Guillermo Díaz

ElDebatiente tiene el honor de entrevistar a Guillermo Díaz, Diputado en el Congreso, Viceportavoz Nacional de Ciudadanos y Vicepresidente de Cánovas Fundación.
foto definitiva entrevista guillermo

Hoy, en ElDebatiente, tenemos la suerte de poder entrevistar a Guillermo Díaz, a quien muchos conoceréis por ser Diputado en el Congreso. Sin embargo, también es Viceportavoz Nacional de Ciudadanos, abogado, autor de libros y Vicepresidente de Cánovas Fundación, y quién sabe qué más aprenderá ElDebatiente sobre él.

En primer lugar, muchísimas gracias, Guillermo, por estar aquí y compartir un ratito con nosotros.

Encantado, aquí estoy en casa.

Aunque ahora mismo sigues en activo, nos gustaría empezar pidiéndote que nos cuentes qué es lo que has aprendido todos estos años en política y cómo te ha servido para tu día a día.

Pues, en primer lugar, me ha servido para ver cuáles son los resortes de la democracia y de un Estado de Derecho, cómo funciona la gran división, dónde empieza la parte política, dónde acaba, dónde empieza la parte funcionarial y cómo los altos funcionarios del Estado engranan todo ello. 

Luego, he aprendido que la democracia es frágil. El Estado es fuerte, pero la democracia puede llegar a ser frágil si desde la parte política se le se le ataca o se intenta influir tal que la política acabe metida en todos los aspectos de la democracia. Corre el riesgo de ir hacia atrás, cuestión que también he visto en estos años de forma llamativa. 

Y, ya a nivel personal, lo que más me llevo es a aprender temas nuevos, a haberme familiarizado con un algo nuevo de manera pronta (porque en el Congreso de los Diputados tocas toda la amplitud de todos los temas del Estado). He aprendido, creo, a comunicar. He mejorado al hablar en público y, aunque tenía mucha experiencia en radio, nunca había tenido la exposición mediática que ahora tengo, y creo que he ganado habilidades en ese sentido. 

Por otra parte, he aprendido que tenemos un sistema democrático que, aunque, como he dicho al principio, es frágil, cuenta con una Constitución ejemplar, y que tenemos un Sistema Parlamentario mejorable en cuanto a la Ley Electoral, si bien me gusta mucho cómo el poder de las Cortes es muy representativo, cosa que está engarzada con el espíritu de 1812 de la Constitución liberal, que a mí me encanta, pues una Constitución que se hace en esas circunstancias me parece fascinante, una historia increíble. Invaden España, empezamos a perder todas las batallas menos Bailén y unos señores se van a la única zona que queda sin invadir, Cádiz, y los tíos, cercados por el Ejército más poderoso del mundo, experto en matar españoles, el francés, se ponen a redactar una Constitución por la España que vendrá y que es la semilla de todo esto.

Bueno, ya sabemos que gracias a lo que nos contabas te has convertido en un experto en comunicación y cuando te hemos visto subido en la tribuna del Congreso tu discurso y tus palabras han atravesado pantallas, hasta incluso llegar a ser virales en las redes sociales. ¿Cuáles son los factores claves? ¿Cuáles son tus trucos?

El primero de todos, y lo aprendí de un tipo que me cae muy mal, Roger Ailes, inventor de la Fox y que luego hizo campaña para ayudar a Reagan de forma brillante en los tiempos de transformación de la radio y la televisión, es que no debes hacer nunca nada distinto a ti, ya que al principio tiendes a imitar a otros, pues tienes referentes. 

En mi caso, yo entre ellos veía, por ejemplo, a Rivera, y me gustaba mucho. Tiendes a imitarles, a intentar hacerlo igual, lo que fue un error de inicio que hoy no repetiría, porque me he dado cuenta de que siempre tienes que ser tú. Si no te reconoces en lo que estás diciendo, imitarás a otro, y nunca es mejor, nunca vas a ser mejor que otro imitándolo. 

