Manuel T. Fukuda León.

Manuel T. Fukuda León es de Madrid. Estudia el Doble Grado de Derecho y Filosofía en la Universidad Complutense. Es expresidente y exformador de su asociación de debates, Sociedad de Debates Complutense (SDC) y fue cuartofinalista en el Campeonato Mundial de Debate en español en Lima, Perú, 2019.
WhatsApp-Image-2022-04-25-at-1.16.01-PM

Es un placer tenerte aquí Fukuda. Conocemos de ti porque el mundo del debate es pequeño, pero queremos profundizar aún más en tu figura. Antes de preguntarte cómo empezaste en este mundillo (pregunta estrella en nuestras entrevistas), quisiera que nos definieras qué es para ti el debate.

Bueno, esta es una pregunta sencilla y a la vez difícil. Pero vamos, en general entiendo el debate como un juego o deporte mental, enmarcado sobre todo en el ámbito académico, como en el colegio o la universidad, y cuyo objetivo es ganar al rival siendo más persuasivo que él. Esto siempre dentro de las reglas del propio juego; no son las mismas reglas las del formato académico que las del formato parlamentario británico.

Y por cierto, lo de que el debate es un “juego”, que no se me entienda como ningún desprecio, al contrario. El fútbol, el ajedrez o el monopoly también son juegos, y les profeso un gran respeto. Por eso digo que también se puede considerar como un deporte mental, donde se imponen las capacidades intelectuales de los competidores. Hay también mucho de estrategia, creatividad y agilidad lógico-matemática, incluso de manejo intra e interpersonal.

Lo digo solo para diferenciarlo de la concepción que tenía justo cuando empecé a debatir, que es probablemente la concepción que se tiene desde fuera; y es que el debate parece algo así como una actividad de aprendizaje de la verdad y fuente de obtención de los argumentos verdaderos. También otros lo ven como la expresión máxima de las capacidades de oratoria de las personas, algo tampoco es del todo así.

Sin duda el debate te da ciertas competencias y técnicas que luego se pueden aplicar al resto de cosas de la vida, pero vamos, no hay que olvidar que esto es un deporte y que como tal, al margen de los objetivos de competición o personales que cada uno se quiera plantear, sobretodo hay un fin lúdico. Y no nos engañemos, es que el debate es algo muy divertido.

Y te preguntarás, ¿por qué me hacen definir “debate”, ¿verdad? Bien, porque a veces damos por hecho que el debate andaluz es igual al debate madrileño o al debate gallego, por ejemplo. Por eso, hay veces que es mejor dejar marcado qué es cada cosa. Ahora bien, ¿crees que existe diferencia entre el debate madrileño y el de otra comunidad? A diferencias me refiero a aspectos pequeños, claro está que la modalidad y el debate en sí es el mismo en toda España.

Hmmm… Pues creo que sí que hay algunas diferencias, sobre todo por las peculiaridades que puede tener la infraestructura social y competitiva de debate en cada comunidad. No hay que olvidar que en España esto del debate es algo bastante joven, si no recuerdo mal, los primeros torneos de debate en España empiezan entre los años 2000 y 2005; y no es hasta el 2011 que se hace el primer CMUDE en Venezuela. Y hay que añadir que en esos tiempos creo que había menos de media docena de torneos al año.

Lo que quiero decir es que el debate en España es algo muy joven, y hay diferencias notables entre las estructuras de debate entre comunidades. Hay algunas con muchos clubs y competiciones todas las semanas, y otras no tanto.

Por supuesto hay otro tipo de diferencias. A veces me da la sensación de que fuera de Madrid y Cataluña hay algo menos de ánimo competitivo, igual por eso de que no hay tantísimos torneos. Como que la gente se toma el debate como algo más dirigido a aprender y divertirse. No lo sé, igual me estoy equivocando.

Ahora bien, empecemos contigo. ¿Cómo entraste en este mundo de corbata y acreditación colgando?

Un poco de chiripa. Tenía un amigo de la UFV que no paraba de hablar de su club de debate. La verdad es que parecía algo muy divertido. Así que un miércoles cualquiera decidí encontrar el club de debate que había en mi universidad. Iba con un amigo, y la verdad es que tuvimos bastante suerte, porque en el primer aula que entramos resultó que estaban dando la primera clase del curso de debate de SDC. Y eso que en aquellos tiempos la publicidad era tremendamente limitida.

La verdad es que como actividad no había experimentado nada igual en mi vida, y me enganchó al instante. Dice un buen amigo mío que el debate es una lucha por demostrar quién es el más listo de la sala, y bueno, creo que esa clase de desafío mental engancha mucho.

El debate aporta muchas cosas buenas y a veces, nos enseña también alguna que otra mala… Quisiéramos conocer tu mejor y peor experiencia en el mundillo. Es decir, qué situaciones te han enseñado cosas buenas y cuáles alguna mala que te haya hecho aprender).

