Reencuentros post-pandemia: SIPA 2022

Nos desplazamos a Mollina hoy en nuestra edición especial para contaros todos los entresijos de nuestra querida SIPA 2022.
WhatsApp Image 2022-03-10 at 21.45.48 (1)

Acreditaciones de colores colgadas al cuello, maletas y bolsas que parece que llevan el armario entero, trajes en perchas colgados entre los dedos de las manos y mucha, pero que mucha, ilusión. Huele a SIPA en todos los rincones de Andalucía. ¡Por fin! La pandemia le ha dado al debate andaluz ese respiro para poder rehacer una actividad cuanto más, bonita.

2022 está siendo el libro más surrealista de esta trilogía fantasiosa que comenzó hace 3 años. En este diario aún recordamos cómo fue la vuelta de la SIPA 2020: muchos resfriados y muchas anécdotas. Días después, el presidente del gobierno anunciaba un posible confinamiento de “poco más de dos semanas”. Aquello se terminó convirtiendo en estanterías de supermercados vacíos, hospitales colapsados, el ejército en las calles y 3 meses de encierro en nuestros hogares.

¿El último recuerdo para muchos debatientes? La SIPA 2020. Aunque haya muchas caras nuevas tanto en organización, como en prensa o en los mismos debatientes, sí que reconocemos alguna que otra cara. Las mismas que han marcado la dinámica de esta simulación cargada de buen rollo pero, sobre todo, muchos casos de corrupción.

De copas con el dinero de los andaluces…

“De copas con el dinero de los andaluces” es, sin lugar a duda, el titular resumen de esta (nuestra) SIPA 22. Como este diario tiene acceso no solo a vuestras anécdotas e historias sino también a toda organización, pudo saber de antemano quiénes iban a ir a una comisión especial de investigación y por qué. El quiénes es sencillo: Epi y Tello. Dos diputados que si no recordamos mal, han podido pasar por todos los partidos y, además, formar parte de esta actividad durante muchos años.

“Risas y mucho juego asegurado”, confirman desde la organización cuando nos informan de los diputados escogidos para este caso de corrupción. Y no fallaron, de ahí el por qué. La composición de un diputado de Progres y otro de Cambiemos siendo ambos del gobierno de Álvaro Aleñá fue un plus a esta simulación.

La simulación…

¿Algún diputado de esta Cámara no sabe el funcionamiento de esta simulación? O mejor dicho ¿alguno de nuestros lectores no conoce cómo funciona la actividad?

Simular durante una semana que pertenecemos a un partido político, constituir un gobierno legítimo (a veces teñido de corrupción, como hemos visto) y discutir y hablar de propuestas, proposiciones no de ley, leyes, etc. En otras palabras, el día a día de nuestros políticos.

La representación de cada partido por parte de nuestros debatientes nunca suele fallar. Desde Cambiemos, un primer día con una bancada donde no veías otro color que no fuera el morado. Hasta el otro lado, a la derecha (siempre), Voz, pasaba por algo similar. Sin embargo, el color que predominaba era el verde y muchas (cuando decimos muchas, decimos muchas) banderas de España. Pero ya conocemos a estos diputados “vozeros”, no hay bandera española que por bien no venga al país.

En el centro vemos tres partidos bastante moderados en cuanto a la vestimenta, pero poco en el tono. Como dijimos antes, el gobierno actual de la SIPA pertenece a Progres, presidido por Álvaro Aleñá. O también conocido como “el de los trajes”. Aunque parte de esta trama ha pasado desapercibido durante estos 5 días, en ElDebatiente no olvidamos sus outfits. Ni un traje repetido por parte del presidente del Gobierno Andaluz. ¿Qué fondo tiene su maleta para traer tantos?

El pacto que nunca surgió…

Dejando atrás la corrupción por parte del gobierno andaluz, no podemos olvidar el no-gobierno que nunca surgió. Y es que, si de algo entendemos en la SIPA es de pactos extraños. Pactos que no se dan, mucho hablar pero poco hacer.

Hablamos del caso del presidente de Tradición, Rodrigo Soriano, y Rafael Raya, presidente de Renovación. Mención especial a Rodrigo que, después de llevar tantos años en este diario, dio el salto a la política primero en Renovación y ahora en Tradición. Pero, ¿quién sabe dónde acabará el próximo año? Quizás es por él por el que llaman a los naranjas “Veletas”…

En el pacto de la frustración o de los no-presidentes también incluimos a Rafael Raya. Poniéndose en los zapatos de Rivera, pasó por todas y cada una de las canciones del disco de Malú, “Guerra fría”. Desde “Voy a quemarlo todo”, pasando por “Ahora tú” y terminando por “Así lo haré”. Tanto Rafa como Cati Peña (vicepresidenta de los naranjas) estuvieron a la altura de un Renovación decaído pero fiel a sus principios.

