SIPA XIV, sumando experiencias

La SIPA es sinónimo de "casa" para muchos de los acostumbrados a argumentar porque es crecimiento, porque son lágrimas de felicidad y es familia.
1-7

El cielo cubierto de nubes. Maletas a la entrada. Acreditaciones por colores. Un bus lleno de expectativas llegaba al CEULAJ de Mollina. Todos corríamos a por nuestras habitaciones como si aquello fuera Howgarts y nosotros estudiantes de la escuela. Sólo había que ver la ilusión de ver una cama ya ocupada por ese “compi-sipa”, al que desde la SIPA anterior (o algún torneo) no veías. Aunque para presidentes y secretarios el inicio de este gran evento no fue tan emotivo, porque ya empezaban con esas reuniones “superinteresantes”.

Sala Europa nos esperaba. Y en nuestros escaños, como siempre, una de esas libretas Cánovas que muchos de nosotros coleccionamos como si fueran cromos. “Señorías ocupen sus escaños”. Esas palabras fueron el pistoletazo de salida para esta XIVª Edición de la SIPA. En la mesa encontrábamos a la presidencia de este parlamento, Cristina Ríos y Álvaro Martínez, al presidente de Cánovas Fundación, Joaquín Ramírez, y al coordinador general de Cánovas Fundación, Pablo Ruíz. “La política española es apasionante, ahora son ustedes los que tienen la oportunidad de meterse en la piel de un diputado y administrar todo lo que tenemos para que salga de la mejor manera posible”, resumía Joaquín Ramírez durante el Acto de Bienvenida. 

Como todos los años, no podían faltar las palabras de la presidencia que nos animaba a disfrutar de esos días, dejándonos sorprender: “en vuestras manos está que esta sea la mejor SIPA”. Pablo Ruíz, también conocido por tierras de Mollina como Pablus, no dudó en reforzar este discurso, además de recordar el objetivo intrínseco de esta clase de actividades formativas y desde el máximo respeto hacia las ideologías representadas.

Mientras Pablus daba este discurso me fue imposible no hacer un barrido por aquella sala. A la derecha, se situaba el partido VOZ (VOX), presidido por Antonio de la Cruz y Juan José Tello, que formaban una pequeña multitud, difícil de controlar, de diputados y diputadas comprometidos por España y su unidad. Junto a ellos, Tradición (PP), que pisaron tan fuerte que la sala se tiñó de su color (azul), dirigidos por Alejandro Pena y Ana Messa, eran los abanderados de lo que llamaron como “derecha responsable”. En un centro “cuestionable” se situaba Renovación (Ciudadanos), el partido veleta que estuvo direccionado por los vientos mayores de Alejandro Molina y Gerardo Ramírez. Y de naranja a rojo, Progres (PSOE), aunque este año no parecía “brillar tanto como los 40 años anteriores”, desde la oposición veíamos como líderes a Francisco Hernández y Almudena Cordero. Y los que quedaban, Cambiemos (Podemos), un partido al que parecía irle todo sobre ruedas, o al menos a su secretario general, Salvador García, que entró por Sala Europa en silla de ruedas. Unas ruedas movidas por Beatriz Picardo, que llevaron a la formación morada a luchar contra una lista de causas más larga que los discursos que los líderes de todos los partidos dieron.

Los nervios se respiraban en el ambiente, pero gracias a los líderes de partido y a sus palabras de anhelo, ya me sentía menos sola. Tuvimos un rato para conocer a nuestros compañeros y compañeras de partido, antes de jurar o prometer el cargo. Aunque algunos canalizaron esos nervios en hablar. Se ve que algunos participantes venían con tanta ilusión que pensaban que al jurar o prometer debían hacer un discurso. “Por el pueblo obrero”, “por la defensa del estatuto”, “por España, Cataluña y Gibraltar”, “contra el trifachito”, … 

Los verdaderos problemas llegaron cuando dos diputadas de Cambiemos, Sonia y Toñi, no pudieron prometer su cargo en calidad de mujeres, al seguir considerando la mesa el reconocerlas como hombres por “el sexo” al que pertenecían.

“Franco no está muerto, está en el parlamento” fue el mayor lema que cambiemos vitoreó durante toda esta simulación, con la fortuna o la desgracia de que sí que estaba en la sala. El diputado franco, de la coalición naranja, aún sigue desconcertado con este mensaje tan obvio.

