir, esto es horrible”. Pero luego me animé. Poco tiempo después, ADUEEE organizó una liga interna a la que ya me apunté, y es curioso porque en el equipo de la Liga Interna en el que me apunté, me pusieron a mi compañero Aritz, una persona con la que establecí una gran confianza y amistad desde el primer momento, y eso ha hecho que prácticamente hayamos ido a todos los torneos juntos. Entonces me diría un poco esto: que tenga en cuenta las nuevas personas que van entrando, que no solo estamos aquí para mejorar como oradores o para adquirir habilidades comunicativas, que obviamente es la finalidad primera, pero que vas a conocer una gran cantidad de personas que van a marcar tu vida prácticamente y que eso es al final con lo que hay que quedarse.

Vamos llegando al fin de la entrevista, pero queremos preguntarte: ¿sobre qué tema te gustaría debatir y crees que a lo mejor no se está tratando lo suficiente en el circuito?

Como has dicho antes, yo, al ser una persona de ciencias, a veces echo en falta temas que tengan que ver con esto. La mayoría de los temas tienen que ver con economía y política. A mí me encantó el tema del año pasado del Torneo Nacional de la Universidad de Jaén, que fue de la modificación genética. A mí los temas de este estilo me vuelven loco. Temas que no estén tan a la boca de todo el mundo en el día a día y que te tengas que poner un poco más a investigar es lo que a mí me suele gustar más en un torneo.

Y ya para acabar, ¿te atreverías a resumir tu trayectoria en el debate con una sola frase?

Te diría que he sido consciente en todo momento de cuáles eran mis puntos débiles y de qué cosas tenía que mejorar y que eso ha permitido mi evolución constante y lo va a seguir permitiendo.

Pues esto es todo. Muchas gracias por tu tiempo y por compartir todo esto con nosotros. Nos vemos pronto.

Muchas gracias a vosotros.

Artículos relacionados

WhatsApp Image 2024-02-21 at 09.53.01
Hoy la cosa va de Presidentes y entrevistamos a Estela Ribé, presidenta de la Asociación de Debate ADUB y estudiante de sociología en la Universidad de Barcelona. ¡No pierdas tiempo en conocerla mejor!
WhatsAppImage2021-02-23at10.13.31-960w
Estudiante del grado de Ciencias Políticas y de la Administración con especialización en Política Comparada y Estudios Internacionales, voluntaria y activista en campañas como Un Árbol por Europa, Escuelas Embajadoras y parte del grupo de trabajo de Seguridad y Defensa. Debatiente y jueza, tanto nacional como internacional, así como formadora, llegando en todos sus roles a numerosas finales y a posicionarse entre el top de los mejores oradores y jueces.
f6c2e5af-b9eb-43c3-9630-0c856cc22022
El Centro de Debate de Lleida está «on fire» y cada vez son más los que se apuntan para aprender. Hoy los entrevistamos para conocerlos un poquito más de cerca.
X