Miguel Merediz Fernández

Estudiante de derecho por la universidad de Comillas, entró al mundo del debate gracias a uno de sus profesores que le dijo lo buen orador que es. Así es como emprendió este camino, conociendo a sus formadores y a gente maravillosa. Miguel Merediz Fernández nos cuenta hoy en El Debatiente sobre su vida, las experiencias que ha vivido en algunos debates y muchas cosas más.
WhatsAppImage2019-11-11at22.06.40-960w

Hola Miguel, nos ha encantado conocerte. Como una de nuestras preguntas habituales, cuéntanos, ¿cómo entraste al mundo del debate?

La verdad es que empecé en el mundo del debate relativamente tarde cuando yo ya estaba en tercero de carrera en el año 2015. Entonces estudiaba derecho en Comillas y mi examen de derecho administrativo del primer cuatrimestre era oral. El profesor que me examinó me dijo que tenía muy buena dicción y facilidad para hablar en público y me animó a seguir mejorando a través del debate.

Así conocí a Paco Valiente, mi formador. Me apunté a los talleres de debate de mi Universidad y Paco nos animó a todos a participar en el “Trofeo Rector” que es nuestro Torneo interno de Debate de la Universidad. Participé en el Trofeo Rector junto con Didier Martín siendo él, además de Paco, uno de mis mentores con el que empecé a conocer lo que significaba ponerse detrás de un atril y el trabajo que conlleva la preparación de un Torneo de Debate. Y se dio la casualidad de que tras mucho esfuerzo, Didier y yo ganamos el Trofeo Rector. Dos semanas después, participé en el Torneo Nacional de Debate celebrado por el Colegio Mayor Isabel de España del 2015 junto a Carlota Delso, Jonás García y Guillermo León, que a día de hoy siguen siendo grandes amigos míos.

¿Cuál consideras verdaderamente tu mayor logro en él? ¿En qué punto de tu carrera como orador te encuentras?

Mi mayor logro creo que fue llegar a la final en el Torneo Nacional de Debate organizado por la Escuela de Finanzas en A Coruña en 2017, ya que creo que fue el Torneo Académico de mayor nivel en el que he participado. Nuestro equipo formado por Didier Martín, Jonás García, Álvaro Sampedro y yo conseguimos quedar subcampeones después de debatir con amigos que tenían tanto recorrido en debate como son Antonio Fabregat, Guillermo Serrano o Julio Roldán, entre otros. Creo que fue el Torneo Académico del que más aprendí tras cada ronda, por eso considero que el haber llegado hasta la final fue un gran logro para nuestro equipo.

En cuanto a la segunda pregunta, a día de hoy ya no soy un debatiente en activo por lo general ya que dedico gran parte de mi tiempo en el mundo del debate a ser Juez en distintos Torneos tanto en formato académico como en formato BP. Sin embargo, siempre que puedo, participo en algún Torneo académico o BP con otros amigos debatientes o ex-debatientes ya que, como todos sabemos, a veces el debate se convierte en una droga difícil de dejar.

Cuéntanos tus mejores y peores experiencias en el mundo del debate. Seguro que tendrás bastantes.

Creo que una de las mejores experiencias que haya podido tener es el haber tenido la oportunidad de conocer a tanta gente en cada Torneo en el que he participado, ya fuera como debatiente o como Juez. Echando la vista atrás, después de estos cuatro años, puedo ver que dentro de la competitividad existente cuando te sientas frente al equipo, o la bancada contraria, en una Sala al final cuando sales de ella tienes la oportunidad de conocer realmente a la persona contra la que has debatido. Por eso siempre he pensado que las fiestas de clausura de los Torneos siempre han sido la mejor parte de los Torneos porque es donde nos permite conocernos los unos a los otros fuera de la competitividad del Torneo. Es por ello por lo que también he vivido grandes experiencias con buenos amigos en estas fiestas.