“Damos comienzo a la presentación y discursos de los presidentes y secretarios para la Sesión de Investidura”, desde la presidencia se dieron paso a los discursos. Desde la agrupación verde se dejó claro que no estaban para modificar el estatuto, sino con el objetivo de eliminarlo, pero parecía que en aquella sala no muchos tomaron en serio sus palabras, por lo que decidieron apodar a Antonio de la Cruz como “Zanahoria”. Y parece ser que Alejandro Pena sería su “agricultor”, porque dedicó todo su discurso a desmontar la aparente victoria de Voz y a ensalzar su nuevo gobierno del cambio, porque “tradición es el verdadero punto de unión para Andalucía y España”. Sin embargo, esto desde la izquierda se tomo como una bocina de guerra. Y para guerra, ya llegó Beatriz Picardo o en otras palabras “la Daenerys Targaryen del Parlamento” que con sus “17 dragones” prometió parar a esos “caminantes blancos”. Y de nombres originales pasamos a la gran revelación del momento el “profesor Franxy” que llegó a enseñarle al señor Pena la diferencia entre Friedman y Freeman. 

En un momento dado, la sala se llenó de murmullos y todo por culpa de un nuevo diputado que había irrumpido en la sala sin avisar. No, no era Tello tratando de justificarse por ser la primera llamada al orden de toda la simulación. El gato. Un amable compañero que pasará a la historia, no solo por asustar a toda la mesa de la presidencia, sino por ser el diputado al que más veces han tenido que echar a rastras. Aunque tenía un duro competidor, el diputado Epifanio. 

La jornada terminó con muchas risas y habiendo conseguido romper el hielo para que a la mañana siguiente los diputados y diputadas se lanzasen de lleno al trabajo en comisiones. Por suerte, tendrían tiempo por la noche para preparar sus intervenciones (o no).

Cuando llegamos a cenar al comedor, por partidos, solo recuerdo ver a todos los diputados y diputadas de la fila rezando, hasta siendo ateos, solo para que no sirviesen pescado la primera noche. Necesitábamos coger fuerzas, para mantenernos concentrados en la visita al Museo Mama Juana de Mollina. Además, es duro competir por el premio de diputado tumbos y hay que poner ímpetu desde el primer día y sino que se lo digan a… (tendrás que esperar al final).

8.00 de la mañana. Segundo día de simulación. Pablus cantando “doraemon” de modulo a modulo y tratando de despertar a los especímenes que amanecen en el CEULAJ denominados “los diputados zombies”, esos cuyo único antídoto son los donuts del desayuno o, en su defecto, los famosos huevos revueltos. 

“Puntualidad Cánovas” a las 9.00 de la mañana, ya daba comienzo la Sesión Plenaria. Cristina Ríos, vicepresidenta de la cámara, fue la encargada de resumir las partes del estatuto que se debatirían en cada una de las comisiones. Unos resúmenes tan completos que consiguieron introducir a la vicepresidenta en un mundo donde el crono no existía, ya que presenció algunos problemas a la hora de finalizar sus intervenciones. Por suerte, la mesa tenía un criterio algo subjetivo, tanto que de vez en cuando la mesa se quedaba coja por el lado de la derecha. 

La mañana se desarrolló llena de incidentes. Las banderas fueron las más perjudicadas, ya que los diputados se dedicaron a moverlas, besarlas, y otras actuaciones poco correctas. Aunque algún que otro diputado iba algo perjudicado, y la confusión a la hora de intervenciones de portavoces (es que no tienen consideración, el orden es algo muy difícil de seguir para diputados como Nacho García Descalzo).

Una vez todos los partidos mostraron su posicionamiento ante las partes del estatuto que se debatirían en el estatuto, llegó la mejor parte: el trabajo en comisiones. Una vacuna para convertir a inmigrantes, Prados como Hércules de la bandera de Andalucía, Juan y medio como hijo predilecto de Andalucía, la vuelta de La Banda, creación de una Liga de Vengadores (formada por Bertín Osborne, Arcadi Espadas, Jaime de la Virgen, el gato y el viejo que rayó coches) y un largo etcétera de divertidas adiciones y modificaciones. Y si las medidas imaginemos las dinámicas en comisión. Tello, alias Capitán Españita, paseándose por todas las salas con la bandera de España como capa, “Epi” censurado para entrar en comisiones y montando piquetes en la puerta, Alejandro Molina ocupando sillas y votando cuando no procedía, Manuela Piera y su debate de pureza, … Aunque los novatos no se quedaron atrás, especialmente los de la agrupación de Voz, que se dejaron la voz, y nunca mejor dicho, tratando de luchar por la unidad de España y sino que se lo digan a Sergio Duarte o África.

