Para siempre, JaviLop

El pasado 22 de marzo, el mundo del debate perdió a un formador, juez, y sobre todo, a un amigo. Un mes más tarde, ElDebatiente ha querido reunir las palabras que personas de todos los clubes de debate que lo conocían y querían inmensamente (porque, además, él se hacía querer inmensamente, como él quería a todos inmensamente) le dedican a nuestro querido JaviLop.
IMG_54BAD41745D3-1

¿Quién era JaviLop? Podemos responder esta pregunta diciendo que fue Graduado en Derecho, experto en Liderazgo y Comunicación, analista financiero del BBVA, consultor senior en Qaracter para Banco Santander, Director de la Escuela de Debate Cánovas-UMA, Presidente de la Asociación de Estudiantes Reforma, Presidente de la SIPA y juez en incontables torneos. Sin embargo, para quiénes no tuvieron la suerte de conocerlo, JaviLop era una persona llena de alegría, sabiduría y cariño para todos. No reirte con él, misión imposible.

Javi tenía una energía contagiosa, y una capacidad única para que tu humor mejorase solo con su presencia.

Estela Bibiloni – Club de Debate URJC .

Pienso en Javi y veo su sonrisa en todas partes. Pasión, alegría y generosidad son las palabras que me vienen cuando recuerdo los momentos compartidos. Persona familiar en mayúsculas, pues sentía suyo no solo lo más próximo y de sangre, sino todo aquello que por extensión quería y compartía.

El debate siempre era mejor y más divertido con él.

Cristina Guerrero – Sociedad de Debates UFV.

Javi es -porque para mí va a seguir siempre vivo- una persona con un gran corazón. Era una persona con una sonrisa pegada a la cara. A él le encantaba discutirlo todo, hablar y bailar; te miraba con esos ojazos que tenía y te lo decía todo. Era una persona que se dejaba liar pronto jajajaja además de que ha sido y será siempre un luchador.

Rebeca Shack – Sociedad de Debate Complutense.

¿Cómo era Javi? Javi era parte de todos los proyectos de debate, Javi era querido en todo el mundo, Javi dejaba huella allá donde iba, Javi era único y especial.

Recuerdo la primera vez que me puse delante de un atril, sin saber que aquel juez que se llamaba Javier López y daba lecciones de protocolo iba a terminar siendo un regalo que el mundo del debate traía a mi vida, un amigo, compañero de viajes, aventuras, copas en Mama Juana, ferias andaluzas, días inolvidables (y días para olvidar… pero estos se quedan para nosotros). Nunca has tenido miedo de defender tu voz y tus mensajes, apostar por tus ideas y por los tuyos, me lo demostraste todas las veces que pudiste… la primera en tu SIPA, siendo el mejor presidente, sin simulación alguna. Las siguientes, en cada rodeo que has dado para pasar por Córdoba a vernos, darme un abrazo de esos que convierte un día ordinario en uno de los días que con más cariño he recordado este último mes.

Paloma Martínez – CDU.

Javi fue mi primer juez en el torneo escolar de Mollina, la primera persona que me dio una clase de debate académico en la Escuela, la primera persona con la que debatí parlamentario en Murcia y también la última con la que lo hice en Madrid, la persona que nos convenció a todos para cruzar medio mundo e ir al mundial de debate a Colombia; pero también fue la primera persona con la que pisé el Mamajuana en una escuela de verano o con la que compartí mesa en mi primera SIPA y volvimos juntos en el último autobús.

Creo que esto refleja, en gran medida, lo que aportaba Javi al mundo del debate, no solo a mí sino a todos los que tuvieron la suerte de coincidir con él: en la faceta académica era bueno. Un juez ejemplar, un profesor nato. Pero creo que es su faceta personal la que es y será irremplazable: una persona que hacía amigos por donde iba y conseguía estar atento a todos ellos, una persona a la que conocían todas las generaciones de debatientes, que sabía cómo hacer reír a cada persona que se cruzaba en su camino y que, al fin y al cabo, era capaz de crear un ambiente a su alrededor que hacía que la mayoría de gente estuviera cómoda y feliz. Javi era, en sí mismo, nexo de unión entre toda la gente que le rodeaba, y así ha seguido siendo incluso después de haberse ido.

Bea Valcarce – Cánovas.

