¿Es Greta Thunberg el ídolo de toda una generación o una simple marioneta?

Alicia Valverde Becerra, estudiante de 4º de la ESO, se cuestiona la controvertida figura de Greta Thunberg, referente en la lucha contra el cambio climático.
pexels-markus-spiske-11622798

Hace poco menos de 2 años se empezó a escuchar el nombre de una chica de 15 años sueca que cada viernes se presentaba ante el Riksdag (la asamblea legislativa del reino de Suecia) con un pequeño cartel que ponía “Skolstrejk för klimatet” (huelga escolar por el clima). 

A finales del 2018, Greta empezó a dar charlas públicas. En uno de sus primeros discursos explicó que con ocho años escuchó hablar del cambio climático, y que no entendía cómo de un tema tan importante se podía hablar tan poco. Tres años más tarde, con once, se deprimió, dejó de hablar y comer, hasta que finalmente le diagnosticaron síndrome de Asperger, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y mutismo selectivo (un trastorno de ansiedad que consiste en que las personas afectadas, en determinados contextos o circunstancias, pueden llegar a inhibirse de tal manera que parecen mudos, a pesar de poder hablar normalmente en situaciones en las que se sienten cómodos y relajados).

En los últimos meses ha dado mucho de lo que hablar en los medios de comunicación, y lamentablemente no todo es positivo. Ha llegado incluso a tener pequeños encontronazos con líderes políticos: Vladimir Putin en una entrevista con la BBC en Moscú en la cumbre por el cambio climático, mostró su opinión personal acerca de la joven medioambientalista. Cuando el periodista le preguntó qué pensaba por el comentario que días atrás había hecho Donald Trump sobre Greta respondió: «Probablemente te frustre, pero no comparto la emoción de todos por Greta Thunberg». 

Sin llegar a condenar a los padres o a los representantes de la adolescente, dijo que deberíamos tener cuidado cuando los niños o adolescentes son usados por otra persona en su propio beneficio económico o de otro tipo. Expresó que Greta debería darse cuenta de que estamos en un mundo multifacético, y es por eso por lo que hay personas en África o Asia que no tienen el mismo nivel de vida que en Suecia; que no sabía si alguien le había explicado cuanto costaba la energía renovable; y que, a pesar de la cantidad de energía solar que podría extraerse de estos países, el nivel de desarrollo de estos lo impedía.

Por otra parte, son muchas las personalidades que han mostrado su apoyo a la joven. Es el ejemplo de Barak Obama que la apoyó a través de su fundación “The Obama Fundation” o Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, que declaró que en los próximos años se invertiría más dinero a la causa. Además, ha recibido el apoyo de otros personajes del mundo del espectáculo como Leonardo Di Caprio, Seth McFarlane o Camilla Cabello. 

Bajo mi punto de vista, podríamos decir que, aunque en un principio era lo importante, en la actualidad este mensaje ha quedado eclipsado por la figura de la joven activista, pudiendo incluso hacer que se distorsione antes de llegar al público.

Hace poco Greta expresó que quería que el mensaje llegase al continente americano y para ello decidió realizar un viaje en un barco hasta América, pues está en contra de los viajes en avión. ¿Dónde saltó la controversia? En el fondo está bien pensado, pero todo esto cuesta un dinero que, igual que todos sus proyectos, fue patrocinado por BMW, un banco suizo y la familia real de Mónaco. Cuando esto salió a la luz, las críticas le llovieron y ésta simplemente se escusó diciendo que el dinero dado por la marca de coches sería retirado; pero ni por esas se la creyó.

A todo esto, se le suma, la influencia que está teniendo su familia sobre ella. Malena Ernman y Svante Thunberg, sus padres, son los que le empezaron a dar voz en el tema. Su padre, su actual representante, opina que, a pesar de no estar de acuerdo con que su hija no vaya al colegio, prefiere eso a que se quede en su casa y se deprima. 

No solo es la influencia familiar lo que está afectando a Thunberg, es también la cantidad de partidos políticos que se están aprovechando de su mensaje e imagen, en un principio inocente, para conseguir repercusión mediática en beneficio propio.

Por otro lado, ejerce un gran poder tanto a nivel social, influenciando de manera positiva a los jóvenes con sus manifestaciones de “Fridays for Future” haciéndonos pensar que no sólo reciclando se salva el planeta, como a nivel gubernamental, ya su movimiento está provocando que algunos gobiernos se vean forzados a posicionarse al respecto. Incluso se ha llegado a hablar de ella como candidata al próximo Premio Nobel de la paz.

Y es que a fin de cuentas puede que la chica no sea el mejor prototipo, puede que se esté equivocando o que esté siendo manipulada; pero si el mundo ha despertado y ha conseguido ver la realidad, de una forma u otra, no podemos hacer otra cosa que darle las gracias.

Por tanto, lo que debemos plantearnos es, ¿es su mensaje suficientemente importante como para hacer crecer a la sociedad, dejando a un lado las opiniones y los pormenores? O por el contrario ¿está su imagen tan polarizada que oculta la importancia del mensaje que pretende transmitir?

Así pues, el debate está servido.

Artículos relacionados

pexels-pixabay-128867
Rafael Jiménez, debatiente en Cánovas Fundación y estudiante de Derecho y ADE, nos trae un debate relativo al abanico de posibilidades económicas que se abren para poder subsanar los efectos de la Covid-19.
pexels-brotin-biswas-518543
¿Dónde reside el límite entre la noticia y la privacidad? Jose García Nieto, graduado en Periodismo, trae la pregunta a modo de debate.
668443500_223905644_1024x576
No es solo participar, sino también tolerar, ser un simple espectador. Rodrigo Soriano Palomo trae el cada vez más frecuente bullying a debate. ¿Estamos haciendo todo lo posible para frenarlo?
X