La verdadera agitación llegó con el escándalo de Progres, donde se filtró el caso de las listas de espera en la sanidad durante el gobierno de Francisco Hernández. La respuesta de la coalición roja fue alta y clara, porque el diputado Prados se encargó de responder en nombre del grupo parlamentario. Aunque Tradición decidió aportar su perspectiva de esto con mirada penetrante. En este caso, la mirada de Jesús Fúnez durante el comunicado de prensa, con el que todos quedaron embaucados.

Esta actividad se extendió hasta la hora de la merienda, o mejor dicho la hora de “Los Juegos del Hambre”, porque parece ser que los donuts del CEULAJ causan gran sensación, hasta el punto de pelearse por conseguir el mayor número. Podías escuchar los tambores de guerra a la entrada de la sala. 

“Me mandó un Whatsapp Pablo Iglesias y lo dejé en leído”. No, no lo dijo Beatriz Picardo, lo confesó Esperanza Gómez, senadora de Podemos, y la ponente de este año. Esperanza Gómez ofreció un coloquio sobre su entrada al mundo de la política, su experiencia en esta, las líneas del partido y los ideales. La parte más dinámica llegó con la ronda de preguntas, donde Esperanza dejó claro que el objetivo no era convencernos del ideario político sino contestar con la mayor coherencia posible, respetando todas las opiniones. Se hablo de: comunicación interna del partido, instrumentalización del feminismo, 155 y Cataluña, derecho constitucional, …

Terminada la ponencia, tocaba cenar. Y nuestra mayor preocupación, los mensajes de la gossip box. Cajas que habían estado durante todo el día en las comisiones. Cuando llegó el momento, en la “comisión de refrescos”, las cajas se abrieron, pero silencio seguía sin estar en sala. Costó unos minutos hasta que sus señorías decidieron que era el momento de abrirlas. Pero como siempre, lo que pasa en la SIPA se queda en la SIPA.

“El mejor día de la simulación ha llegado”, se escuchó por los pasillos del CEULAJ de camino a los autobuses. Izquierda y derecha se separaron en ambos buses (aunque a “Alvarito” se le rompió la brújula que siempre señalaba a la derecha y se quedó en el bus de la izquierda.). En el trayecto, algunos diputados y diputadas se dedicaron a preparar sus intervenciones en el Parlamento, otros aprovecharon para leer el Dayly SIPA y el Emansipado, que acaban de salir de la imprenta y otros mantuvieron debates sobre muchos temas, entre ellos el 8M.

“Deje el móvil en la bandeja y bolsos y mochilas por la cinta”. Ya llegamos al Parlamento. Tanto novatos como veteranos estaban nerviosos y llenos de ilusión. Se dividió el grupo en función de años de participación en la simulación, para hacer distintas visitas a las salas de comisiones, despachos… 

Una Iglesia. Se abren las puertas y entras por un lateral. En lugar de bancos, escaños. En lugar de motivos religiosos, el gran escudo de Andalucía. Habíamos entrado al Parlamento de Andalucía. Cada uno buscaba su escaño para estrenarlo y poder hacerse las fotos, porque en debate el postureo nunca falta. 

Marta Bosquet, presidenta del Parlamento andaluz, ofreció un discurso sobre la necesidad de este tipo de actividades y animó a todos los presentes a cambiar la imagen de la política: “deberíamos ser personas al servicio público y dejar de ser los corruptos para el resto de la sociedad”.

Tras esta breve intervención, el presidente de la SIPA, Álvaro Martínez dio un discurso sobre el 8M, introduciendo variaciones después de una profunda conversación en el autobús. Recalcó la importancia de la concienciación y el apoyo en temas sociales, a la par que animar a la apertura de mente.

“Aquí hay gente que suma y gente que resta”. Desde el atril, Alejandro Pena abriendo la ronda de discursos de los líderes de los partidos. Le siguió Antonio de la Cruz, que, defendiendo su segundo apellido, España, acusó a Tradición de “falsificar la esencia de voz”.

Cabe destacar el discurso de Beatriz Picardo. Un discurso intenso sobre la lucha contra la violencia de género y lleno de reivindicaciones por el 8M: “Hoy no me importa el paro o la corrupción porque para eso hay 364 días”.

Por la parte de Renovación, Gerardo Ramírez se encargó de matizar que “el cambio y la regeneración venían de la mano de Renovación”. A lo que la secretaria general de Tradición, Ana Messa, respondía: “Al hacer las cosas se dicen solas”.

Progres por su parte insistió en su posición como oposición y prometió la constante lucha “por defender aquello que tantos años ha costado”. No quedaron atrás las amenazas al señor Pena, que olían a posible moción de censura, según como procediese la votación de este Debate sobre el Estado de la Comunidad.