En cuanto a las peores experiencias, creo que he tenido muy pocas sobre todo relacionadas con perder debates cuando uno no entiende el criterio de los jueces explicado en los feedback. Es normal que tras una jornada intensa de debates tras la que estás cansado, cueste al principio asumir un break en el que ves que has ganado uno o ningún debate pero, en esos casos, siempre he intentado sacar el lado positivo de no haber «breakeado» y es que al menos he ganado experiencia tras cada ronda. Al final el debate es como montar en bici: nunca se olvida. Pero la agilidad que exige el debate por parte del orador tiene que ser practicada para continuar mejorando y progresando, se gane o se pierda un debate.

Qué le sobra y qué le falta al mundo del debate, según tu apreciación.

Creo que uno de los aspectos que sobran en el mundo del debate es que en determinadas situaciones se le da mayor importancia a ganar un Torneo o un debate que el haber participado en él. Para mí, ganar Torneos es importante porque premia a aquel equipo que ha tenido una mejor proyección durante el mismo con el nivel de argumentación que han demostrado a los jueces. Pero también creo que todos los equipos participantes han dedicado el mismo tiempo y esfuerzo a conseguir grandes argumentos con los que alcanzar la victoria. A veces, el trabajo que hay detrás de los argumentos no se ve reflejado cuando empieza el debate, pero el background que da el conseguir llegar hasta el Torneo con los argumentos bien desarrollados por cada equipo es lo más importante. Se puede perder un debate, pero nunca se perderán los conocimientos adquiridos para prepararlo.

Lo que le falta al mundo del debate es mayor apoyo institucional. Una sociedad en la que no se fomenta el debate en el sentido de intentar comprender los argumentos del otro, es una sociedad que no puede progresar porque nunca se podrá avanzar si no se hace el esfuerzo de buscar un punto en común. Las instituciones políticas de nuestro país deberían fomentar esta práctica, por ejemplo, en los más jóvenes a través de la educación porque creo que no es beneficioso trasladar la idea de que si tu piensas algo, tu pensamiento y tu criterio siempre va a ser el correcto. Conocer la posición del contrario nos permitirá conocer otros puntos de vista con los que complementar los nuestros para así llegar a acuerdos que reviertan en positivo para beneficio de todos ya que, de lo contrario, lo único que se conseguirá es fomentar la imposición del pensamiento único que sólo puedes compartir o rechazar.

¿Te sigues viendo en un futuro dentro de este mundo? 

Siempre que puedo y me dan la oportunidad, aprovecho para participar en Torneos mayoritariamente como Juez actualmente. Es cierto que trabajar como abogado exige mucho tiempo y dedicación, pero siempre que puedo escaparme un fin de semana para un Torneo, lo disfruto al máximo ya que creo que la nostalgia de querer volver algún día al debate en activo siempre estará ahí. Por lo tanto, es difícil que ahora pueda dedicarle el mismo tiempo al debate que cuando era estudiante pero practicar la oratoria de uno mismo, ya sea a través de un feedback o de un turno de intervención como debatiente, siempre será beneficioso.

¿Cuál es la mejor moción o pregunta que has escuchado? ¿Podrías formularnos alguna? Algún tema actual que te llame la atención o algo por el estilo.

La mejor moción de BP que he escuchado y debatido ha sido en el Torneo BP Summer del año 2017 que, si no recuerdo mal, era la siguiente, precedida de una infoslide: “Un científico descubre accidentalmente la prueba irrefutable de que Dios no existe; Moción: EC destruiría dicha prueba de que Dios no existe”.

Siempre me ha gustado debatir mociones o preguntas que requirieran de argumentos de principios ya que exigen un mayor razonamiento en el debate y, en consecuencia, nos exige a nosotros como debatientes que nos esforcemos más para razonar nuestros argumentos y dar una visión tangible al debate.

En cuanto a la segunda pregunta, teniendo en cuenta el contexto europeo en el que vivimos y mi deformación profesional como jurista, tengo una moción de BP que sí que me gustaría que se debatiera: “EC eliminaría el espacio Schengen”; y una pregunta de formato académico: ¿Sería beneficiosa la irrupción de la tecnología Blockchain en nuestra sociedad actual?