Déjame pensar… La verdad es que no recuerdo a grandes rasgos ninguna mala experiencia en mi paso por el debate. Supongo que la vez que peor lo pasé fue en las últimas rondas del CMUDE de Perú de 2019. Es un torneo con una gran expectación y no quieres defraudar a tu asociación, a tu compañero, a tus amigos o a ti mismo. Yo e Iván estamos al borde de entrar o no en el break y la verdad es que en esas últimas rondas la tensión se podía cortar con un cuchillo. Pero no fue una mala experiencia como tal, sino más bien tensa. En general creo que el circuito está lleno de gente con buenas intenciones. Se escapa alguno que otro, pero es algo bastante anecdótico.

Y por el otro lado, buenas experiencias es que tengo un montón. Recuerdo con especial cariño el torneo de Séneca de 2019 o el de Oviedo de 2020. Ese Séneca lo ganamos, y para colmo la final fue UCM 1 contra UCM 2. También me llevé el mejor orador. Fue un muy buen día. Pero más que la victoria en sí, la mejor parte fue lo bien que nos lo pasamos en la fiesta de después, además, nos juntamos un buen grupete de veteranos con un nuevo grupo de novatos; y encima, por ahí andaban Víctor y Alfredo, los que eran nuestros formadores y que siempre habían querido ganar ese torneo y nunca pudieron. La verdad es que ningún trofeo puede superar la fiesta que viene después de que te lo den.

Las personas son clave para mejorar y estar agusto en el mundo del debate. Eso está claro. Pero, ¿qué más cosas clave hay que tener para seguir creciendo en este mundo?

Bueno, depende un poco en el punto en que estés. Al principio, para mejorar, me da la sensación de que con ser bueno y practicar y debatir es suficiente para crecer. Pero a medida que te vas enfrentando a gente que ya lleva haciendo eso varios años, te das cuenta de que con dejarte llevar no es suficiente. Creo que llegados a ese punto tienes que poner un poco de estudio personal para seguir mejorando: analizar preguntas o mociones, practicar turnos en casa, juzgar debates, practicar con tu pareja o equipo, etc… Aún así, parece que hay gente que tiene margen de mejora, pero que se queda en esta fase de estudio personal. Yo creo que hay un escalón más.

Por raro que suene, creo que para dar un último paso lo que hay que tener es un estado mental y psicológico muy específico. Algo que se mezcla entre las ganas de ganar y de debatir y por otro lado cierta tranquilidad. Cuando llegas a un punto de estudio y práctica alto, lo único que te separa de hacer un discurso bueno de uno espectacular es tu actitud y tu estado mental. Obviamente no estoy diciendo que tengas que tener un ego del tamaño de un planeta, pero si que si eres bueno y practicas, lo único que falta es la voluntad y la fuerza mental para ganar. Los buenos debatientes ganan en la cabeza, antes que en el atril. No se me equivoco, pero creo que la mayoría de equipos de primera división de fútbol tienen psicólogos para los jugadores; tal vez deberíamos tener también psicólogos para debatientes para poder alcanzar un estado mental adecuado de cara a los torneos.

Y tus personas favoritas en este mundo, ¿quiénes son? ¿Por qué?

En general para mi, las personas que más me han acompañado son las que más aprecio. En especial todas las personas que hay y ha habido en mi asociación, Sociedad de Debates Complutense. Sobre todo los que han sido mis veteranos como Víctor y Alfredo, o Jose. Así como los que han empezado conmigo como Iván Bejarano. Podría empezar a dejar un sin fin de nombres, pero creo que sería demasiado. Además, hay muchísima gente que fuera de la asociación igual no es tan conocida, pero que son el núcleo de una asociación. Estas cosas no están compuestas por uno o dos famosetes, sino por un cúmulo de gente amable y amigable.

En esta línea, ¿qué crees que aportas a un equipo cuando estáis preparando una moción?

Supongo que aporto cierta tranquilidad. Me dicen mucho que parece que no me suelo poner nervioso. Puede que sea verdad, aunque supongo que hay momentos que incluso puede venirte bien ponerte nervioso. Si estoy en un equipo o en una pareja intento imponer un ambiente de “todo va a salir bien”, pero vamos, no siempre es así.

Los primeros torneos siempre suelen ser una escuela de desastres… Cuéntanos algún torneo donde los nervios se hayan apoderado de ti. Y luego, qué hiciste para remediarlo o cómo se puede solucionar.

