¿Es el coronavirus un peligro para nuestra democracia?

Víctor Di Gerónimo Nanclares, estudiante de 3º de Marketing y Gestión Comercial en ESIC Business School, sirve a este medio un interesante debate.
53059418_6

Quiero empezar esta reflexión mencionando al pensador y autor del libro ‘El pueblo contra la democracia’, Yascha Mounkse, en el cual descompone a la democracia liberal, en tres elementos:

• La Voluntad popular.

• Los Derechos individuales.

• Las instituciones independientes.

Cualquier opción política que elimine cualquiera de ellos, uno o varios, representaría una amenaza real para la democracia. En la situación actual de Estado de Alarma y en la ejecución del Decreto que la desarrolla, estamos viviendo una situación perfecta de ‘ensayo del ideario populista’. 

Vemos la centralización de competencias por parte del Estado y la restricción de nuestros derechos individuales (¡No podemos salir a la calle!)

Soy consciente de que estas acciones se están llevando a cabo con la finalidad de un bien común, que es la de frenar la curva de contagiados de este virus pandémico que estamos enfrentando. Pero, y qué pasaría si después de este estado de shock, este ‘ensayo’ pudiera ser aceptado por la sociedad (¿?)

En términos de eficacia o eficiencia, se esta poniendo al modelo chino, como un modelo eficiente. Recordemos que China es un Estado fuerte y autoritario, al que cedemos todo el poder. 

Esa pseudo-simpatía por las estrictas medidas llevadas a cabo por China me hacen reflexionar sobre la percepción de poca rigidez que puede llegar a tener nuestro sistema político. Podemos observar a una Unión Europea poco determinante, con luchas internas y sin un rumbo del todo claro (‘Coronabonos’ ¿si o no?, Norte vs Sur, ¿Solidaridad europea?). Podemos ver, también, a una Estados Unidos que con más de 700.000 personas infectadas, convirtiéndoles en el foco mundial del virus y, una vez declarada por primera vez en su historia la ‘zona de desastre’, se les está yendo completamente de las manos esta crisis sanitaria en sus fronteras. También, podemos ver cómo la extensión del virus descontrolada en Irán, sumada al desplome del precio del petróleo, podría desestabilizar la zona de Oriente Medio. Mientras que a su vez, el Banco Mundial, el FMI y demás organizaciones y entidades internacionales prevén pérdidas catastróficas, nunca antes vistas, en los PIBs mundiales y en las deudas públicas de los países.

Por otra parte, la circunstancia de transformación a una nueva era digital a lo que se nos está abocando como sociedad, me lleva a reflexionar sobre un nuevo reto que será el del acceso al ‘Dato’, en donde nuestro consentimiento va a hacer que cedamos a un ámbito incluso más profundo de nuestra privacidad. Ya en nuestras fronteras, la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial aprobó hace unas semanas una norma para autorizar el desarrollo de una aplicación para el teléfono móvil que permita a las autoridades sanitarias la geolocalización de todos los ciudadanos. El virus, por tanto, está proporcionando más argumentos para ampliar la vigilancia estatal e implementar un control política todavía mucho más estricto sobre la ciudadanía.

Por último, hay una necesidad fundamental de luchar de forma efectiva contra la desinformación y los bulos, que en muchos casos lo que hacen es atentar contra nuestra propia democracia; polarizando a ciertos sectores de nuestra población y creando desconfianza en el sistema. Pero, ¿quién o cómo se deben de encargar de llevar a cabo esta lucha contra las noticias falsas sin entrar en la censura? Sería un tema largo y tendido para debatir, pero eso lo podemos dejar para otro día.

En definitiva, y tú, ¿crees que esta crisis pandémica del covid-19 es un punto de inflexión que pondrá en jaque a nuestra democracia, tal y como la conocemos? 

Así pues, el debate está servido.

Artículos relacionados

Detail of Plato and Aristotle from The School of Athens> by Raphael
Nunca un debate fue tan intenso como el que enfrenta a las humanidades con las ciencias. En este artículo, Carlota Denso, estudiante de Ingeniería de Servicios y Sistemas de Telecomunicación, nos muestra el punto medio.
pexels-brotin-biswas-518543
¿Dónde reside el límite entre la noticia y la privacidad? Jose García Nieto, graduado en Periodismo, trae la pregunta a modo de debate.
bruejula
Hemos llegado a un punto en el que convivimos con lo que antes solo veíamos en películas. ¿Sería el siguiente paso intentar la inmortalidad? ¿Podemos jugar a lo divino? Ello nos plantea Carmen Coronas, estudiante de bachillerato.
X