Imanol Goicoechea de Arquer

residente del Club de Debate de Asturias, estudiante del Doble Grado en Matemáticas y Física y apasionado de muchas aficiones: desde las nuevas tecnologías hasta los coches, pasando por el deporte, lectura, economía, política, etc.  
fotoentrevista-c912a288-960w (1)

Como siempre, vamos a empezar por el principio, ¿cómo y cuándo entraste en el mundo del debate?

Empecé en el mundo del debate cuando estaba en segundo de carrera, allá por el año 2016, porque me enteré de que existía algo llamado debate académico, y que en la Universidad de Oviedo había un torneo. Tuve la enorme suerte de encontrar un grupo de gente con quien competir y, a pesar de no ganar nada, me gustó la experiencia, y hasta hoy.

La gente con la que compartimos este mundillo es importante. Muchas veces conocemos a esta gente a través de los clubes

¿Tienes tú un sentimiento de pertenencia a tu club? Y en caso de ser afirmativo, ¿es bueno o malo tenerlo?

Sí que tengo sentimiento de pertenencia a mi club, porque es algo en lo que he trabajado y dedicado bastantes horas. Creo que el sentimiento de pertenencia a algo, ya sea un club o cualquier otra entidad, no es bueno o malo per sé, sino que puede ser bueno o malo en función del enfoque con el que se tome. En mi caso el sentimiento de pertenencia implica dedicar tiempo y trabajo a buscar lo que creo que es mejor para el club y sus socios, lo cual implica abrirse y buscar sinergias con otras asociaciones y organismos, y en ese caso creo que es bueno. Pero si el sentimiento de pertenencia al club implicará el aislamiento del resto del mundo y la idea de ser mejor que el resto entonces creo que sería malo. 

Vamos a ponernos un poco sentimentales. ¿Cuál dirías que es tu mejor experiencia en el mundo del debate?

No podría hablar de una única mejor experiencia porque en el tiempo que llevo haciendo debate he tenido infinidad de experiencias maravillosas. Algunas de ellas han sido las dos ligas nacionales de debate académico G9 a las que tuve la suerte de acudir, la primera liga interna de debate BP a la que fui, o mi primer —y, hasta que vaya al Open de Barcelona, único— torneo de BP en inglés, el curso pasado en Rotterdam. Todas ellas son experiencias de las que guardo muy buen recuerdo.

Ya que me mencionas ambos formatos… Si te diesen a elegir, ¿Académico o BP? ¿Por qué?

A mí personalmente me gusta más el BP, pero no creo que haya un formato objetivamente mejor que el otro, simplemente es una decisión personal.

El académico me resultó muy interesante cuando empecé, y me proporcionó muchos recursos extremadamente útiles tanto académica como profesionalmente. Pero llegó un punto en el que el proceso de preparación y competición se me hizo repetitivo e incluso anodino, por ser siempre similar y estar mucho tiempo con el mismo tema.

Ahora mismo prefiero el BP porque es mucho más espontáneo y los temas generalmente me parecen más interesantes. La preparación también me parece más entretenida, porque aquí no se trata de saber muchísimo de un tema sino de conocer y entender el mundo en general.

Y siguiendo con las comprometidas, ¿qué crees que le falta y le sobra al mundo del debate? 

Creo que hay algo que todavía sobra, y es el elitismo económico. El coste que tiene competir en debate, especialmente para alguien de una asociación periférica, es altísimo, puesto que hay que afrontar el pago de transporte, alojamiento, inscripción, y en bastantes casos incluso la compra de etiqueta. Y lo que creo que en general falta es lo que podría ser la solución: hacer llegar al mundo empresarial que el debate es una actividad muy interesante a nivel formativo, que aporta muchas de las ahora tan demandadas soft skills, y por tanto una colaboración puede ser muy beneficiosa para ambas partes.

Es cierto que las skills que se obtienen en debate pueden ser de gran ayuda de cara a un futuro trabajo. ¿Qué dirías que te ha aportado a ti en el ámbito profesional?

El debate me ha aportado muchísimo y, además, aunque cuando empecé no me lo habría ni siquiera imaginado, por varias vías distintas:

Como debatiente he aprendido que las cosas no son blancas o negras, y a entender otros puntos de vista y opiniones dejando atrás los prejuicios y valorándolos desde cero, hasta llegar no solo a entenderlos sino también a poder defenderlos. También me ha aportado una mayor confianza y solvencia a la hora de exponer un informe técnico.