Llegó el turno de los diputados y diputadas. Educación, inmigración, sanidad, integración, feminismo, … fueron los temas tratados en las distintas intervenciones de 30 segundos. Mientras, los periodistas trataban de tener todo filmado y que cada diputado y diputada tuviese su foto de rigor desde el escaño, aunque eso supusiese ir corriendo de un lado a otro de la cámara e ir agachados para no molestar.

Como cada pleno, hubo expulsiones. Esta vez, Antonio de la Cruz y Juan José Tello fueron expulsados por sus comentarios e insultados hacía las pancartas que cambiemos había colocado en los escaños. Las mismas que Antonio decidió romper, por suerte “Epi” optó por obligarle a recogerlo y “limpiar lo que Voz había ensuciado”. Esto no fue lo único, el diputado Duarte parecía que se había propuesto ser expulsado, porque trató de intervenir y robar el turno para clarificar las actuaciones de su partido.

El diputado gato no pudo estar presente, en su lugar, vino la diputada Siri, que tanto intervino en la pasada SIPA. Este año, la presidencia tuvo mano firme para censurar micros y ayuda a la hora de justificar las llamadas al orden, todo gracias a Paloma Martínez que revivió, desde otra perspectiva, el trabajo en la presidencia de esta simulación.

A la hora de la votación, un panel que se teñía de rojo, y no por la sangre derramada en los discursos. Esto no hizo temblar al gobierno, que no lo tomó como una amenaza, pero desde el otro lado del parlamento se miraban las caras mutuamente por lo que le acontecería al actual presidente.

No podía faltar el Himno de la SIPA. A la guitarra Andrés Sotorrío y Federico Algarra. Con mucha ilusión y con algo de nostalgia por algunos recuerdos de simulaciones anteriores, la letra resonaba en la cámara. Y un gran fundido de aplauso puso fin a aquel momento tan representativo de esta experiencia.

“Ahora sí, queda clausurado este Debate sobre el Estado de la Comunidad”, palabras de la presidencia que sirvieron como pistoletazo de salida para la parte más postu de toda la simulación. Fotos por clubes, por partidos, por equipos, por grupo de amigos, individuales, desde el atril, desde el escaño, con el escudo, … No faltó ningún perfil. 

Tocó la hora de comer, y entre primer y segundo y plato, los participantes mantuvieron los debates abiertos, aunque ya sin limitación de tiempo. Otros solo pensaban en la siesta que iban a echarse en el bus de vuelta a Mollina. Y se cumplió, porque el autobús de vuelta se puede resumir como “la comisión del sueño”.

Una vez llegados al CEULAJ, nos quitamos las vestimentas de diputados para asistir a los cursos de formación: Curso de Liderazgo (Miguel Ángel Ruiz), Taller de Entrevistas de Trabajo (Francisco Valiente), Curso de Oratoria (Ismael Sánchez) y Curso de Gestión de Equipos (Miguel Gómez de Agüero).

La cena sirvió como continuación de muchas conversaciones, y se respiraba un ambiente más relajado y cargado de compañerismo, que alargó hasta la noche de fiesta, donde se sortearon tres cestas de kínder y dos botellas (de refresco, obviamente). 

“Voy caminando por la SIPA, sin dormir (…)”. Los cánticos de Pablus ponen en pie el CEULAJ. “Esto se va acabando”, piensan algunos. Aún quedaba un día bastante fuerte por delante. Empezábamos el día con la Sesión Plenaria con el Debate de las Proposiciones de Ley, donde por comisiones se resumiría las enmiendas al Estatuto y el posicionamiento final, incluyendo varias intervenciones por partido y comisión. Dejemos en que la intensidad del pleno se medía por las cabezadas de alguno de los diputados o diputadas, que se dedicaban a descansar “un poco los ojos”. Aunque Salva García demostró que estaba bien despierto al salvar el photocall de Cánovas de una caída, dejó impresionados a todos los presentes.

En el desarrollo de las intervenciones, se preparaban las preguntas de control al gobierno y las PNL, que posteriormente serían expuestas. Muchos novatos y novatas se apuntaron a participar en estas dinámicas. Una vez acabadas las intervenciones y con un recorte incluido, se procedió a la sesión de control al gobierno. Se trataron temas, desde medio ambiente, pasando por economía, sanidad o memoria histórica. 