En cuanto a la competitividad, ¿crees que es un factor importante en el mundo del debate?

Depende de la consecuencia que pueda tener la competitividad en el debate. 

Si la competitividad influye en que los equipos participantes en un Torneo se esfuercen más en desarrollar sus argumentos ya sea para una moción de BP o para una pregunta en formato académico, entonces sí que considero que la competitividad es o debería ser un factor relevante en el debate. En cambio, si entendemos la competitividad de los equipos como la consecución del único objetivo que para ellos es ganar a toda costa, entonces no lo consideraría un factor importante en tanto que creo que es más importante aprender tanto en la fase previa de un Torneo como aprender del equipo contrario y del feedback de un Juez, que ir a ganar a toda costa un Torneo sin importar todo lo que un debatiente puede extraer de un Torneo ronda tras ronda. 

Ya que tú lo eres, ¿podrías decir 3 claves para ser un gran orador?

La primera: convencer y persuadir a través de un razonamiento lógico y causal debidamente construido.

La segunda: escuchar y comprender los argumentos del contrario para hacer una refutación directa y esclarecedora.

La tercera: realizar una conclusión detallada de los puntos fuertes de tu argumentación sin menospreciar los argumentos del contrario y dar las razones de por qué el orador entiende que su desarrollo argumental ha tenido mayor relevancia.

¿Qué aconsejarías a aquellas personas que se acaban de iniciar en este mundillo?

Que disfruten aprendiendo de cada debate y de cada Torneo, que participen en el mayor número de Torneos posibles y que analicen los fallos que hayan podido tener durante un Torneo para aprender de ellos y continuar mejorando. 

Creo que cuando uno sale del mundo del debate de forma definitiva y “se jubila”, no creo que se quede tanto con los Torneos que haya ganado o perdido, sino con todo lo que ha aprendido a lo largo del tiempo en que ha tenido la oportunidad de debatir y con todas las personas que ha conocido que al final se convierten en amigos para toda la vida.

Y hablando un poco de ti, ¿cómo te definirías en una palabra y por qué?

Creo que me definiría como alguien obstinado, no sólo en el mundo del debate cuando he querido perseverar en la argumentación que quería defender, sino en mi vida en general ya que creo que todos tenemos nuestros objetivos en la vida y siempre he pensado que la constancia y el trabajo son el único medio para conseguir el fin que uno quiera lograr.

Un tema muy actual es el feminismo. ¿Crees necesaria una mayor presencia de las mujeres en las competiciones?

Ante esta pregunta, me gustaría empezar contextualizando mi respuesta. 

Cuando yo empecé a debatir en el 2015, tenía entendido que en algunas ocasiones estaba mejor visto la presencia de las mujeres en un equipo de debate en, por ejemplo, formato académico en las intervenciones de introductora o conclusora porque refutar, al ser considerado (creo que erróneamente) como algo agresivo, no era propio de una mujer. Este tipo de actitudes machistas afortunadamente ya no existen teniendo actualmente a grandes oradoras en el circuito de debate español y europeo.

Habiendo superado estos momentos que no hacían otra cosa si no empeorar la visión que se pudiera tener del mundo del debate, creo que actualmente las mujeres tienen una gran presencia en las competiciones del debate tanto en BP como en académico. Pienso que el conseguir ser un buen orador o un buen debatiente no va a depender del género que tenga cada uno, sino de lo que el o ella quiera defender y cómo lo vaya a defender. En cambio, si bien es cierto que creo que hoy en día las mujeres tienen presencia en las competiciones de debate, no se da la misma situación en nuestra sociedad.

Ese estigma que aún sigue existiendo de que los hombres debemos ser los líderes en determinados ámbitos es algo que tenemos que destruir porque tanto los hombres como las mujeres debemos tener las mismas oportunidades de poder brillar y medrar en todos los ámbitos de nuestras vidas. La meritocracia debe ser el sistema que impere en nuestra sociedad poniendo en pie de igualdad tanto a hombres como a mujeres sin ningún otro obstáculo para avanzar que los méritos que tengamos cada uno en nuestras respectivas carreras personales y profesionales. 

