Francisco Hernández García

Formador Universitario de Cánovas Fundación en Cánovas Madrid, Graduado en Derecho por la UCM y actualmente cursando Máster de Acceso a la Profesión de Abogado en la UCJC. Conclusor. Campeón y debatiente en casi cada formato existente. A veces también organiza cosas como torneos, mesas redondas, think-tanks y formaciones, pero solo en sus ratos libres. Este es Francisco Hernández.
IMG_20180611_234314_571-7b14b2da-960w (1)

Abriendo la entrevista como siempre, ¿cómo y cuándo entraste en el mundo del debate?

Tenía dos compañeros de clase en el Colegio Montpellier, los señores Pablo Álvarez y Miguel García, que en primero habían participado en un torneo. Durante una clase de “Dialogo Fe y Cultura” hicimos un debate sobre las armas en EEUU y, como de costumbre me aburría, decidí buscar datos a favor de ellas, dado que más que un debate eso parecía una oda al pacifismo en Norteamérica. Por alguna razón, (posiblemente porque les faltaba uno para debatir), decidieron que sería un buen componente para su equipo de debate. En una semana nos plantamos en Mollina en el I Interescolar de Cánovas fundación y el resto son historias de abuelete, aunque a Alejandro Pena y Beatriz Valcarce les haría ilusión recordarlas (o no).

Ya que me mencionas que llevas aquí suficiente para ser considerado abuelo… ¿Ha cambiado mucho el mundo del debate? ¿Crees que actualmente está en un buen momento?

Ha cambiado muchísimo. Creo que cada vez el mundo del debate es más y más grande. Cada año nacen nuevos clubes en universidades que no tenían ninguna trayectoria en este mundo, además aparecen novatos de debajo de las piedras motivados y con ganas de competir en todos los torneos posibles. 

Nos encontramos en un momento de expansión y es por tanto un gran riesgo, siendo asimismo una gran oportunidad. Es sin duda buen momento para concretar que queremos que sea esto que estamos creando todos juntos, y siento que los clubes deben hacer un gran esfuerzo conjunto por entenderse y ayudarse a crear cada vez más sinergia entre ellos, con más cooperación y organización estableciendo un circuito no solo amplio, que ya lo es, sino cada vez más serio y organizado.

Y en tu opinión, ¿qué crees que le falta y le sobra al mundo del debate?

Esta posiblemente sea la pregunta más difícil para mí, porque creo que cada uno tiene una visión particular del debate. Es por eso que, en relación con la pregunta anterior, creo que hace falta una visión más de conjunto que de individuo. Aun así, contestaré con mi opinión personal. Al debate le falta en mi opinión visión de utilidad. Me explico, creo que cada vez mas tiende a ser solo una competición por competición, cosa que por si misma no es malo, pero es una deriva que elimina un componente importantísimo de la actividad. Los feedbacks cada vez más están enfocados a la explicación de por qué un equipo pierde frente a otro y se olvidan de lo más importante: 

¿Cuáles han sido los fallos de tu línea? ¿Qué elementos argumentativos no han sido utilizados? ¿Qué has de mejorar para que tu intervención de un salto de calidad? Y un largo etcétera de cuestiones que un feedback debería tener para que saques el máximo partido y desarrolles tus habilidades de manera completa. No solo cuales son los puntos que en ese debate concreto, en ese momento determinado, podrías haber dicho o no dicho para rascar unos ítems, que no te van a aportar nada en tu formación como debatiente. La competición es algo que ya está implícito en la actividad, hay fase de grupos eliminatoria y un campeón con su respectivo premio, creo que hay que hacer hincapié en la formación durante los torneos si no queremos que se convierta en una mera liga de fútbol del distrito.

En cuanto a que le sobra al mundo del debate, creo que sería esa visión de Liga Pokemon que todos hemos tenido alguna vez. Ir de torneo en torneo con el objetivo único de ganar todos para ser el campeón de Kanto. Creo que ir a un torneo con la intención de ganarlo es lo correcto. (No me malinterpretéis, yo soy el primero en ser competitivo y creo que es una virtud que te lleva a mejorar en cada oportunidad). Pero muy distinto es que el objetivo sea ganar por ganar. Creo que lo que le falta el espíritu de ir a ganar pero no por salir campeón sino por aprender.

No quiero hacer muchas más referencias a  experiencia o a tu edad, pero… ¿Cuál es el momento más complicado al que te has enfrentado como debatiente?

Esta entrevista, supongo que cuando te la hacen es porque se confirma que esta viejo, ¿no?