Javi era un rayo de luz en el mundo del debate. Ese pegamento que unía a personas de toda España, de todo el mundo en realidad, porque los mundiales no se entendían sin él. En un mundo tan competitivo y lleno de egos es muy difícil encontrar a buenas personas, y Javi no era bueno, era el mejor.

Suena a tópico loar las bondades de alguien cuando se ha ido, pero afortunadamente él sabía que todos pensábamos así.
Un ejemplo tonto, pero representativo de él. Recuerdo hace casi 10 años cuando nos llevó a Málaga a juzgar un torneo de debate escolar. La última noche organizó un planazo para disfrutar, al que fueron sólo la mitad de jueces porque el resto volvíamos a primera hora a Madrid. Javi se despertó a las 6 (¿llegó a dormir?) para despedirnos uno a uno durante más de 5 horas y darnos las gracias por haber vivido uno de los mejores fines de semana de su vida en el que, en realidad, lo único que había hecho él era trabajar sin descanso para que los demás estuviéramos bien.

Pilar Rodríguez – Club de Debate Universidad de Murcia.

Nos recuerdo perfectamente en Ronda, tomando un café junto al convento, redactando el nuevo procedimiento de elección de los cargos de la SIPA; y esos primeros BP, como el celebrado en Murcia, sin tener aún ni idea de hasta dónde nos llevaría el, por entonces, nuevo modelo de debates; o en el hall del hotel Tequendama, en Bogotá, preparando toda la documentación y la estrategia a seguir por si la dirección de CMUDE cargaba contra Cánovas por no ser Universidad. Visto en perspectiva, esas cosas pueden parecer pequeñas. Pero eso no quita valor a cómo nos sentimos mientras las hacíamos ni al cariño que se forja entre las personas que comparten esos momentos. Como dijo Gandalf: «Si rebuscas con cuidado, puedes encontrar las cosas que perdiste pero que no abandonaste». Hemos perdido a Javi, pero yo sé que no nos ha abandonado.

Paco Valiente – Club de Debate U.P. Comillas.

Fue formador, juez, presidente de la SIPA, organizador de muchos proyectos, alma de la fiesta… aportó tanto al mundo del debate, que, hoy en día, no sería lo mismo sin esa huella que ha dejado en él.

Personalmente, no puedo entender el mundo del debate sin él, al menos el que yo viví. Fue el primero en llamarme cuando decidimos fundar CDU, el primero en preguntar qué teléfonos había que marcar o con quién había que hablar para que hiciéramos realidad el proyecto. Fue mi apoyo constante, no me falló nunca.

Del mismo modo me metió en su familia, en CÁNOVAS, y la sentí como propia porque él tenía esa habilidad. Era el mejor Relaciones Públicas del mundo. Y es que, para los que vivimos esa época, Javi era esa persona que caía bien a todo el mundo, que se llevaba bien con todos, que todo el mundo conocía. Y, por qué no decirlo, el primero en unirse siempre a una buena fiesta.

Compartimos muchísimos proyectos juntos, como la SIPA, un proyecto del que ambos nos enamoramos nada más conocerlo, y por eso terminamos siendo presidentes en años consecutivos, dándonos el testigo. Vivimos juntos nuestro primer mundial en Colombia, nos formamos juntos, aprendimos juntos… Como decía al principio, mi etapa de debate no puede contarse sin Javilop en ella.

Natalia Gascón – CDU.

Recuerdo como si fuera ayer el día que le conocí. Torneo Cánovas 2014. Nacho Fácil, Alberto de Unzurrunzaga, Javier Alberite y yo. Mi primer torneo de debate en la Universidad. Javi nos juzgó la primera ronda.

Quién nos iba a decir el camino que teníamos por delante.

Durante los siguientes años, recorrimos juntos toda España, y buena parte del mundo. Debatimos juntos, juzgamos, pero sobre todo, hicimos —mucho— lo que a Javi más le gustaba hacer: disfrutar. Salimos de fiesta tanto como aguantaba el cuerpo. Bailamos tanto como pudimos. Reímos hasta que dolía. Nos metimos en tantos problemas como pudimos. Y durante todo ese tiempo, nos hicimos grandes amigos.

Javi es una de esas personas que se quedan el corazón. De las que deja huella. Por sus ganas, su ilusión, su entrega, su forma de cuidar a los suyos. Por su bondad, su cariño. Por unirnos.

Antonio Fabregat – Club de Debate U.P. Comillas.

