XII Torneo Nacional de Debate Universitario Cánovas Fundación

Málaga se ha convertido en la casa de debatientes de toda España este fin de semana ¿Quieres saber por qué? No pierdas más tiempo y lee este reportaje sobre la duodécima edición del Torneo Nacional Cánovas.
IMG_0246

El viernes, a eso de las tres y media de la tarde, los 24 equipos de expectantes debatientes y los más de 40 jueces citados fueron llegando a las puertas del Colegio San Estanislao de Kostka, en nuestra querida Málaga la bella, para el XII Torneo Nacional de Debate Universitario Cánovas y comenzar, así, un fin de semana lleno de debate, risas, nuevos amigos, comida, aprendizaje y diversión, entre otras muchas cosas. 

Una vez atravesado su precioso jardín, los miembros de la organización les recibieron para la entrega de acreditaciones e información relevante del torneo, apareciendo, ya sí, el nerviosismo entre nuestros queridos debatientes. 

Pero no eran ellos los únicos nerviosos del momento, pues también la Organización esperaba nerviosa a ir llenando la tan característica sala naranja con los más de 250 jóvenes, entre los equipos participantes y los más de 120 voluntarios de organización, que habrían de ocuparla, y, con ello, dar comienzo a un evento organizado con mucho  cariño y mucho “color Cánovas”. 

Así pues, una vez inaugurado el torneo con un altavoz algo travieso, daba comienzo la primera de las tres rondas que tendrían lugar esa tarde para debatir la pregunta: “¿Deberían los inmigrantes asumir la cultura del país que los acoge?”. Una cuestión de actualidad que dió rienda suelta a la imaginación de los participantes, que presentaron argumentos y puestas en escena dignos de admiración, algo que podéis comprobar echándole un vistazo a las FOTOS del torneo. 

En las dos primeras rondas se pudo observar el gran esfuerzo que los participantes habían empleado para la preparación del torneo. No faltaron evidencias, anécdotas ni reflexiones, así como tampoco exordios, que entre rosas, guitarras, bolas del mundo y torres construidas con huevos podríamos haber llenado un museo casi tan peculiar como el de la Final… 

Con ello, antes de pasar a la última ronda de la tarde, todos ellos pudieron tomar un descanso y llenar el estómago con las características mandarinas “del Cánovas” y dos palmeras gigantes que la malagueña Casa Kiki cedió a la organización, cogiendo fuerzas para el último empujoncito del día, haciendo un hueco, además, para contarnos cómo habían dado comienzo a la jornada (algo que los fieles seguidores de esta casa pudieron ver en directo en nuestras historias de Instagram). 

El sábado volvía a amanecer con una temperatura perfecta para salir con las pilas cargadas a por el segundo día, en el que se disputarían las dos últimas rondas clasificatorias, además de Octavos, Cuartos, Semifinales y la Gran Final. 

Los feedbacks del día anterior sirvieron a los equipos para pulir detalles y, tal  y como muchos nos contaron, en la cuarta y quinta rondas experimentaron una satisfactoria mejoría. 

Antes de conocer a los ocho equipos que pasarían a Cuartos de Final, como es de costumbre en el Torneo Nacional Cánovas, todos los participantes, jueces y staffs pudieron disfrutar de una riquísima paella, cortesía de la casa, aprovechando también la oportunidad para entablar otro tipo de debates fuera de los atriles. 

Disputados los Cuartos y unas Semifinales bastante reñidas, llegó el momento de conocer a los dos equipos que se verían las caras en la Gran Final. Los cinco jueces de cada una de las dos penúltimas rondas, decidieron que la Gran Final enfrentaría al equipo de la Universidad de Almería (UAL) y al equipo Dilema 1. 

Esta batalla andaluza se disputó, nada más y nada menos, que en el Museo del colegio, que cuenta con una espectacular colección de reliquias de la comunidad jesuita que data desde antes incluso de que naciese el debate académico, que ya es decir…. 

Todos los allí presentes fueron testigos de una Final que no dejaría indiferente a nadie, y mucho menos al Jurado de la misma, presidido por Paco de la Torre, Alcalde de Málaga, que desde la primera edición acude al torneo a liderar la mesa de jueces que decide, anualmente, quién se proclama Campeón del Cánovas. 

Tras una difícil deliberación, se produjo el nombramiento del Presidente de la SIPA 2024, Antonio Muñoz, una noticia que muchos debatientes esperábamos con ansias y que nos alejó por uno momento de los nervios por conocer al equipo ganador de este torneo.

La clausura del torneo no dejó indiferente a nadie. Entre símiles y metáforas, se recordó que Cánovas es casa para todos, y que todos formamos parte de ese gran puzle que hoy suma 12 años. Y es que no hay doce ediciones sin la primera y, como recordamos emocionados en ese momento, la primera fue el producto del empeño -y quizás cabezonería- de quién tanto nos ha dado y tanto quiso a Cánovas. Allá donde estés, JaviLop, esta edición también es tuya. 

Tras este momento de desconexión, entre lágrimas de emoción, se repartieron los premios individuales que quedaron de la siguiente forma: Pablo García (UAL) como mejor orador, José Antonio Simón (ADUMA) como mejor introductor, Laura Ortega (Dilema 1) como mejor refutación, Jesús Gómez (UAL) como mejor contrarefutación y Blanca García (Comillas 1) como mejor conclusión. 

Y por fin llegó el momento de anunciar a los ganadores del XII Torneo Nacional de Debate Universitario Cánovas. El Alcalde de Málaga gritó con ilusión el nombre del equipo almeriense, ¡UAL se hacía con la victoria! Y con el ansiado premio de 3000 euros, según las bases del Reglamento, que tampoco están nada mal. 

Así quedaba clausurado un torneo que quedará en la memoria de todos los que hemos tenido la suerte de vivirlo, aunque para nuestros participantes este no acabó hasta que finalizaron la cena y la fiesta, en las que pudieron comer, bailar y seguir conversando, o no, hasta que el cuerpo les pudo seguir el ritmo entre sevillanas, demasiada bachata y una mezcla de Taylor Swift con reggaetón y Estopa…

Y hasta aquí, no tenemos tiempo para más, sólo podemos desear que los días pasen rápido y, más pronto que tarde, estemos de nuevo reunidos en este torneo en el que todos son bienvenidos y que, vengan de donde vengan, están en casa. 

Enhorabuena a todos, la semana que viene más y mejor aquí en ElDebatiente, la casa común del debate en español.

Artículos relacionados

1-7
La SIPA es sinónimo de «casa» para muchos de los acostumbrados a argumentar porque es crecimiento, porque son lágrimas de felicidad y es familia.
IMG_8643
ElDebatiente pone el broche final a un torneo lleno de emociones, canciones, risas, abrazos y reencuentros.
1-4
GAD-UAB es ese gran club al que todos hemos admirado alguna vez. Esta semana, sus socios nos cuentan cómo pasaron de ser un grupo de amigos a uno de los clubes más relevantes en el panorama de debate actual.
X