Y volviendo a la trama de la simulación…

Si algo queremos destacar en este periódico es la interpretación tan buena que realizan nuestros debatientes. Sin ir más lejos, María Mérida, diputada de Cambiemos, entró el primer día a la constitución del pleno con un “MENA”, según ella. Era un muñeco enfundado en una sábana que tuvo un final más trágico que el del diputado Tello tras la comisión.

Un nivel de oratoria magnífico en cada uno de los diputados. Ahora, no les hagamos hacer otra cosa, que el “MENA” no duró ni dos días, tras los que merendando pudimos escuchar: “¿Y el niño? ¡¡Se me ha perdido el niño!!”. Ya sabemos cómo cuidan desde este grupo parlamentario a los niños andaluces…

Pero… ¡ojo!. Si tenemos que fiarnos de algún otro partido, ElDebatiente tampoco confiaría ni en Voz ni en Progres. El primero porque si de ellos dependiesen, nuestros niños solo escucharían el himno de España y no el disco de Malú, y los segundos porque solo beberían cerveza del dinero de los demás. Y ni una cosa ni la otra enseña a los niños a leer este diario, ¿verdad?

Tras una comisión de investigación, una búsqueda exhaustiva del niño, muchas faltas (in)justificadas en los desayunos, un equipo de prensa único, una organización impecable (sobre todo a la hora de tocar puerta a puerta para levantar a la gente) y una comida algo difícil de digerir, nos plantamos en el gran día. Y no, no hay una final, como a veces decimos en este diario. El gran día es el día del Parlamento de Andalucía.

Bolsos, tacones, nuestras mejores corbatas y al bus, que llegamos tarde y Manuela nos regaña… Rumbo a Sevilla, a por dos horas de autobús y a recuperar el tiempo. Hay quien lo hace durmiendo, otros, más nerviosos de la cuenta, se dedican a hacer la intervención de 30 segundos. Porque sí, porque ya que vamos al Palacio de San Telmo hablamos todos.

Y no será este periódico quien asegure la calidad humana de nuestros debatientes andaluces. Pues, no solo lo decimos nosotros que les tenemos un cariño especial, sino la propia televisión, la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, y los diputados reales allí presentes. “Si este es el futuro de la política, Andalucía está más que servida”, se podía escuchar de fondo.

El Parlamento nos regaló de todo: acusaciones de Cambiemos con banderas republicanas, vocerío al fondo por parte de la bancada de Voz, un discurso a lo Casadista por parte del presidente de Renovación y un montón de propuestas por parte de todos los diputados de la cámara.

Pero el regalo más bonito nos lo llevamos nosotros, ElDebatiente. Hemos podido disfrutar de una SIPA maravillosa, hemos podido conocer aún más a nuestros debatientes y hemos podido presenciar el nivel tan alto que tiene el debate andaluz. Desde el primer escaño hasta el último, pasando siempre por la mesa y destacando las personalidades del presidente y vicepresidente de la cámara, Antonio de la Cruz y Miguel Merediz, atentos a cada segundo de la SIPA.

Las primeras veces de los niños son increíbles y llenas de aprendizaje. Para muchos no será la primera simulación, pero tampoco la última. Dejémoslo en que es la primera tras la pandemia. Nos toca saborear unos meses más esta SIPA 22 y poner el foco en la SIPA 23. ¡Pero no os preocupéis! Todavía tenemos tiempo de subir nuestras fotos debatiendo y de seguir practicando un poco más de cara al próximo año.

Y… para terminar. ¿Qué pega más “Susana Díaz” o “Juanma Moreno”?

¡Nos vemos en la próxima, SIPA-rianos!

Artículos relacionados

1 CDM Y EL VALOR EQUIPO (1)
Nos paramos a charlar con los miembros del Club de Debate Montpellier y todos ellos nos sorprenden con palabras de oportunidad, aprendizaje, crecimiento y equipo.
ufv-cuando-la-experiencia-es-sinonimo-de-renovacion-imagen
Hay que remontarse 20 años, cuando la oratoria quedaba reservada a una asignatura obligatoria dentro del grado. Comillas, UCM y UFV fueron las pioneras en una época donde el debate miraba con recelo a la oratoria a la espera de que alguien o alguna organización apostara por esta actividad.
1-1
El proyecto Youth Committee for the Future ofreció a un grupo de jóvenes debatientes la posibilidad de embarcarse hasta Nápoles y vivir toda una experiencia del parlamentarismo europeo.
X