Inma Álvarez

Hoy, en nuestra casa, tenemos el honor de entrevistar a la maravillosa Inma Álvarez, presidenta del Club Debate Asturias y debatiente desde hace 4 años. ¿A qué esperas para conocerla mejor y aprender de sus consejos?
inma cda

Bueno Inma, vamos a empezar por lo más simple. Cuéntanos hace cuánto empezaste en debate y qué te hizo entrar en este mundillo. 

Pues empecé en debate hace ya cuatro años, pero lo malo es que fue en pandemia, entonces no hubo tampoco muchísimo enganche. Sí que hubo un sentimiento de amor a mi club impresionante, porque fue como “no puedo hacer amigos en mi facultad porque las clases son online, pero al menos tengo a mi club”, entonces desarrollé un sentimiento de unión increíble, pero no hubo ese sentimiento de unión hacia el circuito de debate. Fui a mi primer torneo creo que en 2019, odié el formato online, se me da fatal discord: discord me odia y yo lo odio a él. Pero este año le había prometido a uno de mis mejores amigos del club, Mario Monjardín, que le quiero con locura, que íbamos a ir a un torneo, pero justo cuando se celebró el Regional del Norte yo me fui a Italia, y entre una cosa y otra, ese primer torneo acabó siendo en Santiago de Compostela, convirtiéndose en la mayor revelación de mi vida porque ya me gustaba debate de por sí, pero el ambiente de los torneos, de la gente, las fiestas y tal fue como, si ya me gusta mi hobbie, con los torneos me encantó y ahora siempre que puedo, porque no tengo exámenes o trabajo, intento ir y me encanta. Yo creo que me metí principalmente porque soy una persona muy nerviosa a la que le cuesta mucho hablar despacio, centrarme en lo que estoy diciendo y no irme por las ramas… y la gente de mi club habla muy bonito y yo quería aprender a hablar como ellos, entonces dije “de una”. No fue por esa vena competitiva que tienen un montón de debatientes ni nada así por el estilo.

Entonces, llevando cuatro años dentro del circuito, ¿cómo crees que ha cambiado el mundo del debate desde que entraste?

A mí me dio un poco de pena porque creo que la pandemia hizo que muchísima gente se desenganchara del debate. Yo lo vi dentro de mi club, cuando no sabía que había un circuito como tal. Sabía que se hacían torneos y que venía gente pero estaba descentrada. Yo iba a mis formaciones los sábados y yo con eso estaba contenta, entonces según me han contado, sí que se ha vuelto mucho más competitivo. La gente es mucho más buena, ahora hay formadores, todos se lo toman más en serio. Yo creo que eso es algo malo, porque incentiva demasiado la competitividad y la gente no se centra en lo bonito del debate, que yo creo que es debatir con tus amigos, ver a gente a la que hacía muchísimo que no veías, disfrutar de la experiencia de estar en una ciudad que no es la tuya… disfrutar de la oratoria. A mí me da un poquito de pena que ahora sea tan, tan competitivo que te descentras de esas cosas, y tienes un cuarto y estás amargado medio torneo, cuando realmente no pasa nada. Creo que eso es algo que se  ha perdido, según me han contado mis veteranos, entonces me da un poco de pena. 

¿Qué crees que es lo que tiene el debate que hace que tú sigas enganchada a día de hoy?

Yo creo que es una mezcla de un montón de cosas. Me encanta discutir y aprender cosas nuevas, que creo que es lo que nos une a todos los debatientes. Creo también que es mi club, que les quiero muchísimo a todos, me encanta ir con ellos, hacer actividades fuera de debate… Me encanta ir a torneos y ver a mis amigos de otras comunidades autónomas, por ejemplo voy a ir ahora al BP Salamanca solamente porque Ari me lo ha pedido, porque no pensaba ir, pero no le sé decir que no. Solamente por esas cosas, por la gente, por las experiencias, porque me encanta debatir, creo que a nada de que conozcas a la gente, a nada que te enganche discutir y darte cuenta de que mejoras y que te encanta hablar y estructurar tus discursos y que un juez te diga “tienes toda la razón, corazón”… yo creo que esas son las cosas que a mí me siguen enganchando en esta actividad. 

Es verdad que ahora suponemos que estarás más centrada en tu labor como presidenta del CDA, así que, ¿en qué punto de tu carrera como debatiente consideras que estás, ahora que tienes que compaginar ambos roles?

