¿Se encuentra España verdaderamente en decadencia como es transmitido?

Germán García Román, estudiante de 2º de Bachillerato en el Colegio Novaschool Añoreta y ganador de algunos torneos académicos, nos sirve este interesante debate.
spain-g1faf4604b_1920

declive. catástrofe. crisis. Palabras cargadas de fuerza, sin embargo, preferiría verlas escritas en minúscula, y no comenzando miles de titulares y noticias de toda España.

¿Has oído alguna vez el término sensacionalismo? Es el culpable de que hechos insignificantes sean tratados como temas de gran importancia y nos encontremos con exageraciones como «los polos se derretirán en 2030 y no podemos hacer nada”. Encendemos la televisión y solo nos encontramos que la situación social y económica actual de España es desastrosa y, en mi opinión, eso está muy lejos de la realidad.

Hay que recordar dónde vivimos, en España, un país europeo de Occidente, en una de las zonas con mayor desarrollo de los derechos humanos y con una impresionante calidad de vida en comparación con otros territorios. No muchos países pueden presumir de que luchan constantemente por la igualdad de la mujer o colectivos minoritarios, o pueden decir que sus habitantes ven películas, comen en restaurantes, suben fotos en redes sociales o incluso tienen acceso a Internet. Carecer de la capacidad de realizar estas actividades triviales son, al fin y al cabo, problemas del primer mundo.

Socialmente, aunque aún nos quede un largo camino para alcanzar la verdadera igualdad entre individuos, hay que tener en consideración lo lejos que hemos llegado. Además, España siempre ha sido pionera en la implantación de políticas de igualdad en derechos sociales, por ejemplo, fuimos el segundo país en Europa en reconocer el matrimonio homosexual y otorgarle los mismos derechos que el matrimonio convencional (desde 2005), también somos de los pocos que aceptan inmigrantes ilegales y les dan una oportunidad para legalizar su situación.

Desde una perspectiva económica, aunque es verdad que lamentablemente existe algo de pobreza en España y no todos tienen una vivienda digna ni suficiente comida, estamos muy lejos de encontramos con una catástrofe a gran escala. Según el CIS, casi el 70% de los españoles pertenece a la clase media y, pesé al COVID o la subida de algunos precios, la mayoría sigue aún su rutina: seguimos yendo al trabajo/colegio/universidad, seguimos comiendo todos los días, pasamos tiempo en nuestra casa e incluso de vez en cuando nos damos caprichos. De todos modos, creo firmemente que en nuestro país todo el mundo puede llegar a donde uno se lo propone independientemente de tu situación actual. Tenemos una educación pública y accesible que te permite conseguir un empleo y, si además sabes venderte y explotar tus puntos fuertes, puedes conseguir un trabajo digno que te permita vivir bien.

El primer paso es abandonar la pobreza mental.

No podemos dejarnos llevar por el alarmismo, hay que tener una visión más positiva de la vida y ser más críticos con la información que escuchamos. Sin embargo, está la otra cara de la moneda, tal vez nos encontramos en una muy mala situación y no nos damos cuenta, o las ideas transmitidas nos enseñan la realidad peligrosa en la que vivimos.

Así pues, el debate está servido.

Artículos relacionados

Conoce-la-diferencia-entre-inclusion-e-integracion
Mario Martín Muñoz, estudiante y debatiente de la URJC, nos lanza una pregunta directa, clara y sencilla… ¿estamos integrando óptimamente a los novatos?
3d render illustration of molecules structures. Science concept
Ante la polémica energética actual, Pablo Crespo Miret, estudiante de Ingeniería en Tecnologías Industriales y debatiente en Cánovas Fundación, nos trae una posible respuesta: el hidrógeno.
16376859470849
Hoy, Adrián Veiguela Meignen, graduado en Relaciones Internacionales y miembro del Club de Debate de la Universidad Rey Juan Carlos, nos sirve un debate que, pesé a antojarse lejano, nos toca a todos directamente.
X