Siempre que nos volvíamos a ver en algún torneo o simulación, tras tiempo sin coincidir, me decía todo orgulloso que cada vez estaba aprendiendo más gallego gracias a leer mis tuits. Y yo le respondía: «hombre, pues me parece muy bien. No esperarás que escriba en castellano solo para ti». Hoy le escribo en su lengua materna con tristeza. Pero orgulloso de haberlo conocido. Las buenas personas siempre dejan recuerdos bonitos en aquellos que los rodean.

Iván Olmos – CDC y Escuela de Finanzas de Galicia.

Javier, JaviLop, Javi, Javito… En los más de 10 años que he conocido a Javi, no solo ha mutado su nombre: en paralelo también fue cambiando su rol en mi vida.

Poco a poco nos fuimos haciendo tan amigos que comenzamos a formar un grupo mixto de malagueños/as y cordobeses/as para no perdernos ni uno solo de los eventos que pasaban en las dos ciudades: junto con Andrea, Emilio y Pablus vivimos juntos mi primer evento TEDx, las ferias de uno y otro sitio, las cruces… A cualquier jarana estaba Javi con su cigarrito y su Larios tónica dando el cante.

Tan cercanos nos hicimos que, en un gesto que nunca olvidaré, Javi me abrió su casa para quedarme durante un año a dormir, cada viernes, y así poder hacer el Máster de Liderazgo y Comunicación de Cánovas. Es más: yo dormía en su cama y él en el sofá. Cada viernes durante un año. Nunca me faltó un plato de comida en su casa, una copa tras la cena, o una resaca que sobrevivir en las clases del sábado.

Y aquí estoy, Javi, como cuando teníamos que preparar un debate o hacer algo para el máster: pasada la hora de entrega de este texto y aun pensando que me suena impersonal. Así que permíteme que te dedique estas últimas líneas a ti, que eres al que realmente quiero escribir. En las últimas semanas, le he dicho a mucha gente que creo que viviste tan intensamente que te tocó irte pronto porque gastaste en 32 años la energía de toda una vida. Y que, como en las fiestas, has aguantado hasta el final. Nosotros te seguimos celebrando en cada copa de Larios, en cada cigarro y en cada canción de reguetón antiguo.

Carlos Valverde – CDU.

“En esta vida, nos debemos a quienes nos hacen sentir vivos”. Así nos cuentan que era Javi, luz y vida allá donde pisaba, y tuvimos la suerte de que pisó más de un torneo, contagiándolo de risas, de lecciones y, con su sonrisa como traje, cerrando todas las fiestas. El mundo del debate creció y cambió gracias a personas como él, que, aunque ahora lo iluminen desde otro punto, son faro eterno.

Torneos de debate, SIPA, CMUDE, Escuela Cánovas… si algo tenemos claro los que lo conocimos es la evidente huella que Javi dejó allá por donde pasó, sin importar la procedencia o ideología. Se pueden decir muchas cosas de él, pero si hay una que lo definía es que era un disfrutón. Siempre dispuesto a ayudar y a transmitir su gran pasión: el debate. Con una sonrisa y una lealtad sinigual. Vivió intensamente y tuvo una vida plena, siempre rodeado de mucha gente que le quería.

Termino estas líneas con satisfacción y certeza de que hiciste mejores personas a los que te rodearon. Y eso, amigo, es lo mejor que pueden decir de alguien. Gracias.

Pablus Ruiz – Cánovas.

Dejas un legado imborrable y una huella que se extiende en todos los corazones que has formado y que, poco a poco, se parecen más a lo que nos enseñaste.

Te estaremos eternamente agradecidos. Para siempre, JaviLop.

Artículos relacionados

de-cuando-el-cara-a-cara-vuelve-a-ser-la-novedad-la-ledu-imagen
Para hablar de la LEDU, la Liga Española de Debate Universitario, tenemos que remontarnos al año 2000. Fue el primer evento de debate y oratoria que se creó a nivel nacional donde, cada año, aglutinaba a los mejores oradores.
portada
Sí, lo sabemos, fue un «torneazo». ¿No estuviste? No hay problema, te traemos el reportaje para que no te pierdas nada de lo acontecido en esta II Edición.
1-IMG-20180123-WA0030-713w
La Simulación Parlamentaria Escolar es la actividad idónea para que jóvenes de ESO y Bachillerato aprendan el funcionamiento de las instituciones democráticas metiéndose en el papel de la figura política que les toque a suerte. Este año, no han faltado discursos, llamadas al orden y risas, muchas risas.
X