Yo no digo que sea mejor que otros, pero desde luego soy el mejor haciendo de mí mismo. Entonces, ¿qué hice? Empecé a adaptar los discursos a mí, no adaptarme yo a los discursos. A mí me gusta la historia, el cine, los cómics, la divulgación científica y así comencé a adaptar esos discursos a lo que yo sabía hacer. Al principio costaba un poco y, de pronto (esto me lo reconocen todos los diputados de todos los partidos e incluso la Presidenta del Congreso en algún momento determinado), conseguí discursos “muy de autor”, un estilo muy personal porque me autoimpuse esa enseñanza de que tú eres parte del mensaje, que es la enseñanza más importante que he aprendido. 

Después, he aprendido también que si vas sin preparar, lo harás mal. Esa es una norma, si vas sin preparar, mejor no vayas. Jamás me he subido a la tribuna del Congreso, nunca, sin preparar, excepto una vez, que fue por una circunstancia muy sobrevenida de un error grande que hubo. 

Está claro que tenemos que ser uno mismo y prepararnos las cosas para hacerlo bien.

Sí, no se improvisa.

Has mencionado a Albert Rivera, a quién también hemos entrevistado en esta casa, pues él estuvo en el mundo del debate.

No sé si sabrás que en el debate académico hay cuatro roles: está el Introductor, que es el que introduce toda la línea argumental que se va a desarrollar y empieza a desarrollar los argumentos, el Refutador, que ya los desarrolla y refuta un poco lo que es la línea del equipo contrario, el Contrarrefutador, que lo termina de refutar y reconstruye su propia línea, y el conclusor, que recoge todo lo que ha ocurrido en el debate y lo pone en su intervención. 

Entonces, de estos cuatro roles, ¿con cuál te identificas más?

A mí me gustaría ser el contrarrefutador porque te puedes guardar los golpes más duros para la línea argumental contraria y sorprenderles. Incluso, en un momento determinado, romper la línea que van siguiendo todos y sorprender con algo que no se esperen, cosa que yo he hecho en algún debate con algún Ministro. El factor sorpresa en el debate es fundamental y el sentido de humor también, que a veces lo echo de menos.

También se usa en los debates y es un factor sorpresa. ¿Cuál es tu vinculación con el mundo del debate universitario en general?

Mi vinculación real llega a través de Cánovas. Cuando entro en la Fundación, bueno, la hago, pues soy de los fundadores junto con Joaquín, Miguel Ángel o Paco, yo tenía experiencia como comunicador en la radio o como conferenciante de temas muy frikis, no nos vamos a engañar, pero no tenía experiencia en el mundo universitario, ni en el escolar, pero es verdad que me di cuenta de que en realidad es adaptar todo al formato. La comunicación se aprende, y también he de reconocer que en cierto modo se lleva en la sangre, hay gente que nace con unas dotes comunicativas avanzadas y hay gente que no, todo se puede trabajar. Si naces con dotes comunicativas y no las trabajas, no serás bueno, si naces sin dotes comunicativas, pero las trabajas, puedes llegar a ser un buen comunicador, pero la clave llega si naces el buen comunicador y lo trabajas.

¿Y tú naciste como buen comunicador?

No lo sé, no me atrevo a decirlo. Sí es verdad que siempre me ha gustado hablar, divulgar, contar cosas. En cuanto leo algo interesante, estoy pensando a quién contárselo, pero la respuesta a la pregunta tendrán que decidirla los demás, aunque es verdad que sí creo que he conseguido un estilo propio y una forma de contar las cosas propias.

¿Qué consejo le darías a nuestros lectores que se quieren dedicar a la política? Porque sabemos que tenemos varios.

Que esperen. Depende de la edad que tengan, pero que no empiecen en las juventudes de un partido y hagan tirolina directamente a un cargo político. Yo aconsejaría que esperen, que trabajen, que tengan una profesión, que sepan buscarse la vida, pero que no empiecen viviendo de eso, que es nefasto porque dependerán siempre entonces de la voluntad de los jefes del partido para tener ese cargo, y de que te voten. Además, perderás la toma de tierra y el contacto con la sociedad que pretendes representar. La vida en las sedes de los partidos se parece muy poco a la vida en la calle, los sueldos en diputaciones, en ayuntamientos de ciudades grandes o en el Congreso de Diputados, se parecen muy poco a los sueldos que con el mismo nivel de preparación, incluso, puedes tener en la vida civil. 