Bueno, cambiando de tema, han pasado 4 años desde que entraste en este mundo del debate… ¿Qué has aprendido en todo este tiempo?

Tras 4 años debatiendo he aprendido fundamentalmente tres lecciones:

1. Que el debate nos debe servir para diferenciarnos y sobresalir en nuestra sociedad aceptando el hecho de que siempre habrá más de un punto de vista para afrontar una situación.

2. Que unas veces se gana y otras veces se aprende.

3. Que estamos orgullosos de ser debatientes (y mucho mejores que nuestros políticos).

Por último y no menos importante, ¿por qué no nos cuentas alguna anécdota que quieras contar o recordar que te haya pasado en el mundo del debate?

Me gustaría recordar una anécdota que aunque no me haya sucedido durante un debate, creo que es digna de recordar:

Yo tuve la oportunidad de participar este año en la XIVª Simulación del Parlamento Andaluz (SIPA) formando parte del grupo parlamentario de “PROGRES”. Si bien es cierto que en la SIPA tuvimos increíbles momentos para recordar, hubo un momento especial que fue cuando una Diputada de Unidas Podemos en el Parlamento de Andalucía que además era experta en Derecho Constitucional vino a darnos una conferencia al CEULAJ que es donde se celebró la SIPA. 

Como no pudo ser de otra manera, la Diputada, al terminar su intervención, nos permitió realizarle preguntas. Todos mis amigos y compañeros de la SIPA le preguntaron acerca de asuntos tan relevantes como la educación o la sanidad y medidas que pudieran mejorar ambos sistemas públicos. En ese momento yo estaba sentado junto con mi amigo Antonio Epifanio escuchando las preguntas que se hacían a la Diputada y, cuando Antonio y yo vimos que se estaba acabando el tiempo para hacer más preguntas, Antonio me dio la idea de hacerle una última pregunta a la Diputada.

Es entonces, cuando levanto la mano para hacerle la pregunta a la Diputada, Álvaro Martínez como Presidente de la SIPA me concede la palabra, yo me levanto y digo: 

“Buenas tardes, En primer lugar me gustaría agradecerle que usted nos acompañe hoy aquí para darnos esta Conferencia. En segundo lugar, me gustaría hacerle dos preguntas desde su punto de vista como experta en derecho constitucional: la primera, ¿Considera usted que se dieron los requisitos necesarios como para aplicar el artículo 155 ante la situación que se vivió en Cataluña? Y en segundo lugar, ¿Cree usted que en España hay presos políticos?”

Quería recordar esta anécdota como un detalle hacia mi amigo y futuro Presidente de la XVª SIPA Alejandro Pena que sé que le gustará recordarla cuando lea esta entrevista.

Artículos relacionados

WhatsApp-Image-2022-03-18-at-11.33.29-1
Graduado en Biotecnología, trabaja como consultor farmacéutico y es actualmente uno de los pilares de Elías Ahúja. Desarrolló su etapa como debatiente consiguiendo participar en múltiples finales, llegando a ganar el IV UAM y el V BP URJC. En CMUDE 19 se proclamó 5º mejor orador y octavofinalista. Desde entonces, se dedica a adjudicar y juzgar allá donde sus alumnos le pidan ir.
IMG-20190712-WA0019 (1)
Presidenta de la Sociedad de Debate de la Universidad Autónoma de Madrid, estudiante de tercero de Derecho y ADE a ratos y R1 convertida. Dedica prácticamente todos sus fines de semana al debate cuando las pandemias lo permiten (y cuando no también). Esta es Cristina Oñate Gálamo
DSC09240-960w
Esta semana viajamos a Madrid para conocer el lado más cercano de un ejemplo a seguir en el mundo del debate. Debatiente, jueza y formadora. Partícipe de incontables torneos nacionales, tanto BP como académicos, pero por si España fuera poco, esta chica puede presumir de haber participado en 3 CMUDEs consecutivos. ¿Sabes ya de quién te hablamos? Es Laura Cardenal, lee la entrevista para conocer su lado más personal.
X