Sin bromas, y en relación a mi vejez, he de decir que el momento más complicado ha sido reciente y es un reto que se me propuso hace unos pocos meses. Para los que no me conozcan soy una persona que adora el formato académico – Spoiler -, y que ha participado en todos los torneos del formato existente como formador o juez, por tanto es un formato que conozco muy bien. Un día de julio, Beatriz Jimenez, ex alumna de escolar (amiga y persona maravillosa), me dijo que quería participar conmigo en BP a lo largo de este curso. Yo de este formato hasta ese momento sabía bien poco. Había participado en dos torneos para conocerlo y recibido un par de formaciones, me había interesado por él y por sus técnicas de argumentación sobre todo, pero no me había llamado la atención más allá de cosas puntuales. Y lo mas importante: yo ya estaba “retirado”. Aun no sé qué removió aquel día en mi persona. Tal vez pensara que en septiembre se olvidaría, o se me ocurriría alguna excusa genial para no seguir debatiendo. Ya os aviso que eso no pasa. Pero ocurrió, y en septiembre estábamos en Barcelona participando en el I Torneo GAD-UAB.

Para mí, ese torneo y los que han venido después, así como muchas otras horas de preparación personal posteriores, han sido el momento más complicado al que me he enfrentado jamás como debatiente, salir de una zona de confort propiciada por un formato que te gusta, donde ya has hecho todo lo que podrías hacer y aprendido casi todo lo que podrías aprender. Yo estaba en la comodidad del “retiro”, y pasar de no tener que enfrentarte a ningún reto para adentrarte en un formato distinto, donde te conviertes en un novato con “las manos vacías y pies sin caminar”, para un viejo como yo no es fácil. Pero como cada gran riesgo es una gran oportunidad y he aprovechado para ir llenando esas manos y dar pasos junto a Bea. Estoy aprendiendo y disfrutando de volver a formarme día a día y espero seguir aprendiendo cada día un poquito más con esa ilusión de comenzar un nuevo camino.

Si que se ve que eres muy académico. ¿Cuál dirías que es tu posición favorita en un equipo? ¿Por qué?

Conclusión. Ser conclusor sin duda es lo que mas feliz me ha hecho como debatiente. Por un lado es una respuesta emocional, y por tanto irracional, como ser de un equipo de fútbol. Me gusta y me llena. 

Creo que cada persona encuentra algo así en su posición favorita como debatiente, pero aprovecho para dar una respuesta también racional. Una conclusión tiene algo de alegato final, tienes en tu mano la oportunidad de organizar las ideas que quedan flotando a lo largo de todo el debate y realizar una exposición detallada de por qué todo tiene un sentido en contraposición a lo que pueda haber expuesto la parte contraria. Tiene una mística que ninguna otra posición tiene. 

En mi opinión, está muy infravalorada y solo se tiene en cuenta cuando un gran conclusor realiza una conclusión brillante. Soy consciente de que se suele convertir en un resumen parcial y aburrido de lo que ha sido el debate, y creo que está en la mano de los conclusores que sabemos que es algo más en enseñar a hacerlas correctamente con el brillo y la persuasión que solo esta intervención tiene para que esto cambie.

«Shout out» para las extensiones, tienen algo que me fascina, aun estoy aprendiendo a quererlas pero nunca superarán a mi querida conclusión.

Última referencia a tu edad, lo prometo. Has estado en un millar de torneos. Si te diesen la oportunidad de repetir uno solo, con los conocimientos y la experiencia que tienes ahora, ¿cuál escogerías?

Por ego, diría que el primer Cánovas universitario en el que participé, que era nuestro primer torneo universitario. Hoy en día, viendo las líneas en el Drive y recordando mis intervenciones me doy hasta pena. (Se ríe).

Realmente no repetiría ninguno. De verdad que a mi ego de Ash Ketchum le encantaría repetir aquellos que perdí para ganarlos, pero sinceramente creo que cada torneo en el que he participado me ha llevado a aprender cosas nuevas. Cada error y fracaso me ha llevado a mejorar y desarrollar un poco mas mis capacidades y es algo que no cambiaría por un diploma o una placa.

Ya que me cuentas tus fallos de principiante… Si tuvieses que dar un consejo a la gente que va a empezar en debate, ¿qué les dirías?

No lo hagas, no empieces, vas a perder innumerables horas de sueño y estudio, vas a suspender alguna que otra asignatura y tus padres se van a enfadar contigo casi tanto como tu profesor de Administrativo por faltar a todas las clases de los viernes. 