Nervios como tal no suele tener muchos. Tal vez el peor debate que he hecho jamás fue el primero. En ese si que estaba nervioso. Mi primer debate de todos fue en el I Torneo Babel en Granada, en 2016 si no recuerdo mal. Creo que debatía contra unas chicas de Cánovas, y la verdad es que fue desastroso. Tenían un argumento horrible acerca de las 16 esencias de la naturaleza humana y como eso les daba la razón. No me parecía un buen argumento, pero yo estaba como un flan y no pude refutar nada. Creo que no dijo ni una frase relevante. Un turno desastroso, de hecho perdimos, pero bueno, creo que a todos nos puede pasar.

Por último ya, quisieramos saber si cambiarías algo de este mundo.

Creo que hay muchísimas cosas que se podrían cambiar. Hay algunas cosas que creo que hacen que a veces los torneos de debate no sean del todo justos, o no funcione del todo bien el circuito. Pero bueno, imagino que eso son cosas que se solucionan introduciendo normas que poco a poco hagan esto más sólido. Por poner un ejemplo, en el formato académico, no hay ningún reglamento o manual que sirva de guía para saber quién debe ganar y quién debe perder; tampoco hay exámenes a los jueces o ningún tipo de valoración en general; es todo bastante caótico. En ese sentido creo que el académico tiene mucho que envidiar al bp; aunque es normal, el académico lleva existiendo 20 años o así, mientras que el bp unos 100. Pero bueno, creo que se podría intentar mejorar un poco este formato para que vuelva a florecer.

Aún así, tal vez lo que más me preocupa la poca sistematización que hay a la hora de asegurar cierto cambio generacional entre unas generaciones y otras. Por ejemplo, me da la sensación de que faltan muchos torneos de novatos, y torneos en los que haya finales de novatos. Sonará raro, pero sin una base fuerte de novatos, este circuito desaparecería en un par de años. Además de que cuando se forma un equipo de adjudicación, casi nunca hay plazas abiertas para que se presente quien quiera, tampoco se suelen promocionar a gente que ha tenido poca o ninguna experiencia, o a novatos. Creo que lo normal es poner a gente con la que tienes un poco más de relación personal o gente con más experiencia, y lo entiendo, pero creo que reservar uno o dos huecos en adjudicación, equidad y tabulación abiertos para que cualquiera se presente podría ser muy positivo.

También creo que, aunque luego a la gente le guste el debate por lo divertido que es como reto intelectual; el componente social, de equipo y de conocer gente es un gancho inigualable; y creo que eso a veces se nos olvida. Por ejemplo, la separación total que hay ahora entre el circuito de debate académico y el bp, creo que no le hace ningún bien al debate. El académico tiene un componente social muy importante, tienes más conexión con todo tu equipo y las fiestas son mucho mejores, ya que no suele haber debates al día siguiente. Es además un formato mucho más accesible,y todo eso hace que mucha gente entre al debate por el académico y luego continúe su andadura con el bp.

Bueno, en general, no creo que nos vayamos a quedar sin circuito, pero a veces me da la sensación, sobre todo después de la pandemia, que hemos retrocedido en cosas que ya parecía que habíamos ganado. No se nos puede olvidar que es lo esencial del debate y que hay que facilitar la entrada y el paso a todo el que tenga ganas de entrar. En España el debate todavía es una actividad poco extendida. Hay que mejorarla para poder ganar el espacio que merece.

Estamos seguros de que los lectores tomarán nota de tus reflexiones!

Hoy no tenemos tiempo para más. ¡Muchísimas gracias Manuel por tu tiempo y esperamos verte pronto por aquí de nuevo!

A los demás, nos vemos la semana que viene aquí, en ElDebatiente, la casa común del debate en español.

Artículos relacionados

46963563541-9a46650f92-o-8ac84578-960w (1)
Titulada en Relaciones Internacionales, con un Master en Estudios Árabes e Islámicos Contemporáneos. Con experiencia en más de 30 torneos entre BP y académico, simulaciones, torneos internacionales en castellano (CMUDE y PreCMUDE Chile), en inglés (LSE Open y Tilbury House Open), ganando reconocimientos en muchos de ellos. Socia de honor de URJC. Ella es Sabrin Yermak:
5fad1690-64a1-4f16-90d3-f6595a3bedf1-680w (1)
Paloma Martínez lleva seis años participando en torneos de debate universitarios, tanto académicos como en formato BP, alzándose con la victoria en el I Torneo Cánovas, en el Torneo Complutense-IE y en el Torneo de la Universidad de Salamanca. Presidenta y formadora de su querido club de debate cordobés CDU en el curso 16/17.
WhatsApp+Image+2018-11-06+at+10.58.45-960w (1)
Debatiente internacional, formadora en académico y en BP, mejor oradora del mundo, campeona del CMUDE… cuando nos ponemos a contar todos los títulos de Aida, (que no Aída aunque a alguna se le cuele la tilde), se nos queda la boca seca. Por eso hemos decidido hacerle una entrevista, porque es mejor si nos los cuenta ella misma, y porque lo hace con más gracia, la verdad.
X