La verdad que creo que la presidencia es súper estresante. Tengo una Junta Directiva súper buena, y he aprendido un montón de cosas como a delegar, y a entender que no tengo que hacerlo yo todo. Sin Arturo y Torrente creo que me moriría, la verdad. Cuesta un poquito compaginarlo en el sentido de querer llegar a todo. Sí que es verdad que gracias a que están sobre todo Arturo y Torrente en Asturias -porque tenemos parte de la Junta en Madrid y cosas así-, yo me puedo ir por ejemplo, el finde del BP Salamanca nosotros tenemos un taller de oratoria y me dijo Arturo “vete sin problema y ya nos quedamos nosotros”. Entonces gracias a ellos nos podemos compaginar y nos dividimos un poquito para que los niños sigan teniendo formaciones y actividades, y eso lo agradezco muchísimo. A pesar de que cuesta un poco seguir formándote mientras formas al resto y compaginarlo con la universidad, con organización acabas llegando. 

Ya nos has contado un poco cómo empezaste, pero ¿cómo ha sido tu trayectoria dentro del CDA desde que entraste hasta ahora que has llegado a presidirlo?

Yo creo que una cosa que tenemos muy buena en CDA es que es un club increíblemente sano. No es gente con la que debates en prácticas y te vas a tu casa, sino que solemos hacer fiestas, salir a tomar algo, organizamos cenas, en verano bajamos el Sella, subimos una montaña… Intentamos organizar actividades y formar una familia. Los veteranos se esfuerzan mucho en que los novatos estén super incluidos, que no se sientan a parte, que sobran o que no son suficientemente buenos… Entonces ese sentimiento de estar arropada me hizo engancharme un montón. Durante los dos primeros años estuve en Equidad, que fue bastante divertido; el año pasado me metí en Junta, que estuve sobre todo con temas de redes sociales y alguna cosa así; y ya pues al final es intentar llevarse bien con todo el mundo, que es algo que todos tenemos, y sobre todo no solo llegar a las prácticas y debatir, sino querer que el club mejore, que la gente mejore con él y que todo sea cada vez mejor. Supongo que por eso me metí. 

Hablando un poco más del club, tú como presidenta, ¿puedes contarnos los próximos pasos de CDA? ¿Qué tenéis preparado para este curso?

Pues mira, así de primeras puedo decirte que vamos a hacer un torneo interno que en principio es para gente de nuestro club pero que el año pasado vino gente de León y tal, así que está abierto a todo al que le apetezca moverse hasta Asturias un día. Y luego tenemos muchas cosas organizadas para La Regenta. De este año puedo adelantarte que va a ser inscripción con alojamiento, que sé que es un rollo buscar alojamiento. A mí es lo que más pereza me da siempre. Así que dije: “mira si lo puedo quitar y añadirlo a la inscripción para que la gente no tenga que buscar y así no complicarse la ida y tal, hecho”. Básicamente estamos trabajando en ello. El sitio todavía no lo vamos a desvelar porque queremos que sea sorpresa y hacer una buena campaña de marketing, pero las instalaciones son una pasada. Se va a ver Asturias tal cual es, porque la sede no va a ser en Oviedo, que es como la gran novedad, porque siempre es Oviedo, pero es que ¡Asturias es más que Oviedo, por favor! Solamente voy a decir que el alojamiento está a tres minutos de donde se debate así que… ¡la gente va a poder dormir!

Seguro que todos los debatientes lo agradecen muchísimo, sin duda. Volviendo al plano de la oratoria, y dejando un poco a parte este ámbito de la presidencia, ¿cuáles crees que son las cualidades que no pueden faltar en un gran orador?

Uf, qué pregunta. Yo creo que ha de tener una mente my estructurada para saber qué quiere decir y qué no, tener mucha calma por dentro, porque muchas veces te pones nervioso o pasan cosas que no te esperas… Y al final creo que la oratoria es seguridad, tenerla o aparentarla; improvisación, calma, intentar vocalizar y no ser Eminem… que a mí eso me pasa un montón. Me pongo nerviosa, un tema me emociona y empiezo a hablar por los codos, super rápido, y no me entiende absolutamente nadie, y es una cosa que intento corregir y mejorar. Creo que es eso: calma, paciencia, saber estar y tener control sobre lo que dices y también sobre lo que haces con las manos y tal, porque puedes distraer. 

Y personalizando un poco más la pregunta, ¿cuáles crees que son tus puntos fuertes como debatiente?

Yo creo que el sentido del humor. Ya lo dijo Abel en la dedicatoria final de Másters del CMUDE, que decía que era una pena que en debate se esté perdiendo ese sentido del humor y que la gente se lo tome tan en serio, y bueno, yo siempre estoy de acuerdo con Abel, pero sobre todo en esto. Creo que las cosas no son siempre tan serias, y que con cuanta más calma te lo puedas tomar, no con calma sino no con tantísima seriedad, lo disfrutas más, tanto en debate como fuera de debate. Y bueno, contestaciones ingeniosas o sarcásticas a mí me sobran, la verdad, y creo que un poquito de dulzura. Cuando debato en sala y me encuentro con una persona muy prepotente o que denigra el discursos de la otra persona, a mí no me gusta verlo ni me gusta que me lo haga. Por ejemplo, Lusi en la final del Campeonato de España me dijo que hice el látigo más mono de la historia, porque todas las cámaras están allí para pasárselo bien y divertirse, y todo el mundo se está esforzando en hacerlo lo mejor posible. Yo considero que no soy nadie, a pesar de que estés en la postura contraria, para decir que tu discurso es una mierda o que no tiene sentido; yo te explicaré por qué concretamente eso no se puede cumplir, pero lo intentaré hacer de forma que tú no te sientas mal cuando salgas de la sala, a pesar de que luego digas “vale, tengo un cuarto”, pero que no te sientas mal con el trabajo que has hecho. Yo creo que eso también es un punto fuerte que hace que la gente se sienta cómoda conmigo, que al final es lo que a mí me interesa; no solamente ganar, sino que la gente lo disfrute. 