Tonterías aparte, disfruta del camino porque es único. Todo el mundo te habrá dicho ya lo importante de la oratoria y lo mucho que vas a aprender, pero yo te aconsejo y te pido que nunca, nunca te rindas. Aprovecha cada torneo y cada formación para medirte a ti mismo no importa si te enfrentas al veterano mas veterano o al novato más novato, la competición real es únicamente contigo mismo. Rétate y aprende, utiliza el medio como herramienta para convertirte en mejor orador en tu día a día para que el día de mañana, cuando te retires, puedas pensar orgulloso que has exprimido hasta la ultima gota de tu capacidad y puedas utilizar desde entonces todo lo aprendido para ser un mejor profesional y una mejor persona.

Nos has hecho spoiler antes, pero esta es obligatoria. ¿Académico o BP? ¿Por qué?

Académico. Si leéis (y os lo recomiendo) otras entrevistas del debatiente, os dirán lo bueno que es complementarlos, y estoy de acuerdo. Pero esta pregunta entiendo que no es hablar de lo bueno que tiene cada formato, y eso ya lo hemos leído muchas veces.

ACADÉMICO es en mi opinión la mejor herramienta profesional que un estudiante tiene a su alcance. Búsqueda de información de una manera ordenada y eficaz con su necesaria comprensión, selección de fuentes veraces y formadas, construcción de una narrativa coherente que de respuesta a una problemática existente y actual… Esto no es más que un instrumento fundamental para un profesional. Enfrentarte a un problema con un conocimiento real del mismo, y contraponer ideas para encontrar la mejor solución posible.

Como persona, ciudadano o individuo, creo que tiene además un componente formativo increíble. Cada torneo es una práctica para el mundo real, es una oportunidad de entrenarse para ser un mejor ciudadano, que lee y no solo lee si no que busca ir mas allá, y comprender aquello que escucha en su totalidad, que forma una opinión basada en un conocimiento real y completo del tema con actitud crítica convirtiéndose en un individuo mas racional y formal… En definitiva, una mejor persona, o al menos una persona capaz de aportar a la sociedad algo más que una simple opinión ideológica o sentimental.

Sinceramente, creo que me harían falta 3 libros y una película para explicar completamente lo que aporta utilizado como herramienta este formato, y será mejor que me paréis en algún torneo y debatamos extensamente sobre el tema.

Viendo tu aventura en el mundillo del BP, ¿tienes pensado ir al CMUDE antes de retirarte?

CMUDE nunca ha sido para mí un objetivo, pero como debatiente nunca diría que no a un reto como tal. Creo que es una oportunidad muy bonita para medirte a ti mismo y dar todo en un ambiente de nivel. Tal vez esté viejo y llegue tarde a este reto, pero si se da la oportunidad de competir en CMUDE, para mí sería imposible no atreverme a intentarlo.

Y con todo tu recorrido de este mundillo, ¿cuál dirías que es tu referente personal en el mundo del debate?

No tengo ningún referente como tal. Creo que mi referente es un ideal de Francisco Hernández al que siempre he intentado alcanzar y superar. Para ello he buscado aprender de cada uno de mis compañeros de equipo, que siempre me han parecido grandes personas y debatientes, cada uno con una habilidad especial propia de su persona. También de mis rivales, dando igual su nivel. Creo que cada debatiente tiene algo único que le hace ser mejor que tú en algo, y siempre habrá personas que te superen, así que más que un referente, podría decir que tengo tantos como personas que he conocido y que me han enseñado algo directa o indirectamente que antes no sabía, ya sea debatiendo con ellos o retándome un fin de semana más para ser mejor.

Y para la conclusión, si tuvieses que concluir toda tu vida en el debate con una frase ¿cuál sería?

Sapere Aude.

Artículos relacionados

6FE058A5-8926-4524-91F4-143982A65001
¿Cómo es el día a día de un portavoz parlamentario? ¿Qué claves deben sustentar sus discursos? ¿Cómo funciona una negociación parlamentaria? Hoy, Edmundo Bal, en ElDebatiente.
entrevista-chandani-montanez
Estudiante de 4º del doble grado de Economía y ADE (formación bilingüe), Coordinadora General Adjunta de Cánovas Fundación, Campeona Nacional de Debate Académico Universitario y formadora de debate escolar y universitario.
pablo-960w (1)
Debatiente desde hace dos años, es presidente de la Sociedad de Debate de la Universidad Autónoma de Madrid, defensor del formato parlamentario, organizador de torneos, subcampeón del CMUDE… Pablo Molins Ruano no para, ni parece que tenga intención de hacerlo pronto.
X