Como juez me ha aportado el ser capaz de evaluar el trabajo hecho por otras personas, dar una explicación razonada —unas veces más acertada que otras— sobre el veredicto y comprender que cualquier persona que evalúe a otras tiene una gran responsabilidad.

Como presidente he aprendido la importancia de trabajar en equipo y coordinar las habilidades de cada uno, para poder, con el pequeño —y no tan pequeño— trabajo de muchos sacar adelante grandes iniciativas. También me ha enseñado a ser más proactivo y no tener miedo de intentar sacar proyectos o ideas adelante.

Y no sólo viéndolo desde el punto de los participantes, ¿cómo se vive un torneo desde la perspectiva de organización?

Ahora mismo estamos organizando el I Torneo Uniovi-CDA, que será un torneo “interno abierto”: con muchos equipos de nuestra asociación, pero también varios de fuera. Está siendo una experiencia realmente interesante porque hay muchísimos factores que se deben tener en cuenta: conseguir un buen CA, que venga gente —pero en un múltiplo de 4—, dónde se van a hacer las comidas y actividades sociales, conseguir los espacios, ir anunciando las cosas en redes sociales, buscar patrocinios, y un largo etcétera. También es especialmente emocionante cuando, gracias al trabajo de todos, se va viendo que el trabajo sale adelante.

Como ya es costumbre preguntar, si tuvieses que dar un consejo a la gente joven que va a empezar en debate, ¿qué les dirías?

Les diría que van a ver a mucha gente que lo hace mucho mejor que ellos, pero que esto no les tiene que desmotivar, sino servirles de estímulo y para ver lo que pueden ser ellos el día de mañana. Ver a alguien que lo hace mejor que tú siempre resulta muy didáctico. También les diría que practiquen mucho, sin ningún tipo de vergüenza, y sobre todo que lo disfruten.

Muchos de los que empiezan suelen tomar también un modelo en el que poder proyectarse para mejorar. ¿Cuál dirías que es tu referente en el mundo del debate?

Afortunadamente el mundo del debate está lleno de personas con muchísimos conocimientos y siempre dispuestas a ayudar, y esto hace que contestar a esta pregunta sea muy difícil. 

Dentro del circuito internacional alguien que me gusta mucho es Olivia Sundberg, y en el circuito español podría mencionar a decenas de personas, pero por decir solo unos pocos nombres diría a María García y Carmen Vallecillo, Antonio Fabregat y Javier de la Puerta, y especialmente Aida González, por ser mi primera formadora en BP.

Para cerrar, si tuvieses que concluir toda tu vida en el debate con una frase ¿cuál sería?

Para mí el debate es una actividad intelectualmente estimulante y creativa, que creo que me ayuda a ser mejor persona y que complementa mi formación con habilidades que considero que son esenciales en el mundo actual.

Artículos relacionados

WhatsApp-Image-2022-03-18-at-11.33.29-1
Graduado en Biotecnología, trabaja como consultor farmacéutico y es actualmente uno de los pilares de Elías Ahúja. Desarrolló su etapa como debatiente consiguiendo participar en múltiples finales, llegando a ganar el IV UAM y el V BP URJC. En CMUDE 19 se proclamó 5º mejor orador y octavofinalista. Desde entonces, se dedica a adjudicar y juzgar allá donde sus alumnos le pidan ir.
WhatsApp+Image+2018-10-30+at+10.04.37-960w (1)
Estudiante de derecho y ADE, participante de numerosos torneos, entre los que se encuentran varios CMUDE. Debatiente y formadora en Cánovas Fundación. Refutadora por naturaleza, Beatriz Picardo es una de las muchas mujeres que componen el mundo del debate (y de las que además hacen que este sea cada vez más grande). Tras un año en el extranjero vuelve al mundo del debate pisando fuerte
Álvaro+(blanco+y+negro)-960w (1)
Debatiente desde hace seis años, formador y juez desde hace cuatro. Subcampeón del CMUDE 2017 en Guatemala, campeón en los torneos: II Torneo Académico Séneca, I y II Torneos de Debate Europe Direct, I Torneo de Debate Académico en el Parlamento de Andalucía, V Torneo de debate de la Universidad Complutense-IE… Podría seguir, pero creo que pilláis el concepto. Álvaro es bueno debatiendo. Ahora bien, ¿será igual de bueno contestando a mis preguntas?
X