Entonces, yo lo que aconsejo es que esperen, porque yo no tuve cargo institucional hasta los 38 años con ya dieciséis/diecisiete años cotizados, y tengo una profesión y no me da miedo perder el escaño, pero además creo me ha servido mucho mi experiencia previa. Yo he hecho nóminas, he hecho entrevistas de trabajo, he hecho tanto para proporcionar puestos de trabajo como para aspirar a ellos, vivido situaciones de crisis, he tenido miedo a que me despidan, he cambiado de empresa… todas esas cosas que son importantes que los políticos las vivan.

Para finalizar, dentro de unos años, ¿cómo te gustaría que te recordarán?

Qué buena pregunta. Me gustaría que me recordaran como quién cambió el marco a la hora de enfrentarse al nacionalismo en el Congreso de los Diputados.

Cuando yo llegué, el nacionalismo estaba todo el día hablando de si España franquista, que si los españolistas éramos fascistas y los pobres nacionalistas catalanes eran víctimas del fascismo. El PNV iba dando lecciones de moral por todos lados y yo (y esto sí fui yo el primero porque he repasado hasta los diarios de sesiones) empecé a combatir la historia con historia: Esquerra decía que nosotros éramos franquistas y yo decía “no, miren, ustedes tuvieron de Diputado por Esquerra el hermano de Franco. Son ustedes, Esquerra Republicana, quiénes tuvieron a Ramón Franco Bahamonde, lo hicieron Diputado para después bombardear Barcelona desde un avión, o sea, el único Diputado de España que ha bombardeado Barcelona es de Esquerra”. Al PNV, cuando llamó fascistas a otros, les dije “no, perdone, el único partido de esta Cámara que ha llegado a un acuerdo con Mussolini es el PNV, que llegó a un acuerdo con Mussolini para entregar Santander”, porque los batallones vascos nacionalistas del PNV defendían Santander en aquel momento y, como veían que ya la República perdía la guerra, pactaron entregar Santander y Bilbao a fin de rendir Bilbao sin pegar un tiro, de manera que Franco pudiera coger los altos hornos, y pactaron que en la dirección del PNV se salvaría con los italianos.

Eso no se había contado en el Congreso nunca, por eso no me habla Aitor Esteban, por haber contado esa historia. Se llama el Pacto de Santoña, es bien conocido, está bien registrado y te retiran la palabra porque están acostumbrados. El PNV es una vaca sagrada, que ni PP ni el PSOE tocaban nunca, pues siempre aspiran a pactar con ellos y a mí me gustó mucho remarcar eso, yo creo que hay que hablarles de tú a tú, ellos tienen mucha más basura debajo de la alfombra que la democracia española y yo creo que si yo pudiera dejar esa impronta en el Congreso, que creo que es lo que he innovado, estaría encantado.

Y, luego, elevar en cierto modo o entrar a las cuestiones intelectuales o doctrinales de un debate y que no todo esté sometido al zasca al efectismo o a la gracia de turno.

Como amantes de la palabra y del buen debate, no podemos más que darte la razón en esto último. Muchísimas gracias Guillermo por concedernos esta entrevista, estamos encantados de haberte acogido en nuestra casa. 

Al resto, queridos lectores, nos despedimos de este gran año, ha sido un placer. Nos veremos próximamente aquí, en ElDebatiente, la casa común del debate en español.

Artículos relacionados

IMG_9360
Pepa Millán, portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, nos concede una entrevista en la Sacristía del Parlamento Andaluz. Descubre cómo entró a la política, qué cambiaría en España y el consejo que le daría a un futuro político. ¿De verdad te lo vas a perder?
28700726_856653744541264_8956776086451029793_o-960w (1)
Tiene los suficientes títulos murcianos como para considerarlo alcalde. Presidente del Club de Debate de Murcia, Director de los proyectos conjuntos con la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Coordinador de las formaciones de la Universidad de Murcia, así como de los Centros de Secundaria, entre otros.
WhatsApp+Image+2020-04-21+at+11.11.32-960w (1)
Apasionado formador y miembro del Aula de debate de la UCO. Debatiente nacional, lleva en sus espaldas numerosos torneos y organizaciones. Mejor orador, que se defiende tanto en académico como en BP. Así es Javier Ruíz Riquelme, más conocido como ‘Riquelme’ a secas.
X