La verdad que son cualidades muy importantes que más de una vez escasean en el circuito… 

Siguiendo con las preguntas algo más personales, ¿quiénes son las personas que más te han inspirado en tu formación como debatiente?

Pues yo creo que la que más, sino he mencionado suficiente su nombre, es Abel Recio. Adoro a ese hombre. Es mi formador, pero no solamente como formador, que es un monstruo; todo lo que sale por la boca de ese hombre es brillante, se esfuerza muchísimo en sus formaciones y en todo lo que hace, siempre está ahí. Pero no solamente como formador, sino también como amigo. Abel es una persona maravillosa, de las que escasean en este circuito, la verdad. Es una persona encantadora, súper dulce y de la que me alegro muchísimo de tener en mi vida. 

Y también dentro del club diría Alba Morán, que es como la reina madre de CDA, porque da igual cuántas generaciones pasen por el CDA, que ella siempre será mamá, sobre todo para los veteranos. Yo para mis novatos soy mamá, pero para mí lo es ella. Alba siempre está ahí y siempre está para ayudarte, tanto a título de debatiente, que es una maestra en expresión corporal, oratoria y todo eso, como a nivel personal, que siempre está. La primera vez que la vi, pensé: “joder, quiero hablar como ella; quiero expresarme como ella y ser como ella”. Me parece que es un ejemplo a seguir tanto en dedicación por lo que hace, en su trabajo, como en oratoria y en todo, es una pasada de persona. Estoy súper agradecida por las personas que me rodean; no solamente es gente que me inspira, aunque no tengo tiempo de nombrarlas a todas, pero estoy muy contenta. Se dice que el circuito de debate es muy tóxico, pero yo he tenido mucha suerte de la gente con la que me he encontrado y estoy muy muy agradecida. 

Se nos va acabando el tiempo. La última pregunta que queremos hacerte es: ¿cuál es la huella que quieres dejar en debate y cómo quieres que se te recuerde tras pasar por el circuito?

Como la reina del Norte. Jajaja, perdón. Es una broma que sacaron en el Campeonato de España, no sé si fue Abel o alguno de estos. Les dije: “voy a ser presidenta de CDA el año que viene”, y empezaron con lo de la reina del Norte y ya es una tontería que tenemos en todos los círculos de debate, y me encanta. No seré yo quien diga lo contrario, lo adoro, jajaja. 

Pero bueno, supongo que quiero que se me recuerde como una persona que aporta cosas buenas a la vida de los demás. Quiero que piensen en mí en positivo. En un futuro donde no todo el mundo tenga tanta relación, si necesitan mi ayuda, que puedan acudir a mí. Que tengan un buen recuerdo de que les he aportado cosas buenas a sus vidas. Sé que no todo lo que puedo aportar es siempre bueno, pero que la mayoría lo sea, y que resulten significativas. 

Pues esto es todo por hoy. Muchísimas gracias por tu tiempo y tus respuestas, y esperamos verte muy pronto. 

Debatientes, hoy no tenemos tiempo para más, pero nos vemos pronto aquí, en ElDebatiente, la casa común del debate en español.

Artículos relacionados

WhatsAppImage2021-10-25at12.10.18-1920w
Presidente y formador en la Asociación de debate BABEL. Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Granada. Ha participado tanto como debatiente como juez en torneos a nivel nacional e internacional, alcanzando el break en algunos de ellos. Él es Marco Antonio.
WhatsApp Image 2022-03-28 at 23.51.53
Estudiante de tercero de Derecho en la Universidad de Málaga, Responsable de Organización de Cánovas Fundación y Campeón Nacional de Debate Académico Universitario.
IMG_20180611_234314_571-7b14b2da-960w (1)
Formador Universitario de Cánovas Fundación en Cánovas Madrid, Graduado en Derecho por la UCM y actualmente cursando Máster de Acceso a la Profesión de Abogado en la UCJC. Conclusor. Campeón y debatiente en casi cada formato existente. A veces también organiza cosas como torneos, mesas redondas, think-tanks y formaciones, pero solo en sus ratos libres. Este es Francisco Hernández.
X