Parece ser que para la oposición no fueron suficientemente coherentes y rigurosos en sus respuestas, porque se presentó una moción de censura, contra el “acomodado señor Pena”. A la cabeza, Almudena Cordero, que con sus sabias palabras sobre el poder de Progres en la oposición argumentaba: “para estar en la oposición, hablan todo el rato de nosotros como gobierno, eso será porque nos prefieren ahí”. Una marea verde tiñó la mayoría de la sala. Almudena Cordero se posicionaba como presidenta de la SIPA. “Presidenta, presidenta, presidenta”, el grupo parlamentario vitoreo sin cesar esta victoria, que supuso “el regreso de lo que ya habíamos conseguido”.

Poníamos fin a nuestro yo como diputado. Nos desvestimos de la ideología arbitraria, para volver a nuestros ideales, aunque nos dieron bastante tiempo para procesarlo. 16.30 y Sala Europa nos echaba de menos. Se debatieron las Proposiciones No de Ley:

  • La Ruta del Suricato: con el objetivo de facilitar los paseos ida, y especialmente, de vuelta del Mama Juana.
  • Limitar la actuación de las casas de apuestas, asegurando un registro y control exhaustivo.
  • SIPA Rhapsody: una nueva canción se une al himno de la SIPA, para la creación de un primer CD con los mayores Hits de todas las SIPA.
  • Una propuesta por la inclusión de los niños y niñas con Síndrome de Down.
  • La creación de un sistema de Fact-checking para combatir la desnformación.
  • Cambiar el sistema de alarmas para que no aparezca el tiempo que queda para sonar.

Para complementar este momento, recibimos la visita de muchos veteranos y antiguos diputados: María Ayuso, Juande Vinuesa, Julio Roldán, Javilop, Ismael Cañavate y Néstor García. Dedicaron un motivador discurso, que inspiró a todos para seguir formando parte de esta experiencia.

Además, no podía faltar la comida. Gracias a la amabilidad de Pablo Meléndez García, que decidió repartir su cesta de Kinder con los allí presentes.

Vuelta a las comisiones, esta vez sin grupo parlamentario. Se debatiría el estatuto desde la perspectiva de cada uno. Salieron muy buenas ideas, discusiones, conversaciones y reflexiones. Cortas, porque el tiempo era limitado, ya que las carrozas esperaban para la cena de gala. Quien dice carrozas, dice buses. La izquierda primero y la derecha después. 

Subimos las escaleras. Ya había llegado la cena de gala y ni nos dimos cuenta. Todos sentados con los nuestros. Buena compañía, algunos cotilleos, charlas con intenciones, … Hicimos lo que pudimos para aprovechar al máximo lo que sería la última noche de la SIPA.

“Silencio en la sala, por favor”, la voz de Manuela Piera anunciaba el comienzo de los premios de esta SIPA XIV:

  • Diputada tumbos: Ana Aparicio, Patricia Picardo y Gerardo Ramírez.
  • Diputado miradas: Jesús Fúnez.
  • Diputado zanahoria: Antonio de la Cruz.
  • Periodista contorsionista: Ana Zafra.
  • Diputado Huerto: Juan Glez Ripoll.
  • Diputado bueno, Kinder bueno: Pablo Meléndez.
  • Diputado refugiado nocturno: Antonio Marin Morell.
  • Diputado Epi: Antonio Epifanio.
  • Diputada Bilingüe: Andrea Alonso.

Aquella noche nuestros diputados y diputadas demostraron sus dotes como bailarines. No faltó ningún registro donde no se animasen a bailar. Lo que a muchos les sirvió como excusa perfecta para que esa noche siguiese el debate en la habitación, pero eso se queda en Mollina.

9.30. Nadie en el desayuno ¿Imaginamos por qué? Mucho refugiado nocturno, una larga noche y una corta siesta hasta empezar las conclusiones a las 11.00. Unas conclusiones más que emotivas. Allí se reflejó el resultado de una gran convivencia de cinco días donde habíamos descubierto nuevos amigos y redescubierto a conocidos, llena de experiencias juntos, superación, esperanza en las futuras generaciones…

Artículos relacionados

1-1
El proyecto Youth Committee for the Future ofreció a un grupo de jóvenes debatientes la posibilidad de embarcarse hasta Nápoles y vivir toda una experiencia del parlamentarismo europeo.
1-3
BABEL nace con el objetivo de darle a Granada un Club de Debate que fuese, además, inspiración y recorrido; y ElDebatiente no puede dudar que lo está cumpliendo.
Diseño sin título (4)
Nace, por primera vez, una Cátedra Universitaria dedicada al Liderazgo, el Debate y los Valores Constitucionales de la mano de Cánovas Fundación y la Universidad de Málaga.
X